Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Ana León · 29 de Noviembre de 2019

26099

1

El pueblo no se rinde ¡carajo!

El pueblo no se rinde ¡carajo!

La arenga viene del paro cívico de 2017 en Buenaventura, pero se convirtió en un verso de 'Se van, van, van', canción que se viralizó en la previa del paro del 21N y que hoy es una suerte de himno en las movilizaciones que completan una semana.

Indios del Cauca y Catatumbo

Bailen

Negras del Pacífico y Palenque

Bailen

Vendedores ambulantes

Bailen

Campesinos y estudiantes

Bailen

La composición nació en Piedecuesta, Santander, y su autor es Edson Velandia, uno de los músicos más importantes dentro de la escena musical alternativa independiente de Colombia.

Velandia es un músico santandereano que canta como habla, con acento golpeado.

Siempre de camisa ancha, pelo largo y guitarra. Su sello personal es la mezcla del folclor andino y música contemporánea, y sus letras están cargadas de mensajes políticos y sociales.

Él ha hecho todo lo que se le ha dado la gana.

Creó el género musical rasqa, hizo una ópera que presentó en el Teatro Colón, dirigió la Big Band de Bogotá con un machete, ha hecho dos discos de música infantil, ha hecho música para cine, y dirige el Festival de la Tigra, un evento gratuito de música independiente, único en su tipo en Santander.

En los dos últimos años logró volverse viral y ponerle ritmo a coyunturas políticas y sociales con 'Iván y sus bang bang’ y ‘Su madre patria’, en la segunda vuelta presidencial y en las marchas por la defensa de Páramo de Santurbán.

Ahora, además de que será parte del cartel del concierto del 8 de diciembre en Bogotá, ya se graduó como la banda sonora de las protestas que tienen al país en ascuas.

La Silla Santandereana: Si bien hay más gente haciendo contenidos políticos y también muchos músicos han tomado partido en medio de esta coyuntura, hasta ahora usted ha sido el único artista nacional reconocido que se metió a la discusión con música. ¿Qué lo motivó?

Edson Velandia: Hay una inconformidad general en este país. Con los años va creciendo la crisis de los gobiernos y el sistema se ha ido degradando más. Ahora mucha gente está trabajando, aportando para que se reflexione. Cada persona tiene una posibilidad de aportar desde lo que hace. Nos corresponde a todos darle la vuelta a esto. Cada quién con su herramienta y la mía es la música.

La educación no es solo el colegio y la universidad que, aparte de que en este país es un derecho negado, también ir a la escuela es una forma de manipular que hace que la gente no comprenda políticamente su país. Entonces tenemos que hacer un esfuerzo de formarnos políticamente como país porque eso no nos va a llegar solo.

Para eso los medios virtuales, la música y lo audiovisual son muy útiles. Esa es mi motivación.

LSS: ¿Por qué dice que la escuela es una forma de manipular?

EV: La escuela te da una parte de la historia. Te cuentan que Colombia se independizó pero no te enseñan a ser crítico frente a esa llamada independencia y no explican que no hubo una independencia sino un cambio de gobierno. 

Te dicen que Cristóbal Colón descubrió América. Te están enseñando que América no existía hasta que llegó Colón. Entonces los indígenas qué eran, ¿piedras? ¿animales? Creces con una visión distante de la realidad. Y no se trata de resentimiento ni nada eso pero una cosa es descubrir y otra cosa es invadir. 

La educación tiene un problema no solo en Colombia sino en el mundo. Están creando gladiadores del sistema capitalista, todos van por la plata como toque. Si hay que explotar el páramo, se hace, no importa, porque es dinero. 

Habrán profesores que te enseñen a ser más crítico sí, pero son excepciones porque el sistema educativo no está hecho para eso.

LSS: Su música siempre ha sido activista pero solo se han viralizado ‘Iván y sus bang bang’, que sacó justo para la segunda vuelta presidencial, ‘Su madre patria’, que se convirtió en la canción de la protesta contra la explotación minera en el páramo de Santurbán, y ‘Se van, van, van’, para el paro del 21N. ¿Es casualidad o así fueron concebidas?

EV: Es planeado, es deliberado. En este caso lo importante no es el artista sino que se viralice. Por eso son videos casuales, caseros, como los que se vuelven virales en internet… todo mundo lo puede hacer y lo está haciendo con memes, con música. Hay un montón de posibilidades pero lo importante es la comunicación creativa para generar un movimiento social vigoroso. 

Estas canciones son un panfleto. No es una campaña, no es tan romántica la cosa. Es urgente que llegue el mensaje porque estamos en un mierdero, lo que pasa es que mucha gente no se da cuenta, entonces les parece raro que haya gente entregada a la lucha, a la defensa de su territorio. Hasta ahora es que la gente lo está notando. En eso ha ayudado mucho el buen uso de la creatividad de la información. 

Entonces sí, deliberadamente yo he querido echar mano de esa viralidad.

LSS: ¿Y cuál es la fórmula para hacerlas virales?

EV: No he tenido esa curiosidad de mirar bien cómo es que se viralizan las cosas. Solamente lo que hemos hecho es lanzar una información que no está. Una voz que es de un montón de gente pero que nadie ha asumido. Lo que hemos pillado es: esto falta por decir, lancemos eso. 

Como es una voz de mucha gente que está pensando así pero no ha logrado el alcance en los medios, esta es una oportunidad. Una pieza que necesitamos como movilización y hay un montón de piezas así.

La revolución más importante ahorita son los medios virtuales y su uso. Hay un montón de gente haciendo eso y que ha logrado activar esta revolución. En parte es espontáneo porque es esta generación la que maneja esta herramienta a las mil maravillas.

LSS:¿Es una nueva forma de hacer canción protesta?

EV: Sí es música protesta pero el producto es un panfleto. Son los panfletos los que intento viralizar. Hay otras canciones mías que no son panfletos sino crónica social, poesía política, denuncia, son otra cosa. 

Entonces estas canciones pueden ser protesta pero como piezas tienen la intención de ser un panfleto que diga: vamos al paro. Está convocando al paro. Eso la convierte en un panfleto porque es un anuncio, es literal, es directo. 

O vote por Iván si quiere que esto sea peor...No se maquilla, y,  además, se hace un video para que la gente reciba la información mejor. No se trata de que la gente compre un disco o se aprenda la letra y la cante en un concierto, sino de transmitir un mensaje, por lo tanto, es un panfleto. 

Ahora, no es un panfleto convencional, como se pervirtió el término del panfleto, sino que busca contrarrestar el mensaje poderoso del Gobierno. 

Nosotros, de alguna manera tenemos que comunicarnos y lo hacemos por nuestros medios. Antes imprimían un papel y lo pegaban a la pared, ahora hacemos una pieza y la colgamos en ese muro de las redes sociales pero la intención es la misma.

LSS: ¿Rescata algo del Gobierno de Iván Duque?

EV: Nada, absolutamente nada. Este Gobierno está en contra los derechos de las personas.

LSS: En medio de la viralización de sus canciones, han empezado a verlo como un abanderado de las causas sociales que activaron las marchas...

EV: Eso es una cosa delicada. Yo no me siento abanderado de nada ni lo soy. Yo soy un ciudadano que lanza opiniones y plantea su posición, pero no quiero ni pretendo ni es mi parecer ser un abanderado. 

Además, es claro que la sociedad entera se está moviendo. 

De hecho, estos videos y canciones que se están haciendo no son una decisión mía. Es un proceso que llevamos con mucha gente en Piedecuesta.

Un proceso de pensar cómo debería ser la vuelta para reconstruir tejidos que se han roto. Yo soy como el que ejecuta el ejercicio pero yo estoy parado en medio de todo un proceso. Yo hago mi ejercicio que es la canción porque es lo mío pero hay gente al lado que está haciendo otras cosas, educando, haciendo teatro, arte. 

La jugada mía ha sido intentar viralizar la información. Entonces yo no soy abanderado, yo sí estoy en las marchas pero no en ese papel.

LSS: ¿Por qué la canción del paro la interpreta la Batucada Guaricha y no usted?

EV: Ahí está la razón, no estoy yo solo. La canción es mía, la producción es mía pero el proceso no es solo mío. Hay varia gente ahí influyendo. Ellas decidieron hacerlo. Yo estaba en el rol de dirigir y ellas asumieron el papel de interpretarlo, pero la intención es de todo el colectivo. Para lograr esa pieza hay un montón de colectivos atrás.

LSS: ¿Tiene filiación política?

EV: Pues sí la tengo pero no es partidista ni electoral. Yo no sigo la corriente de una persona en particular aunque comparto puntos de vista de muchos. Yo estoy más conectado con los procesos comunitarios. 

Creo en ese sentido político de que la sociedad se compone por los pequeños núcleos que se organizan en los barrios, en las veredas, las juntas, los colectivos o a veces el mero ejercicio personal. 

Es en eso en lo que confío y en lo que creo, más que en la estructura piramidal de un Estado, pero inevitablemente estamos sumergidos en ese esquema y a veces nos toca tomar partido para que no sea peor aún.

LSS:¿Cuál es su proceso comunitario?

EV: Yo acompaño varios, no dirijo uno. He participado del proceso que hace Kussi Huayra en Piedecuesta y siempre he estado alrededor de ese mismo parche, de ese mismo combo. Tratando de hacer trabajos en colaboración y así he permanecido durante los últimos quince años.  A eso sí me he vinculado de una manera muy seria, muy radical.

LSS: ¿Y el Festival de La Tigra, que es organizado por usted?

EV: El Festival de La Tigra nace gracias a que Kussi Huayra y muchos otros han creado una escena. No es una isla ahí solita. Así van surgiendo otros brazos, ahora quieren hacer una escuela de cine, hacer diferentes procesos de música.

LSS: Los videos están cargados de símbolos que lo caracterizan como la cabeza de burro y la muñeca ¿Qué significan?

EV: No representan algo específico para el video, son los personajes que han venido creciendo y madurando desde que tengo a Velandia y La Tigra. La muñeca, por ejemplo, apareció en la Ópera. 

Sí es cierto que tienen un montón de simbolismos pero para este caso de los videos lo importante es lograr una puesta en escena que sea entretenida y colorida, para que comunique. Está relacionada con el circo, con el teatro, que al fin y al cabo es nuestra escuela.

LSS: ¿Por qué cree que no hay más artistas componiendo sobre política?

EV: Todo tiene que ver con la cultura nuestra, que ha estado muy sesgada por la televisión que ha creado todo un mundo imaginario perfecto, que habla de la nueva novia de Jessi Uribe o del nuevo corte de cabello de James Rodríguez. 

En ese mundo el único  problema grave es la guerrilla o los delincuentes que roban carteras en la calle. Es un mundo ideal en el que todos son buenos excepto los ladrones de calle. Eso quiere decir que la gente que hace cosas malas está dentro del pueblo, que los que roban son los pobres. 

Eso le pegó también a muchos artistas. No a todos pero sí a muchos. Entonces en este mundo ideal lo que hace a un músico es ganarse un Grammy. Y a eso ponerle por ahí un tinte social diciendo “arriba los latinos”. Le ponen ese tinte social que todo artista anhela tener. Pero eso es un libreto no es un aporte social. Es pura carreta. 

Esa cultura que se ha inyectado en la gente a través de la televisión, y la radio que se alió, es la maquinaria que tienen el Gobierno y las élites para dirigir o conducir el pensamiento o el no pensamiento.

LSS: Explique esa idea.

EV: Este gobierno es un gobierno de élites y así ha sido desde la independencia. La independencia la lograron unas élites, con soldados del pueblo pero fueron las élites. 

Ellos, los ricos, son los dueños de los canales y  fomentan la idea de que el estado no tiene la obligación de cumplirle los derechos a nadie.

Hacen secciones en televisión y radio como “Gente que le pone el alma” u  “Olímpica te ayuda”. Ahí sale un niño pobre que no tiene cuadernos y el programa le regala los cuadernos. Están naturalizando la idea de que un niño no tenga cuadernos. 

Entonces la gente en vez de reclamarle al Gobierno, se apunta en los programas de radio para ver si le pagan el puto recibo de la luz. 

Todos hemos caído en esa manipulación (de los medios) y eso hace que haya tanta apatía por participar en lo político… porque además lo político es peligroso, porque han matado a miles y todos los días matan a uno y a veces a más de uno todos los días. Porque acá matan a la gente así no haya hecho nada. 

Todo eso crea una especie de mundo intocable. Mejor allá no nos metamos porque eso es sucio, es puerco. Hablar de política es de guerrilleros. Opinar del Gobierno es inusual. ¡¿Protestar?! ¿Cómo así? no, no, no. Tenemos que hablar es de los peinados, de cualquier otra cosa...de la gente que le pone el alma.

Ahorita se logró romper por fin. Esto es lo que nos va a dejar este paro. Lo más importante no es ni siquiera las reformas que pueda hacer o no el Gobierno por el paro, sino que se movilizó un cambio de conciencia. Se está rompiendo el vidrio que no nos dejaba mirar.

 

LSS: ¿Y por qué cree que en estos momentos es que se rompe?

EV: Nunca se había dado en Colombia, por lo menos que yo tenga conocimiento, un paro que, primero, que no fuera solo de estudiantes, o solo de maestros, o de campesinos, o de sindicatos, no, este es de todo el mundo. Segundo, nunca había durado tanto.

¿Qué nos dice eso? Que hay un malestar general, que la mayoría lo percibe. Como ya no están las Farc que era el caballito de batalla para excusar todo su asalto y su robo, entonces ya la gente está empezando a decir, ah no era la guerrilla. 

Este movimiento ha ayudado a que se converse. Yo he escuchado a policías hablando del tema. Este paro es un momento de discusión, de conversación para que nos preguntemos realmente qué es lo que queremos. 

Entre los artistas también. Yo voy a tocar en ese concierto (del 8 de diciembre en Bogotá) y estoy al tanto de lo que están hablando y pensando entonces por eso también puedo decir que el momento es pedagógico. 

Yo no me esperaba que artistas como Santiago Cruz se esmeraran tanto por eso. Estamos trabajando muy duro para que el concierto se haga. Estamos siendo conscientes de que somos parte de la sociedad y que tenemos que contribuir. Es una obligación moral y humana.

Comentarios (1)

Elgatodeschrodinger

29 de Noviembre

0 Seguidores

Artista nacional reconocido, primera vez que veo este parcero, supongo es Shakiro, la verdad esta entrevista da risa, esto es canción protesta para pasar cn marihuana despues de un aborto, la verdad que el circulo de amigos conozca a alguien no implica sea famoso, sino que tus amigos disfrutan de las mismas cosas.

Artista nacional reconocido, primera vez que veo este parcero, supongo es Shakiro, la verdad esta entrevista da risa, esto es canción protesta para pasar cn marihuana despues de un aborto, la verdad que el circulo de amigos conozca a alguien no implica sea famoso, sino que tus amigos disfrutan de las mismas cosas.

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia