Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Jineth Prieto · 23 de Noviembre de 2019

2969

0

La discusión sobre el páramo de Santurbán le medirá el aceite a la alocución de anoche  del Presidente Iván Duque en la que anunció que iniciará una 'conversación nacional' para atender todas las demandas del 21N.

Una carta que le dirigió ayer el alcalde encargado de Bucaramanga, Manolo Azuero, invitándolo a que asistiera a la ciudad para hablar sobre la explotación minera a gran escala en ese ecosistema, le puso presión.

Primero porque en su intervención, aunque no detalló los mecanismos, sí fue claro en que se "hará en las regiones" y con "todos los sectores sociales y políticos", y eso de entrada hace que no sea fácil ignorar la invitación.

Y segundo, porque en esa línea, como lo relatamos en nuestro twitterazo, la defensa del páramo, que surte de agua a dos millones de personas de los santanderes, se convirtió en una de las consignas de la movilización en esta región del país.

En Santander esa fue una de las arengas que gritaron en la plaza cívica Luis Carlos Galán Sarmiento.

Y en Norte fue uno de los mensajes que priorizaron los sectores que estuvieron detrás de la convocatoria.

En estos momentos el proyecto de la Sociedad Minera de Santander, Minesa, que plantea la extracción de 9 millones de onzas de oro en las inmediaciones de páramo durante dos décadas, está cruzando por un momento trascendental.

Mientras que la Agencia Nacional de Licencias Ambientales, Anla, está evaluando la viabilidad del proyecto (lea aquí los impactos ambientales claves), y es probable que en poco tiempo dé su veredicto porque desde que errancó el año lo empezó a revisar; el Ministerio de Ambiente está en etapa de concertación sobre la redelimitación del páramo y si la línea se corre podría afectar al proyecto.

Como en la carta, Azuero le pide a Duque que acepte venir a Bucaramanga el 22 de diciembre -día en el que se celebra el cumpleaños de la ciudad-, para escuchar a diferentes sectores que se oponen al proyecto de Minesa, es probablemente que la fecha coincida con el momento en que todos los sectores estarán formulando sus reparos al boceto del documento que determinará la línea de protección.

Eso, con un ingrediente adicional.

La petición de Azuero se da poco más de un mes después de que Duque designara al ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, como ad hoc de la cartera de Ambiente para que emita el concepto sobre el megaproyecto minero, luego de que Ricardo Lozano se declarara impedido porque había asesorado a Minesa en su paso por la Andi. 

En ese entonces, Azuero le envió una carta a Duque pidiéndole que reconsiderara la decisión por los cuestionamientos que pesan sobre Carrasquilla y calificó de “afrenta” la designación porque el Minhacienda no tiene experiencia ambiental; y el Presidente le respondió esa comunicación diciendo que ponía a ese Ministro al frente porque estaba dentro de sus facultades.

Como en esta carta el Alcalde encargado de Bucaramanga de paso le cierra la puerta a Duque para que le responda con formalismos, le mete presión doble con uno de los puntos más sensibles para los dos santanderes y justo cuando los ánimos están caldeados en el país.

Eso le funciona a los opositores al proyecto porque más allá del reclamo ciudadano, la Alcaldía nuevamente vuelve instintucional el reclamo, algo que es importante porque uno de los líos del 21N es que los convocantes no representan todas las banderas de la ciudadanía espontánea que salió a marchar.

Habrá que ver si para desactivar uno de los puntos claves de la movilización en los dos santanderes Duque se sienta en Bucaramanga a hablar sobre Santurbán y con la presión adicional de que él dijo en campaña que protegería ese páramo.

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia