Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Ana León · 23 de Octubre de 2019

3668

0

Los próximos alcaldes de la provincia de Soto Norte, donde se concentra la actividad minera de Santander, deberán enfrentar y aterrizar la delimitación definitiva del Páramo de Santurbán. 

Además, si la Agencia Nacional de Licencias Ambientales, Anla, decide aprobar el megaproyecto de explotación de oro de Minesa, deberán lidiar con los impactos directos de esa actividad. 

Estos son los pulsos que hay en cada municipio por el poder local.

 

1

Las esposas candidatas en Suratá y California

Una las pujas más curiosas de estas elecciones en Santander está en la Alcaldía de Suratá. 

Una de las candidatas más fuertes es Ana Coronado Gómez, exesposa del alcalde Ignacio Díaz Medina, quien se había quemado en su primer intento a la Alcaldía en 2008 y venía de trabajar en la Alcaldía de Piedecuesta, durante la administración del conservador Ángel de Jesús Becerra. 
 
Coronado figuraba en las comunicaciones oficiales de la Alcaldía como gestora social del municipio al menos hasta octubre del año pasado y, según cinco fuentes de Soto Norte, se separó del Alcalde a finales del año pasado para no inhabilitarse y poder aspirar al primer cargo del municipio, en un divorcio que habría sido solo en papeles.

“Ellos siguen siendo pareja y conviven normal, todos en el pueblo saben”, nos dijo una de esas fuentes en el municipio. 

Le preguntamos al Alcalde y no nos respondió ni las llamadas ni los mensajes que le dejamos.

Más allá de si son pareja Coronado, que va en una coalición entre Cambio Radical, el Partido Conservador, Alianza Verde y Aico, sí está impulsada por la maquinaria de su exesposo. 

Además de que la imagen y colores de campaña son iguales a los que marcaron la estrategia de Díaz hace cuatro años, los candidatos al Concejo de la cuerda de la actual administración la respaldan públicamente y ella participó como patrocinadora de las ferias de Suratá este año, evento que organiza la Alcaldía. 

Aunque no tiene el apoyo visible de un congresista o un cacique regional, según las fuentes con las que hablamos, el respaldo por debajo de cuerda de la administración municipal la hace una de las más opcionadas a quedarse con el cargo de su exesposo. 

Su único contendor es Henry Delgado, quien viene de ser personero de California y en 2015 se lanzó y quedó de tercero. 

A pesar del impulso que le mete la Alcaldía a la aspiración de Coronado, en el municipio no es claro quién lleva la ventaja y se anticipa que cualquiera podría ganar. 

La otra esposa en la contienda candidata es Genny Gamboa, quien aspira a ser alcaldesa de California y está casada con Victor Arias, quien fue concejal y luego alcalde de ese municipio en el periodo anterior (2011-2015). 

Si bien Genny es conocida en California por haber sido gestora social en el periodo de su esposo, él es el que tiene el trabajo político. 

Según tres fuentes de California, es el exalcalde quien organiza, convoca y preside las reuniones de campaña de Gamboa. 

Como contó La Silla, Arias se movió de frente para poner a su sucesor, el actual alcalde Hugo Lizcano. Sin embargo, Lizcano terminó alejándose de él. 

El divorcio político fue tan grande que el candidato que está respaldado por la administración es Gerardo García, quien ya había competido por la Alcaldía en 2011 y quedó de tercero. 

En la precampaña, García pintaba más fuerte que Gamboa porque incluso logró quedarse con el apoyo del Centro Democrático con el que la candidata pensaba avalarse (por eso terminó inscrita por el partido afro ADA).

Sin embargo, a una semana de las elecciones la sensación es que Genny le acortó distancia al candidato de la administración y, así como en Suratá, tampoco es claro quién ganará.

 
2

Los gamonales en Vetas y Charta

Tanto en Vetas como en Charta hay dos familias que llevan años en el poder. 

En Vetas es la familia González Jácome, de tradición minera y que lleva años poniendo alcalde: William, el líder, lo ha sido dos veces; su hermano David Augusto una vez, y hoy tienen de candidata a otra hermana, Ivonne, conocida en la región por ser una de las defensoras de la minería en Soto Norte. 

Hasta hace poco fue representante legal de Asomusanturbán, la asociación de municipios de la provincia que se reactivó tras la llegada de la multinacional árabe Minesa a la región (con la que firmaron un convenio que les prohibía hablar en contra de la empresa). 

La candidata también cuenta con el respaldo del actual alcalde de Vetas, Orlando Lizcano, quien llegó a ese cargo apadrinado por los González.

Aunque esa baraja de apoyos la tiene fuerte en la carrera, según nos dijeron cuatro fuentes, su contendor Hernán Bautista también tiene posibilidades de ganar ya que es la tercera vez que se lanza y tiene recordación.

Además, porque hace cuatro años perdió con el 46 por ciento de los votos contra el actual Alcalde. 

En Charta los gamonales son los hermanos Ezequiel y Yulián Suárez Villabona. 

El primero fue alcalde en los noventa y el segundo en el periodo 2008-2011, pero reportes en medios de la época narran que fue destituido porque tenía una condena por lesiones personales que lo inhabilitaba para ejercer el cargo.

Los Suárez han puesto a los dos últimos alcaldes y apuestan por permanecer en el poder con Jennifer Suárez Ochoa (hija de Yulián), quien tiene 25 años, es abogada y está avalada por el Centro Democrático, y además cuenta con el respaldo del alcalde actual, Giraldo Solano, quien también fue apadrinado por los Suárez. 

De los otros dos candidatos en la contienda, el competidor directo es Álvaro Rojas, un ganadero que se eligió concejal por La U en 2015 pero renunció para lanzarse a la alcaldía. Según nos dijeron en la zona, tiene el impulso de la oposición a los Suárez y su discurso es el de acabar con la hegemonía de esa familia.

 
3

Los más cercanos a políticos regionales están en Matanza y Tona

En los municipios en los que encontramos candidatos con relaciones políticas regionales más fuertes y directas son Matanza y Tona. 

En Matanza, donde hay seis candidatos inscritos, la puja está entre dos: Luis Bernardo Echeverry Rojas y César Lozada.  

Echeverry ya fue Alcalde en el periodo 2008-2011 por La U y hoy está avalado por el Partido Conservador y Cambio Radical. 

Además de su fuerza electoral propia, hace la campaña en llave con el diputado conservador Luis Eduardo Díaz Mateus, que lleva de candidato a la Gobernación a Mauricio Aguilar. 

Lozada se lanzó en 2015 por Opción Ciudadana con el respaldo del entonces representante y hoy aspirante a la Alcaldía de Bucaramanga, Fredy Anaya pero quedó de tercero. 

El candidato está avalado por Cambio Radical en coalición con el Partido Liberal, ASI y Aico, y en Bucaramanga es conocido por ser miembro del grupo político de Anaya y de su esposa la representante liberal Nubia López. 

Si bien su familia tiene su propio electorado en Matanza (un hermano suyo también fue candidato a la alcaldía) allá es visto como el candidato de Anaya.

Lo particular es que tanto Echeverri como Lozada tienen el respaldo de fichas del clan Aguilar, así que esa casa política gana con cara y con sello en ese municipio.

En Tona hay tres candidatos inscritos pero dos favoritos: Javier Landazábal por el liberalismo y Elkin Pérez por el Centro Democrático y Cambio Radical. 

Landazábal es un abogado que viene de ser subgerente de gestión de residuos en la Empas y cuenta con el respaldo en estas elecciones de la actual mandataria, Carmen Ramírez.

Tanto ella como el Landazábal son de la cuerda del exalcalde de ese municipio Francisco González (2012- 2015), hoy candidato al Concejo de Bucaramanga, y pertenecen al grupo político del senador rojo Jaime Durán, quien se la está jugando por mantener esa alcaldía.

Pérez, en cambio, es un líder campesino fuerte en el corregimiento de Berlín que fue concejal y en 2015 intentó llegar a la Alcaldía pero quedó de tercero.

Tres fuentes de la región, una de las cuáles ha trabajado con él, nos dijo que Pérez es parte del grupo del senador Richard Aguilar, quien lo está impulsando.

 

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia