Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Jineth Prieto · 13 de Abril de 2019

4955

0

Ayer en el Club del Comercio de Cúcuta, el grupo del condenado exalcalde Ramiro Suárez tomó la determinación de llevar a Martha María Reyes como su candidata para suceder a César Rojas para las locales de octubre.

Con esa decisión quedó en cuidados intensivos la potencial alianza con Jorge Acevedo, quien, como contó La Silla, desde abril del año pasado empezó a reunirse con él en La Picota con miras a quedarse con su guiño.

Además, arranca de frente la campaña con la que luego de tres años de varios escándalos en la administración de su ahijado Rojas, quiere mantener el poder en la capital de Norte de Santander y seguir mandando a la sombra.

La ruptura

Aunque cuando arrancó la semana todo estaba dado para que a través de una encuesta el grupo del condenado Ramiro Suárez definiera quién sería su candidato para seguir mandando en Cúcuta, el martes se empezó a desdibujar esa posibilidad.

 

El florero de Llorente estuvo en la decisión de Acevedo de radicar en la Registraduría las 120 mil firmas (necesita 50 mil) que recogió para avalar su aspiración.

Si bien la movida era de esperarse porque Acevedo llevaba semanas haciendo la tarea y la Alcaldía solo estaba moviendo su maquinaria para recogerle firmas a Martha María, el problema de fondo estuvo en que no lo consultó con el ramirismo y adentro lo leyeron como una desconocida a los acuerdos.

Eso porque, según nos contaron por separado dos fuentes de adentro del grupo del condenado exalcalde, el pacto estaba dado en que a la Registraduría solo llegaría el que resultara vencedor en la encuesta que se realizaría a finales de abril.

“El acuerdo era claro. La idea era esperar porque lo que estábamos haciendo era mirar la receptividad del uno y del otro”, le detalló a La Silla una de esas fuentes.

Eso se sumó a que, en todo caso, el ambiente no estaba en los mejores términos por varias razones.

La primera porque Acevedo empezó a moverse marcando diferencias con el grupo de Suárez y negando la alianza, algo que generó resistencia dentro de la cúpula del ramirismo

La segunda porque con la desmarcada sintieron que era muy posible que Acevedo los desconociera si ganaba, y más cuando lleva tres quemadas consecutivas (a la Cámara en 2014, a la Alcaldía en 2015, y nuevamente a la Cámara el año pasado) y tiene acumuladas deudas de campaña.

Y la tercera porque, según nos dijeron las mismas dos fuentes, en las mediciones internas que empezaron a hacer, Martha María -aunque no le gana a Acevedo- empezó a despegar, y, en palabras de uno de ellos, es “mejor tener a alguien de la casa, que alguien que representara un riesgo”.

Así que para dar las nuevas directrices, ayer todas las cabezas de la maquinaria fueron citadas por el alcalde César Rojas al Club del Comercio.

La reunión

La dinámica consistió en reunir en uno de los salones a cerca de 140 personas que hacen las veces de enlaces de la administración con los líderes en los barrios.

Ellos, como ha detallado La Silla, van desde miembros del gabinete hasta personas claves que mueven votos en diferentes sectores y tienen contrato en la Alcaldía.

A esa reunión asistieron, según las fuentes que nos lo contaron por aparte y coincidieron en los detalles, varios secretarios.

- Jorge Omar Gandolfo, director de Planeación. 

- Doris Angarita, secretaria de Educación.

- Ana Ortiz, secretaria de Tránsito.

- Arnulfo Sánchez, director del Imrd.

- Félix Muñoz, director de gestión del riesgo.

Todos llegaron con la comitiva de contratistas que son claves dentro de la estructura de Ramiro Suárez y que tienen en sus respectivos despachos.

En la reunión solo hablaron tres personas: Jaime Suárez, hermano del condenado exalcalde y una de sus caras políticas; el excongresista Miguel Ángel Flórez, quien, como ha contado La Silla, se acercó a Suárez tras la elección de César Rojas en 2015 y ahora es una de sus manos derechas (maneja el negocio de los taxis colectivos); y el congresista de Cambio, Jairo Cristo, quien se eligió en la Cámara en marzo del año pasado sobre los hombros de ese grupo.

Mientras que el primero y el último dijeron que era necesario meterle a fondo la ficha a la campaña para asegurar la victoria en octubre, el segundo habló de las firmas que hasta ahora han recogido para la campaña de Martha María.

El parte que dio fue que con la estructura (hay un enlace por barrio que dirige y 10 líderes lo apoyan) ya habían recogido 136 mil de las 50 mil firmas que necesitan, pero también anticipó que la meta es llegar a la Registraduría con 180 mil.

Eso, en parte, fue clave para que el grupo de Suárez decidiera partir cobijas con Acevedo sin pensarlo tanto.

“Estos resultados y las encuestas han mostrado que sí hay con quién competir y que a Ramiro no le cobran los errores de César”, nos dijo una de las fuentes que nos detalló lo que había pasado ayer.

En paralelo a la reunión general, el alcalde César Rojas se reunió con grupos de a 10 personas en un salón contiguo para darles la directriz de ganar a toda costa la campaña y poner a Acevedo como el sujeto a vencer.

Pero como hasta ahora está arrancando la campaña, aún no es tan claro que irse con Martha María sea la mejor decisión.

Eso porque aunque ella es de las entrañas del grupo, Ramiro no está bien ranqueado políticamente tras las legislativas (incumplió varios acuerdos y quedó en evidencia que no tiene tanta fuerza como dice) y encima en muchos sectores barriales perdió respaldo porque no cumplió las promesas de empleo.

Además, porque a diferencia de Acevedo, quien en los últimos cuatro años ha pasado por tres partidos y en esa medida representaba una tercería que podía acercar al ramirismo a los que se habían alejado, Reyes es la cara del continuismo (su logo incluye una silueta de Ramiro Suárez) y eso la vuelve sencilla de encasillar y eventualmente de vencer.

En todo caso, lo que sí queda claro es que con esta movida los dos candidatos salen al ruedo y que el condenado Suárez quedó a un paso de marcar su caballo en la carrera.

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia