Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Ana León · 12 de Noviembre de 2019

1214

0

El controvertido Facundo Castillo se coronó en las elecciones del 27 de octubre como el político más poderoso de Arauca. 

No solo porque volvió al primer cargo del departamento aún cuando su gobierno estuvo salpicado por varios cuestionamientos, sino porque de siete alcaldes, puso a dos de su cuerda y ayudó a llegar a otros tres que son sus aliados.

Además, porque se posesionará sin oposición en la Asamblea y mostrando que tras la desinflada de las legislativas, su poder está tan vigente que es la nueva versión de Julio Acosta, exgobernador preso en La Picota que durante la década pasada fue el mandamás de Arauca.

 

El cambio de balanza

A penas hace un año, los resultados de las elecciones legislativas y presidenciales pintaron a un Facundo Castillo de capa caída. 

Pese a que venía de ser gobernador, y aprovechando ese impulso se lanzó a la Cámara en una lista cerrada por Cambio Radical y arrastró solo 20 mil votos se quemó por tan solo 2 mil. 

Y después gerenció la campaña de Germán Vargas Lleras en Arauca y su votación, así como en varias zonas del país, fue tan baja, que quedó con solo el 3,8 por ciento de los votos y a 46 mil votos del Iván Duque, quien ocupó primer lugar. 

Su derrota pateó el tablero de poder en Arauca por dos razones.

Por un lado, porque puso en entredicho su capital político, pues su fallida aspiración al Congreso fue la de mayor despliegue publicitario y era la que más maquinaria tenía detrás debido a que en las regionales de 2015, Castillo puso gobernador, Alcalde en la capital, Arauquita y Tame, e impulsó a cuatro de los doce diputados que resultaron electos.

Por otro, porque le dio gasolina a la idea de que el  Centro Democrático era el nuevo poderoso se convertiría en el nuevo poderoso local debido a que sacó una de las dos curules en la Cámara, casi puso Senador y ganó en primera y segunda vuelta presidencial.

Sin embargo, para esta campaña fue capaz de voltear la balanza y ponerla a su favor.

Según le dijeron a La Silla cuatro políticos locales y dos periodistas, el ahora gobernador electo entró a jugar con dos factores a su favor. 

El primero tuvo que ver con que en Arauca tiene favorabilidad entre los electores debido a que, como contamos, conecta con la gente por su carisma.

“Ese es un fenómeno electoral, hay que reconocerlo”, nos dijo un político que pertenece a uno de los grupos derrotados por Castillo el pasado 27 de octubre.  

El segundo con que, al igual que en las legislativas, le puso plata a su campaña y la convirtió en la más visible y ostentosa del departamento.

Y aunque en esta ocasión no contó con la Gobernación de su lado, porque, como contamos, el actual gobernador Ricardo Alvarado partió cobijas con Castillo una vez se posesionó, sí tuvo de su lado estructuras poderosas.

 

Los aliados estratégicos

Castillo tenía dos estructuras visibles detrás de su aspiración.

Una de las más visibles fue la del grupo Galaxia, un equipo político que se conformó hace al menos seis años y que ha impulsado varias aspiraciones en Arauca. 

Por ejemplo, estuvo detrás del exrepresentante a la Cámara  Albeiro Vanegas en 2014 y del gobernador Alvarado en su campaña de 2015. 

No pudimos comprobar  el origen del grupo Galaxia, pero sí establecimos que en las últimas elecciones estuvo íntimamente ligado a la caja de compensación de Arauca, Comfiar.  

En estas elecciones, además de apoyar nuevamente a Castillo, Galaxia tuvo cuatro candidatos propios por su partido, Cambio Radical: Juan José, Olga Giraldo y Rocío Mahecha al Concejo de  Arauca y Willington Rodríguez a la Asamblea, y de esos, tres tienen algún vaso comunicante con la caja. 

Mientras que Giraldo fue coordinadora de proyectos de Comfiar e hizo parte de un renglón suplente de la junta directiva, Rodríguez fue asesor jurídico de esa Caja hasta 2018, y Juan José Ramírez es la pareja de Gloria Galeano Reyes, hermana de la directora administrativa de Comfiar, Ehiana Galeano Reyes. 

Tanto Rodríguez como Ramírez salieron electos, con 2.793 y 1.173 votos, respectivamente. Además, Ramírez fue el concejal más votado.

 

Además hay un hilo que une a Galaxia con el poder de las cajas de compensación. 

La Silla encontró que en las legislativas pasadas ese grupo estuvo respaldando al nortesantandereano Juan Carlos García Gómez, quien saltó de la Cámara al Senado en el Partido Conservador y quien, como hemos contado, tiene su fortín político en una de las dos cajas de compensación de Norte, Comfaoriente. 

En ese entonces, entre las caras visibles de ese grupo figuró Gloria Galeano Reyes.

El segundo grupo visible que se movió alrededor de la candidatura de Castillo fue Equipo Social Juntos Podemos. 

Según un político y un periodista de Arauca, ese colectivo era la maquinaria del alcalde Benjamín Socadagui, quien también pertenece a Cambio Radical y se eligió con el respaldo del Castillo hace cuatro años.

En esta ocasión Juntos Podemos fue liderado por Arianis Barrera, pareja del actual alcalde de Arauca.

Aunque ella siguió ejerciendo su rol como primera dama de Arauca capital, se montó en tarima de frente con Castillo y sus candidatos a la Asamblea Dumar Sánchez y al Concejo Fredy Zocadagui. Solo salió electo Zocadagui con 895 votos. 

Además de esos grupos, Castillo también contó con el respaldo del tradicional grupo de Julio Acosta, exgobernador que, según varios medios, está preso por contratación irregular y con quien el electo gobernador se hizo en política. 

Los Acosta, que eran afines a Luis Emilio ‘El Pato’ Tovar, se distanciaron luego de que él le ganara el aval a la gobernación por el Centro Democrático a Camilo Acosta, hijo del exgobernador, y se volcaron hacia donde Castillo. 

A eso se suman los seis partidos políticos que lo apoyaron, cuyas listas se movieron por él en todo el departamento.

Y como más allá de eso, Castillo ha demostrado que tiene un caudal electoral propio y una estructura organizada, la organización le dio para tener juego en cinco de las siete alcaldías del departamento y sumar las mayorías en la Asamblea.

 

Con los poderosos de turno de su lado

En materia de Alcaldías, las dos grandes apuestas de Castillo fueron Arauca y Arauquita y en ambas triunfó. 

En Arauca resultó electo Edgar Tovar de la ASI, con 11.374 votos. 

Aunque él tenía la ventaja de que había quedado de segundo en las elecciones de 2015 y contaba con el respaldo del diputado de su partido, Marcos Somoza, tal y como nos dijeron cuatro políticos y dos periodistas, su triunfo se lo debe en buena parte a la estructura de Castillo, que trabajó unificada en torno a él. 

En Arauquita, el principal impulso del alcalde electo, Etelivar Tovar, fue la maquinaria del alcalde actual, Renson Martínez, quien a su vez es del grupo de Castillo. 

Además, en otras tres administraciones cerró con aliados directos. 

El más visible es el caso de Saravena, donde ganó el candidato de Colombia Renaciente, Wilfredo Gómez, con 10.792 votos. 

Su triunfo no dependió directamente de Castillo, pues era popular  en ese municipio (le sacó 8 mil votos al segundo), pero sí es aliado de Castillo y el año pasado ocupó el tercer renglón de su lista cerrada a la Cámara de Cambio Radical. 

En Fortul, Castillo le dio el coaval de Cambio a Javier Cabrera, y en Cravo Norte, Yomar Nives, el alcalde electo,  también es de Cambio. 

Aunque Nieves dentro del partido representa al grupo de la electa diputada Mercedes Rincón (exsecretaria de Gobierno de Ricardo Alvarado) y no al de Castillo, es su aliado, al igual que ella. 

Las Alcaldías de Puerto Rondón y Tame quedaron en cabeza de liberales con Luis Martínez y Aníbal Mendoza, respectivamente. 

Aunque ese partido era la competencia directa de Castillo con Hernando Posso,  y ambos alcaldes electos trabajaron con él, ninguno es enemigo político de Castillo y seguramente terminarán trabajando juntos. 

Y en la Asamblea, corporación a la que Castillo tendrá que llevar los proyectos claves de su administración,  ninguno es un potencial opositor.

Además de Marcos Somoza, Willington Rodríguez y Mercedes Rincón, que son aliados del nuevo gobernador, los otros ocho no se declararán en oposición y, hasta donde La Silla supo, ni siquiera lo hará su contendor Posso, quien aceptó la curul.

Los liberales Juan Quenza, Carlos Hernández y Alexa Quirife, han trabajado con Castillo y son conocidos por ser cercanos a él; y el diputado verde Kendy Rodríguez y el de La U, José Lorenzo Camacho, acompañaron la candidatura de Castillo. 

El conservador Jhon Martínez, quien fue impulsado por el contratista Alan Acosta, nuero del gobernador Ricardo Alvarado, también se declarará independiente; y el del Centro Democrático, Andrés Morales Anzola, aunque sí trabajó disciplinado con su partido en estas elecciones, tiene historia con Castillo, pues fue miembro de su grupo e incluso le hizo campaña a la Cámara el año pasado. 

Así las cosas, a pesar de los escándalos que persiguen a Castillo como el avión ambulancia que compró y nunca se usó, o la multimillonaria construcción de una doble calzada que no terminó, y por lo que está investigado, tiene el camino despejado para arrancar su segunda administración. 

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia