Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Jineth Prieto · 23 de Julio de 2018

6814

0

Desde 2016, con la llegada de Didier Tavera al Palacio Amarillo, la Empresa de Alcantarillado de Santander, Empas, se convirtió en el fortín compartido del grupo político del Gobernador y del exrepresentante del viejo PIN, Fredy Anaya Martínez.

Como ha contado La Silla, ambos la han usado para hacer política en el departamento moviendo a contratistas y funcionarios a favor de sus respectivos candidatos; sin embargo, hasta ahora, no era muy claro cómo se manejaban los $64 mil millones de presupuesto anual de inversión esa empresa.

Continuando con el especial de cómo se ha invertido la plata en los santanderes, La Silla revisó los contratos de más de mil millones que ha adjudicado Empas desde que Tavera se posesionó y encontró que buena parte la contratación de los dos primeros años está concentrada en empresas ligadas a esos dos grupos políticos. 

Mientras que las que tienen vasos comunicantes con Anaya se han quedado con la ejecución de $18 mil millones en obras en Bucaramanga, Girón y Floridablanca; otros $10 mil millones han quedado en manos de consorcios que tienen en común a un contratista y una empresa que están ligadas a Martín Tavera, el tío más poderoso del Gobernador.
 

El hilo que conduce a los Tavera

En 2016, cuando Didier Tavera llegó al poder y luego de nombrar a Nury Espinosa, la esposa de su tío Nelson López en la gerencia de Empas, en la lista de súper contratistas de esa empresa aparecieron dos firmas que hasta ahora eran desconocidas en el universo de las obras de alcantarillado en Santander. 

 

Una es IRC SAS, una firma que hasta ahora había sido conocida por contratar en el sector eléctrico del departamento y ocasionalmente obras de infraestructura.

La otra es JL Ingeniería, Construcción y Consultoría SAS, una empresa que nació en mayo de 2016, es decir, a cinco meses de que Tavera llegara al poder, y que se constituyó con el fin de desarrollar obras y consultoría en todas las ramas de la ingeniería, incluidas civil, petróleos, sistemas, mecánica y ambiental.

Ambas, en los dos años y medio que completa el periodo del Gobernador Tavera, se han quedado en consorcio con la ejecución de obras por más de $10.422 millones, casi una cuarta parte de la plata que invirtió Empas en los dos primeros años de esta administración.

Además, comparten otras cosas en común.

La primera, es su relación con John Servando Zafra, un ingeniero eléctrico que es uno de los representantes legales de las dos firmas y que es conocido por haber hecho carrera al lado de políticos en Santander.

Nueve fuentes que lo conocen, entre contratistas de su gremio y políticos regionales, le dijeron a La Silla que los inicios de sus relaciones políticas arrancan con el grupo del exsenador condenado por la yidispolítica, Iván Díaz Mateus, de quien es amigo personal.

“Aquí lo empezamos a conocer porque era del grupo de él y de Lina Barrera (representante saliente del Partido Conservador)”, dijo una de esas fuentes a La Silla. “Les trabajaba a ellos”.

“Es un contratista silencioso que está ahí para lo que lo necesiten”, dijo otra de esas fuentes.

La Silla no obtuvo pruebas de esa última afirmación, pero lo que sí confirmó es que su relación fue tan estrecha con ese grupo que en 2012 Zafra fue nombrado como cuota de Lina Barrera en el Consejo Directivo de la CAS, la segunda CAR más importante de Santander, como delegado del Presidente, y ratificado en 2015.

Su figuración en esa CAR le daba una ficha clave al grupo de Iván Díaz Mateus, porque la sede principal está en San Gil, municipio del que es originaria Lina Barrera y uno de los centros electorales más grandes del departamento detrás del área metropolitana y Barrancabermeja, y es usada como un fortín político en temporada electoral. 

Sin embargo, más allá del grupo de Díaz Mateus y de Lina Barrera, a la par Zafra se fue acercando a otros poderosos de la región, entre esos a Martín Tavera Rodríguez, el tío del Gobernador que maneja millonarios negocios de comercialización de cerveza, gasolina y transporte de carga en el país, y es conocido por ser un financiador de campañas en Santander, aunque no aparece en los reportes oficiales de cuentas. 

Como ha contado La Silla, él es conocido por ser el poder detrás del poder en el Palacio Amarillo, y para el caso de las dos súper contratistas de Empas es el otro hilo que tienen en común.

Según el registro de constitución de JL Ingeniería, esa empresa fue fundada por Zafra y por Luz Adriana Ortiz, la primera pareja de Martín Tavera Rodríguez con quien tuvo un hijo.

Esa empresa comparte sede y teléfonos con IRC, pero cuando nos comunicamos con el número registrado en la Cámara de Comercio nos dijeron que esa empresa no funcionaba allí y tampoco nos dieron razón de Ortiz.

Lo particular de la aparición de la expareja de Martín Tavera en esa empresa es que ella no vive en Santander; según los reportes oficiales publicados en el Secop, no ha contratado con el sector público; y hasta donde logró rastrear  La Silla, es la primera vez que aparece figurando en una empresa de obras de ingeniería

Ella solo aparece en el documento de constitución de esa empresa. En adelante, ha delegado todas las funciones a Zafra, quien -al igual que en IRC- tiene a su empleado Saúl Triana como el representante legal principal.

En Empas, tres fuentes, una de las cuales tiene acceso a información privilegiada en esa empresa, nos contaron que adentro los contratos que se ha ganado Zafra en consorcio con JL Ingeniería son identificados como los de Martín Tavera. 

Sin embargo, de eso no obtuvimos pruebas más allá de la relación en los papeles de la constitución de la empresa y de seis testimonios más que nos relataron que Tavera y Zafra, además de amigos, son socios.

Intentamos conocer la versión de Martín Tavera y de John Zafra al respecto pero no contestaron las llamadas y mensajes que dejamos en sus números de celular.

En todo caso, lo que sí queda claro por ahora es que la recién constituida empresa de la que es dueña la expareja de Martín Tavera pasó de nacer en papeles, a ejecutar junto con Zafra obras de alcantarillado en Bucaramanga, Floridablanca y Girón adjudicadas por la empresa que es manejada por una de sus hermanas.

Anaya recargado

Al tiempo de que esas dos empresas empezaron a tener juego, también aparecieron las relacionadas con el exrepresentante del viejo PIN, Fredy Anaya, quien tiene una relación de vieja data con Empas.

Siendo director de la Corporación para la Defensa de la Meseta de Bucaramanga, Cdmb, en 2006, Anaya creó Empas debido a un fallo del Consejo de Estado que le impidió a las CAR manejar los servicios públicos en sus respectivas jurisdicciones.

Desde entonces, y tras su salida de la Cdmb, en esa empresa empezaron a contratar López Morales & Cia, que pasó a llamarse Polo Construcciones hace dos años; Procononam, que también cambió de nombre hace dos años por el de ELS Ingeniería; y Sayan.

Por la recurrente aparición de empresas en la adjudicación de los contratos de Empas, Anaya fue denunciado en 2014 por presuntamente estar detrás de un carrusel que lo favoreció con contratos por más de $57 mil millones.

En junio pasado la Corte Suprema de Justicia decidió inhibirse de abrir investigación contra Anaya por esas denuncias, tras concluir que pese al parentesco con los dueños de las empresas con él, no hay pruebas de que el excongresista hubiera tenido injerencia en la adjudicación de los contratos.

Anaya también le ha dicho a La Silla que las denuncias sobre su injerencia tanto en la Cdmb como en la Empas no son ciertas; pero más allá de eso lo que sí sucedió tras esas denuncias de 2014 fue que esas empresas dejaron de aparecer dentro de la lista de recurrentes contratistas de Empas, hasta que, como contó La Silla, se eligió en la dirección de la Cdmb Martín Camilo Carvajal, un aliado del congresista y arrancó el periodo de Tavera. 

En esta era, la ficha clave de Anaya en esa empresa, que es de propiedad en un 99 por ciento de la Cdmb (uno de sus fortines), es la Secretaría General a Blanca Clavijo, una abogada que es esposa de Alberto Rodríguez, exalcalde de Rionegro y un activo miembro del grupo político del excongresista.

Desde 2016 hasta ahora, en solitario y con diferentes consorcios las empresas relacionadas directamente con Anaya, quien eligió a su esposa Nubia López en marzo como la representante liberal más votada de todo el país y que en 2019 quiere buscar un cargo de elección popular, se han quedado con la ejecución de $18.579 millones.

Pero, además de las tres empresas conocidas de Anaya, en esta ocasión La Silla encontró dos empresas que también tienen vasos comunicantes con él. 

La primera es Construcción, Ingeniería y Proyectos SAS, Coningpro, una empresa creada en marzo de 2015.

En papeles esa firma está representada legalmente por Andrés Felipe López Caballero, hijo de Edilso López, el representante legal de ELS Ingeniería, y concuñado de William Anaya Martínez, el hermano del Representante.

Coningpro se quedó como parte de un consorcio con un contrato para el mantenimiento del alcantarillado por $2.280 millones. El socio es José Alberto Jérez, quien según su página de Facebook, trabaja en Proconam, el primer nombre que tuvo ELS Ingeniería. 

La segunda, es Soyda SAS, una empresa que se creó en 2014 en Ríonegro y que desde 2016 se ha quedado con seis obras en Empas (la única empresa del Estado con la que ha contratado), que suman $7.681 millones.

Esa empresa está relacionada con Alberto Rodríguez, quien además de ser el esposo de la Secretaria General de Empas, en 2015 -siendo Alcalde de Ríonegro y como miembro del Consejo Directivo de la Cdmb- votó para que llegara a la dirección de esa CAR Martín Camilo Carvajal, la ficha de Anaya en esa carrera.

Rodríguez, quien fue uno de los miembros más activos de la campaña de la campaña de Nubia López, es conocido dentro de ese grupo político por ser el dueño de Soyda. 

“Esa empresa es la que maneja Beto”, le dijo a La Silla una de las fuentes que está dentro del grupo de Anaya.  

Aunque eso en papeles no lo pudimos comprobar y Rodríguez nos lo negó, sí encontramos que él ha hecho pronunciamientos en sus redes sociales a nombre de Soyda SAS, empresa que junto a Fredy Anaya ha patrocinado equipos de fútbol.

También que Soyda patrocinó camisetas con el logo de la candidatura de la esposa de Anaya. 

Rodríguez Montaña aspira lanzarse a la Asamblea de Santander el próximo año con el respaldo del grupo de Anaya.

 

Nota de la editora: Después de la publicación de esta historia, nos hicieron llegar un fallo de junio de este año en el que la Corte Suprema de Justicia se inhibe de abrir investigación contra Fredy Anaya por el carrusel por el que lo denunciaron en 2014. Agregamos esa información.

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia