Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Jineth Prieto · 23 de Julio de 2019

7240

12

El sábado en la tarde, luego de la instalación de la segunda legislatura del Congreso, el senador Gustavo Petro lanzó un trino avisando del asesinato de Yamile Guerra Suárez en Santander. 

La presentó como una defensora del Páramo de Santurbán, a propósito de que el presidente Iván Duque dijo ese mismo día en su discurso de instalación del Congreso que su gobierno estaba trabajando por acabar con los asesinatos de líderes sociales.

Petro también usó la muerte de Guerra para invitar a marchar este viernes contra esos asesinatos, algo que su movimiento, junto al colectivo Defendamos la paz, está promoviendo desde que mataron a María del Pilar Hurtado, lideresa de Tierralta en Córdoba, frente a su hijo. 

Aunque a raíz del trino medios de todo el país registraron la muerte de Guerra como la de una abogada que llevaba procesos de tierras en Santander y hacía activismo ambiental, ella no hacía ninguna de las dos cosas.

La asesinaron cuando libraba un pleito por la recuperación de una finca que había heredado, cuya propiedad estaba en disputa con sus hermanos. Esa era su pelea por la tierra.

Por otro lado, si bien era defensora del páramo de Santurbán, no era activista ambiental, y era una política de carrera que creció al lado de poderosos cuestionados.

Los inicios

Yamile Guerra era oriunda de Rionegro, un municipio ubicado en la vía que comunica a Santander con la costa Atlántica.

Su familia habitaba en el corregimiento Costa Rica, donde su papá Hernando, asesinado a finales de la década de los 90 por presuntamente negarse a pagar vacunas a la guerrilla, era conocido como ganadero.

 

Ella creció en ese municipio y, según dos fuentes que la conocieron desde que era niña, era una estudiante aventajada del colegio Fray Nepomuceno Ramos. Desde entonces se supo que tenía vena política.

“Era la que quería liderar todo en el colegio”, dijo a La Silla Gerardo Martínez, un abogado que la conoció entonces porque era notario del municipio. 

Cuando se graduó de bachiller, Yamile se fue a Bucaramanga a estudiar derecho en la Universidad Santo Tomás y a su regreso se vinculó activamente en la política. 

Inició en el Partido Liberal, que para entonces era el más fuerte en Rionegro y en Santander, en las toldas de Tiberio Villareal, congresista que para la época era uno de los más poderosos del departamento.

Con el apoyo de ese partido fue elegida contralora de Rionegro,y luego, a inicios de la década del 2000, fue personera de Matanza, un municipio a una hora de Bucaramanga que hace parte de la provincia del Páramo de Santurbán. 

Luego de pasar por ese cargo, se vinculó activamente a la política electoral apoyando candidaturas de ese partido en todo el departamento.

“Era muy joven, pero era una muy buena oradora y la llevaban a dar discursos”, le contó a La Silla un político liberal que nos pidió reserva porque actualmente tiene un cargo público.

Eso la llevó a estrechar relaciones con políticos de varias vertientes, entre esos el entonces Gobernador Hugo Aguilar, y el entonces senador Luis Alberto ‘el Tuerto’ Gil Castillo, quienes más adelante terminarían condenados por parapolítica.

Su primera aparición en un tarjetón fue en 2006 cuando se lanzó como candidata a la Cámara dentro de la lista roja, pero se quemó.

Para ese entonces ya se había apartado de la casa de Villareal, quien había fundado el Movimiento Popular Unido con apuestas propias a las legislativas, y seguía por cuenta propia.

Una carrera política de la mano de condenados

En 2007, al año siguiente de perder en su aspiración al Congreso, sonó como precandidata a la Alcaldía de Bucaramanga como liberal; sin embargo, desistió porque los rojos apoyaron a Fernando Vargas, quien terminó elegido. Guerra lo apoyó. 

Sin embargo, ese mismo año cambió de partido e ingresó a las toldas de Convergencia Ciudadana, partido fundado por Gil.

Sobre el por qué de su salto, a La Silla le dieron dos razones: por las relaciones que había estrechado con Gil y con Aguilar, y porque le ofrecieron integrar la lista a la Asamblea, donde efectivamente estuvo. 

Guerra tenía a viejos conocidos allí: Tiberio Villareal había ingresado a ese partido luego de que su apuesta en el MPU naufragara en 2006 porque no alcanzó el umbral.

“Vio que tenía mejores oportunidades en esa lista que en el Partido Liberal y se trasteó”, nos dijo un exdirectivo de Opción Ciudadana que no quiso ser citado.

Aunque de nuevo se quemó en esa apuesta (sacó poco menos de 4.500 votos, lo que la dejó en el puesto 13 de una lista que obtuvo cuatro curules), se convirtió en una de las caras de Convergencia Ciudadana, que empezó a ser el centro de los escándalos por parapolítica en Santander.

Eso porque fue nombrada directiva y lideraba las giras del partido fuera de Santander. De hecho, tenía asignado en el partido los departamentos del Valle y el Cauca, donde fue pieza clave para Gil el también condenado por parapolítica Juan Carlos ‘el Negro’ Martínez.

En 2011 sonó de nuevo como precandidata a la Alcaldía de Bucaramanga, esta vez del grupo del ‘Tuerto Gil’, pero tampoco cuajó la aspiración y terminó en Bogotá como Secretaria General de la Personería en la era de Francisco Rojas Birry, quien más tarde terminaría condenado por el ‘carrusel de contratación’ en Bogotá.

Como contó La Silla, Guerra llegó a ese cargo por recomendación del exalcalde de Bucaramanga Iván Moreno Rojas, quien para entonces era Senador y es hermano del entonces alcalde de la capital, Samuel Moreno Rojas. Ambos terminaron condenados, al igual que Rojas Birry, por el ‘carrusel de contratación’.

Una fuente que tiene como saberlo nos contó que ese nombramiento también tuvo el guiño de Gil.

En su paso por la Personería se hizo poderosa, se postuló para reemplazar a Rojas Birry y, aunque quedó dentro de los cinco finalistas, al final no lo logró.

Luego volvió a Santander, siguió como directiva del partido de Gil y estuvo en la refundación de Convergencia Ciudadana, que en 2009 se cambió el nombre a Partido de Integración Nacional, PIN, y que luego pasó a llamarse Opción Ciudadana. 

En 2012 tuvo un breve paso por la Casa Fiscal de Santander, que es algo así como la embajada del departamento en Bogotá. Fue nombrada por el entonces gobernador y ahora senador de Cambio Radical, Richard Aguilar, quien la puso en el cargo como cuota de Gil.

En 2013, en la convención que cambió el nombre del PIN a Opción Ciudadana, Gil la postuló como precandidata a la Gobernación de Santander, pero esa apuesta no se concretó en buena parte porque ella quería lanzarse a la Alcaldía de Rionegro.

Aunque peleó el aval, el partido se lo negó y por esa razón terminó distanciada de sus directivas.

Sin embargo, en 2017 volvió a sonar en Opción Ciudadana pues, como contó La Silla, fue la candidata de la exsenadora Doris Vega, esposa del ‘Tuerto’ Gil , para ocupar la Superintendencia de Economía Solidaria, cargo que el Gobierno de Juan Manuel Santos le iba a dar a ese partido para atornillarlo a su coalición del Gobierno. 

En esa ocasión de nuevo fracasó su aspiración: al final la entonces congresista Teresita García, hermana y heredera política del excongresista Álvaro ‘el Gordo’ García, condenado por la masacre de Macayepo en Sucre, fue quien puso la Superintendente.

Pese a que varios medios reseñaron a Guerra como activista en defensa del páramo de Santurbán, tres fuentes que se mueven en esa escena nos contaron que ella no estuvo en la estructura de base de los ambientalistas, y que su figuración en ese campo era la de un ciudadano del común. 

"El activismo era el mismo de un ciudadano que se preocupa por causas ambientales y que invitaba a marchar. Se opuso a la tala de árboles en Zapamanga, pero no era de la estructura de los ambientalistas del comité o algo similar", nos dijo una de esas fuentes.

En su carrera política tampoco tuvo el ambiente como una bandera, por lo que está claro que no era una líder ambiental.

De hecho, una fuente que hizo parte de su círculo cercano le dijo a La Silla: “eso del páramo de Santurbán no es cierto, no sé por qué lo están diciendo”.

Guerra tampoco tenía liderazgo en tierras.

Sí era abogada en un lío de tierras, pero eran privadas y su herencia

Después de sonar para la Supersolidaria, Guerra se marginó casi completamente del escenario público y se dedicó a fondo al lío de tierras que varios medios reseñaron, pero que no era propio de una líder social. 

Contrario a esa referencia, lo que estaba defendiendo era la propiedad de una de las tierras que ella y sus hermanos heredaron de su papá, no una restitución a desplazados.

La finca, como lo han reseñado varios medios, se llamaba Hacienda Zapamanga, tiene una extensión de 56 hectáreas, y está ubicada en un sector popular de Floridablanca, una de las zonas que más se puede valorizar en el área metropolitana de Bucaramanga porque el año pasado el Plan de Ordenamiento Territorial del municipio cambió su uso.

En la Alcaldía le confirmaron a La Silla que una porción de la Hacienda Zapamanga quedó en el perímetro urbano porque tiene varios pedazos ocupados ilegalmente, y con esa decisión el municipio puede proveer legalmente de servicios públicos.

El resto quedó zona de expansión porque aunque la Empresa de Alcantarillado de Santander, Empas, dio disponibilidad de servicios, el Acueducto Metropolitano de Bucaramanga no lo hizo.

Según le contaron a La Silla tres fuentes dateadas, en torno a la finca había dos problemas privados. 

Por una parte, como se ha conocido hasta ahora, Guerra estaba intentando negociar con invasores que le desocuparan los terrenos a cambio de pagarles las mejoras. 

Esa labor era riesgosa por los intereses que se movían, y por eso Guerra había pedido escolta de la policía para ir a la finca el viernes; sin embargo, no solicitó la compañía el día que la asesinaron.

El otro problema tiene que ver con que al parecer la finca estaba en disputa entre los hermanos, y no todos querían hacer con la herencia lo mismo que Yamile. 

De hecho, La Silla supo que una de las hipótesis del asesinato en las que está trabajando la Policía y que fue evaluada en un consejo de seguridad, es que algún familiar haya tenido que ver.

Haya sido así o no, el único proceso de tierras que tenía Guerra era el de esa finca, por lo que estaba lejos de haber sido una lideresa de restitución de tierras.

El homicidio es lamentable, como las muertes violentas de los 12 mil colombianos que ocurren anualmente según cifras oficiales, pero no es un ejemplo del asesinato de líderes sociales, como lo mostró Petro para convocar a la marcha del viernes.

Comentarios (12)

CALICHE

23 de Julio

0 Seguidores

Lamentable articulo. Esta bien que no fuera líder social, pero el derecho a l...+ ver más

Lamentable articulo. Esta bien que no fuera líder social, pero el derecho a la vida es sagrado y todos los asesinatos son condenables. Demasiada insidia del autor del articulo.

Jineth Prieto

23 de Julio

94 Seguidores

Hola Caliche. El artículo no justifica de ninguna manera la muerte de Yamile....+ ver más

Hola Caliche. El artículo no justifica de ninguna manera la muerte de Yamile. Lo que cuenta es que un senador usó ese lamentable hecho para hacer un llamado político y hablar del asesinato de líderes sociales, que es una problemática muy diferente a la que rodeó el caso de Yamile.

Miguel Eduardo Uribe Guarin

24 de Julio

0 Seguidores

De acuerdo. El artículo hace énfasis en enlodar la imagen de la víctima re...+ ver más

De acuerdo. El artículo hace énfasis en enlodar la imagen de la víctima relacionándola todo el tiempo con políticos cuestionados o condenados y así menguar la indignación por su asesinato.

José Saramago ..

24 de Julio

3 Seguidores

Nadie esta diciendo o justificando la muerte de algún ser humano, por ningún...+ ver más

Nadie esta diciendo o justificando la muerte de algún ser humano, por ningún lado del articulo existe la insidia Lo que hace el articulo es:
- Precisar en la información conocida sobre Yamile Guerra, en que andaba y con quien se ha relacionado. Cual era su lucha.
- rechazar que un politiquero populista de izquierda haya usado esa muerte de Yamile Guerra para sus fines ideológicos y electoreros.

Ronald-T

24 de Julio

0 Seguidores

El punto es que el trino de un alto dignatario, y la convocatoria politica con...+ ver más

El punto es que el trino de un alto dignatario, y la convocatoria politica con errores informativos a partir de un hecho tan grave, justifican el texto tan milimétrico de la columna. Mi requerimiento sería de veracidad y parece que la tiene, pues nadie ha dicho lo contrario. Los lectores tenemos derecho a esas aclaraciones. Así que el reclamo habria que dirigirlo a otro lado.

Elizabeth Prado

24 de Julio

7 Seguidores

Es una aclaración pertinente y un artículo muy dificil de escribir. Por ejem...+ ver más

Es una aclaración pertinente y un artículo muy dificil de escribir. Por ejemplo, yo sentí al terminar de leerlo que le faltó empatía, pero también reconozco, que el rol del periodista al decir la verdad, puede generar ese tipo de sensaciones.

Fabio Ivan Gonzalez Cuevas

24 de Julio

0 Seguidores

"Aunque a raíz del trino medios de todo el país registraron la muerte de Gue...+ ver más

"Aunque a raíz del trino medios de todo el país registraron la muerte de Guerra .... "me parece tendencioso, induce a creer que fue a raíz del trino que los medios registraron el crimen con los detalles que dio Petro y no al contrario, que Petro se entero por algún medio noticioso y trino lo que leyo en el.

Jineth Prieto

26 de Julio

94 Seguidores

Hola Fabio. Fue en ese orden. Él publica contando el suceso y adjunta el chat...+ ver más

Hola Fabio. Fue en ese orden. Él publica contando el suceso y adjunta el chat de WhatsApp en el que lo informaban. Después, medios de todo el país empezaron a informar al respecto.

Gustavo Salazar

27 de Julio

0 Seguidores

Una recopilación muy detallada de hechos que apuntan a sostener la premisa ...+ ver más

Una recopilación muy detallada de hechos que apuntan a sostener la premisa ▬dada por el titular▬ y la conclusión de que "la mataron por que se lo buscó".
·
Sí, su vida en efecto discurrió por bastante manzanillismo al lado de toldas tradici, pero fue segada violentamente; empero, el escrito versa más sobre las andanzas de la víctima que sobre alguna conjetura acerca de los victimarios.

Gustavo Salazar

27 de Julio

0 Seguidores

Una recopilación detallada de hechos que apuntan a sostener la premisa ▬dad...+ ver más

Una recopilación detallada de hechos que apuntan a sostener la premisa ▬dada por el titular▬ y la conclusión de que "la mataron por que se lo buscó".
·
Sí, su vida en efecto discurrió por bastante manzanillismo al lado de toldas tradicionales, pero fue segada violentamente; empero, el escrito versa más sobre las andanzas de la víctima que sobre alguna conjetura acerca de los victimarios.

Gustavo Salazar

27 de Julio

0 Seguidores

Ahora bien, se descalifica a priori la posible preocupación ambiental de ella...+ ver más

Ahora bien, se descalifica a priori la posible preocupación ambiental de ella por Santurbán solamente porque no la '
distinguían' en las organizaciones.

O sea, ¿para participar en la defensa de la natural hay que conseguir carné?; ¿se verificó si de pronto ella estaba actuando por primera vez en su vida como ciudadana anónima, a favor de una causa que no le reportase dividendo directo?

José Saramago ..

29 de Julio

3 Seguidores

Lo de Petro si es pura politiquería y demagogia.
Es claro es que precis...+ ver más

Lo de Petro si es pura politiquería y demagogia.
Es claro es que preciso el día en que el Presidente Iván Duque daba su discurso de instalación del Congreso (que incluía a los lideres sociales), Petro, mientras trinaba mostrando a Yamile Guerra como “una líder social” en vez de la de una ciudadana normal (pues no era parte de alguna organización o estructura ambientalista), promovía marchar.

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia