Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Jineth Prieto | Ana León · 19 de Octubre de 2019

6398

0

Esta tarde el Consejo Nacional Electoral decidió revocarle la candidatura al aspirante a la Alcaldía de Bucaramanga, Fredy Anaya Martínez, por doble militancia. 

Aunque el fallo podrá interponérsele recurso de reposición y los magistrados, a más tardar el miércoles de la próxima semana, tomarán la decisión definitiva sobre su continuidad en la campaña, la decisión genera un tsunami político en Bucaramanga.

No solo porque hay probabilidades de que se mantenga el sentido del fallo, sino porque aún si no lo hace quedará por varios días en vilo la candidatura de uno de los aspirantes con más plata y maquinaria en la carrera por la Alcaldía de la capital a una semana de las votaciones. 

La decisión

La demanda contra la aspiración de Fredy Anaya llegó hace un mes al CNE, y fue interpuesta por Álvaro Javier Marín Benjumea, un abogado que también tiene demandado a Mauricio Aguilar por doble militancia y cuya dirección de notificación está en Barrancabermeja.

Básicamente argumentó que Anaya estaba incurriendo en doble militancia porque oficializó  que su fórmula a la Gobernación sería Mauricio Aguilar, candidato del parapolítico Hugo Aguilar, y porque durante toda la campaña había invitando a votar abiertamente por él. 

Aunque ambos aspirantes fueron inscritos en acuerdos de coalición en los que aparece el Partido Conservador, el argumento central de la demanda estaba en que Anaya era militante formal de Cambio Radical.

En ese sentido, cuestionaba que el candidato a la Alcaldía respaldara a Aguilar directamente cuando el aspirante formal de Cambio Radical a la Gobernación era Elkin Bueno Altahona.

El lío de la demanda era de fondo porque lo que puso a definir a los magistrados del CNE, fue si un aspirante que tiene varios avales puede apoyar a todos los candidatos de esos partidos.

Con el ingrediente adicional de que en los acuerdos de coalición normalmente se establece que quien recibe el respaldo de varias colectividades debe retribuirle el apoyo a todas en la campaña.

Así que la decisión era clave porque el caso de Anaya no es exclusivo y hasta ahora no había existido un pronunciamiento al respecto. 

Finalmente esta tarde se conoció el sentido de la ponencia. 

En ella, la magistrada Doris Méndez, determinó que Anaya sí estaba incurriendo en doble militancia y que eso era causal de la revocatoria de su candidatura.

El argumento principal fue el mismo del demandante y tuvo que ver con que cuando Anaya inscribió formalmente su candidatura se registró como afiliado de Cambio Radical.

Que Anaya se registrara como afiliado de Cambio y no del conservatismo tomó por sorpresa hasta a gente de su propio grupo, no solo porque, como contó La Silla, su aspiración se formalizó públicamente cuando recibió el respaldo del Partido Conservador, sino porque el de Cambio nunca lo celebró.
 

 

Según le dijo a La Silla una fuente de adentro de su grupo, que hubiera terminado inscrito de esa manera tuvo que ver con un error.

En todo caso, según la decisión del CNE, aunque Anaya tenía los respaldos tanto de Cambio como del Partido Conservador, dado que era militante formal del primero solo podía pedir que votaran por candidatos de su partido, es decir, para el caso de la Gobernación por Elkin Bueno Altahona.

“(La Ley establece que aspirantes a cargos de elección popular) no podrán apoyar candidatos distintos a lo inscritos por el partido o movimiento político al cual se encuentren afiliados, disposición legal que no puede ser objeto de desconocimiento en materia de acuerdos de coalición que se suscriban”, dice un aparte de la decisión. 

La prueba que sirvió de fundamento para el fallo tuvo que ver con un video que fue grabado en agosto en el que Anaya dice: “para elegir a Mauricio Aguilar Gobernador de Santander y Fredy será su compañero cuatro años a la Alcaldía de Bucaramanga y eso se lo debemos a la gente”.

El abogado de Anaya tiene hasta mañana a las 3 de la tarde para interponer el recurso de reposición.

En él argumentarán que ese fallo va en contravía de la naturaleza de las coaliciones y que en esa medida Anaya no incurrió en doble militancia.

Además, La Silla supo que el Partido Conservador radicará una solicitud de nulidad argumentando que hubo una violación al debido proceso porque no los notificaron dentro de los términos.  

La decisión final se conocerá el miércoles a más tardar; pero mientras tanto tiene en un terremoto político en Santander con réplicas tanto dentro como fuera de la campaña de Anaya.

El efecto interno

En la campaña de Anaya ha habido dos tipos de reacciones. 

La pública y que fue la que también le enviaron al equipo de base de la campaña es que se mantengan en calma porque van a pelear la decisión y la aspiración se va a mantener en firme hasta las urnas.  

Incluso Anaya ha publicado varios videos en los que le tiró línea a su avanzada.
 

Y de hecho mantuvo la convocatoria al evento de cierre de su campaña en el centro de Bucaramanga, que a la postre, está citado en conjunto con Aguilar.

Aunque en ese último mensaje le atribuyó el sentido del fallo a la “politiquería y el populismo”, palabras con las que normalmente se refiere a la línea de candidatos del exalcalde Rodolfo Hernández, internamente se cree que la movida viene de directrices en Bogotá algo a lo que se refirió indirectamente en otro de los videos que subió a Twitter.

Tres fuentes que son de las entrañas del grupo de Anaya le relataron a La Silla por aparte que la lectura es que el fallo tiene motivaciones políticas.

La tesis la sustentan en que Doris Méndez, la magistrada que dio la ponencia viene del Partido Liberal y es de la línea directa del expresidente César Gaviria, quien está en la campaña de Claudia Lucero López, la esposa del senador liberal Miguel Ángel Pinto y es la competidora directa de Anaya por el voto tradicional.

“Todos pensamos que eso fue algo mandado por Gaviria. No hay otra explicación para un fallo tan político. Si esto fuera realmente como se lo están aplicando a Anaya, a la mitad del país le habrían tenido que revocar la inscripción”, nos dijo uno de los políticos que tira línea en la aspiración de Anaya.

La Silla no encontró pruebas de que fuera así, y dos magistrados del CNE nos hablaron del fallo con base en el video de Anaya pidiendo que votaran por Aguilar que fue clave en la decisión.

Pero independientemente de quién estuvo detrás y de si hubo motivaciones políticas en el sentido del fallo, abrió varios caminos a una semana de las elecciones.  

Los caminos

El fallo del CNE de cualquier manera impacta la campaña en Bucaramanga.

Por un lado, porque aún si el candidato logra que se cambie el sentido de la decisión, toda su estructura podría desestabilizarse mientras el CNE se pronuncia, algo que podría tardar hasta el miércoles de la otra semana, es decir, a cuatro días de las votaciones. 

Eso, con el agravante de que tan solo hasta este domingo los candidatos pueden hacer campaña pública, por lo que Anaya no podría hacer un evento o pronunciamiento contundente para contrarrestar los efectos de la decisión de hoy. 

Eso abriría espacio a otras campañas para captar parte de su estructura en medio de la incertidumbre.

Por otro lado, si en efecto el CNE le tumba candidatura, su salida rebarajará todas las cuentas en Bucaramanga principalmente porque la campaña no ha tenido un puntero claro y es probable que se defina en voto finish.

Tal y como está el escenario, sin él en la carrera, y teniendo en cuenta que el objetivo en común es derrotar a Juan Carlos Cárdenas, apadrinado por el exalcalde Rodolfo Hernández, su equipo podría aterrizar en dos candidaturas: la de Claudia Lucero López y o la de Jaime Andrés Beltrán, que son los dos aspirantes con quienes tiene historia política y quienes registran una medición similar a la de Anaya en la mayoría de encuestas.  

Aunque si la estrategia se tratara únicamente de derrotar la continuidad de Rodolfo Hernández, la opción más obvia sería López, su nombre genera mucha resistencia dentro de un sector del equipo.

Principalmente porque la candidatura de Anaya está impulsada en parte por una disidencia liberal que nació, como hemos contado, debido a que tanto López como su grupo político (los Tavera) desconocieron burocráticamente a ese partido y no tienen buenas relaciones ni con 9 de los 10 concejales liberales, ni con el senador Jaime Durán. 

Además, como entre ellos la sensación es que la revocatoria a la candidatura de Anaya viene impulsada por el Partido Liberal en Bogotá, la distancia es aún más grande. 

De ahí que, tal y como nos dijeron los aliados de Anaya que consultamos, una adhesión a López de todo su equipo es muy improbable. 

“Aún si Fredy decidiera apoyar a Claudia, casi nadie se iría para allá”, nos dijo uno de ellos.

En cambio, en la percepción de los cuatro políticos con los que hablamos, el puente hacia Jaime Andrés Beltrán es más corto. 

Si bien él renunció a las toldas rojas en buena medida porque sabía que no le iban a dar el aval para lanzarse a la Alcaldía, su salida fue en buenos términos. 

A eso se suma que en las legislativas respaldó al senador Jaime Durán, quien incluso le dió burocracia en la Unidad de Víctimas. 

Si se diera esa eventual alianza y la mayoría de los coequiperos de Anaya llegaran a la campaña del pastor Beltrán, las cuentas probablemente se mantengan como venían hasta ahora, es decir, con el voto de la clase política tradicional (que funciona con maquinarias) dividido entre dos candidaturas.

Pero como la decisión se da a una semana de elecciones también cabe la posibilidad de que todos los sectores que respaldan a Anaya terminen diluidos e incluso se anulen, dada la falta de tiempo para realinearlos.

Aún así, como Anaya tiene su propia de bolsa de votos que está cimentada en las maquinarias de la Cdmb y Empas, la eventual movida que concrete por su lado de cualquier manera ayudará a inclinar la balanza a favor de cualquiera de los aspirantes en la carrera.

Así que independientemente de lo que resulte con el CNE la otra semana, esa decisión revolcó la carrera.

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia