Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Daniel Valencia · 05 de Julio de 2019

3714

0

Ayer Gustavo Petro lanzó un trino que pateó las conversaciones que habían adelantado los integrantes de la baraja de candidatos alternativos para la Alcaldía de Bucaramanga. 

El excandidato presidencial de la Colombia Humana se fue de frente contra la aspiración de Juan Carlos Cárdenas, un outsider de la política que entró a la carrera recogiendo firmas como el favorito del actual mandatario Rodolfo Hernández, justo cuando el también excandidato presidencial de la Coalición Colombia, Sergio Fajardo llegó a la capital de Santander a oficializarle su respaldo. 

 

Las razones para que Petro le cuestionara el apoyo fueron dos.

Por un lado, le sacó al baile a Cárdenas su aparición en la reunión que el expresidente Álvaro Uribe hizo en Bucaramanga hace cuatro meses, y en la que le pidió el respaldo.

Y por otro, puso a rodar su vinculación con Cemex, multinacional de la que fue vicepresidente, y que ha sido señalada por la columnista de la Revista Semana Vicky Dávila, de presuntos favorecimientos irregulares en los contratos de construcción de vivienda que adjudicó el gobierno de Juan Manuel Santos.

El trino fue clave porque desde hace cuatro meses había conversaciones entre el Polo, Coraje - Activistas (movimiento que está recogiendo firmas y que quiere candidatizar a Carlos Sotomonte), el Partido Verde, y Ciudadanos Libres (movimiento de firmas de Cárdenas), para definir una alianza alternativa para la Alcaldía; y a esas conversaciones entraron en las últimas semanas la Colombia Humana (movimiento de Petro) y la UP. 

Precisamente, esta semana los dos últimos junto al Polo y Coraje habían anunciado en una rueda de prensa que las conversaciones entre ellos estaban avanzadas y que iban a presentar una lista conjunta al Concejo.  

Además, habían dicho que les interesaba cerrar el trato con el movimiento de Cárdenas y con los verdes.

Eso último no había cuajado porque los verdes no han definido candidato -están entre Sergio Prada y Ludwing Mantilla- y porque Cárdenas decía que para que todos estuvieran sometidos a las mismas reglas del juego ese partido debía tener claro con quién iba a competir. 
 
Sin embargo, La Silla supo que el martes -un día antes de la rueda de prensa- hubo un almuerzo en que sí quedó planteada la idea de que fueran todos unidos.

Tres fuentes le dijeron a La Silla que a esa reunión no estuvieron invitados la Colombia Humana y la UP, pero que la conversación con Cárdenas se planteó sobre la base de que la alianza era con todos.

Sobre lo que sucedió en esa reunión nos dieron dos versiones

Según nos detalló una de las fuentes que estuvo allí, él pidió esperar a que también el candidato de la UP y la Colombia Humana se definiera para continuar hablando de la alianza.

Pero Julián Silva, excandidato a la Cámara por Santander, vocero de Sergio Fajardo y la mano derecha de Cárdenas, nos dijo que “nunca han estado interesados en llegar a una alianza con el petrismo (Colombia Humana y UP)”, principalmente por los constantes ataques de Petro al fajardismo.

Cualquiera que haya sido, lo que pasó con el trino de Petro, es que su sector decidió que ya no contemplaría la idea de aliarse con Cárdenas y con eso abrió una brecha en la potencial alianza.

Eso porque aunque el petrismo no es tan fuerte electoralmente en Bucaramanga -la lista de la decencia al Senado solo obtuvo acá 4 mil votos-, el mensaje de los alternativos unidos era interesante en la campaña.

Sin embargo, como en el Polo y el movimiento Coraje le dijeron a La Silla que aún no han descartado por completo la eventual alianza con Cárdenas, falta ver cómo se mueven; sobre todo porque los dos movimientos tienen acuerdos para hacer una lista conjunta al Concejo con el petrismo.

En todo caso, como Petro ya se metió en la campaña por Bucaramanga y entrando agudizó las diferencias, desestabilizó a los alternativos justo cuando el reloj ya les está corriendo en contra para definir el punto de encuentro y no dividir votos en la campaña.

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia