Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Jineth Prieto · 11 de Septiembre de 2018

1088

1

Ayer finalmente se formalizó en Bucaramanga la alianza de las bancadas en Congreso de Santander y de Norte con el fin de atraer inversión para los dos departamentos .

El ejercicio es interesante porque unir en una sola dinámica a los dos santanderes en momentos en los que Iván Duque tiene enredadas las mayorías en el Congreso y necesita empezar a tramitar varios proyectos, pone a los congresistas en posición de ventaja y los convierte en un nuevo elemento de presión para el Gobierno.

También porque la unidad es algo que se ha intentado sin éxito históricamente, entre otras, porque los dos departamentos tienen necesidades muy diferentes, y porque los políticos han preferido moverse en proyectos unitarios que les generan réditos en electorados focalizados en sus propios departamentos. 

 

Aunque a las reuniones que se realizaron en Cúcuta y Bucaramanga para darle el banderazo de salida a la integración regional asistieron buena parte de los congresistas, aún no es tan claro que la estrategia funcione.

Eso principalmente porque el acto de presencia no es muestra directa de voluntad política para trabajar en conjunto, y, de hecho, La Silla supo que al menos tres congresistas de las dos regiones no están tan convencidos de montarse al bus de la súper bancada debido a que sienten que está siendo utilizada políticamente.

“La reunión de hoy sirvió para que unos estuvieran en una mesa principal y los otros se sentaran a escuchar. La invitación era para una mesa de trabajo y eso se quedó en la exposición de unas necesidades que todos sabemos que ya tenemos”, nos dijo un congresista de Santander que habló bajo la condición de que le reserváramos el nombre.

También porque otros tres congresistas nos dijeron que como el presidente de la Cámara, Alejandro Carlos Chacón, es el que está liderando el proceso, eventualmente podría haber resistencia porque no a todos les gusta trabajar con él.

“Él manda a todos como si fueran sus empleados y así no son las cosas. Estamos de par a par y si no lo entiende pues no todos le vamos a caminar”, explicó uno de esos congresistas.

Además, por lo menos en el caso de Santander, está en contra que la bancada no está completamente alineada con el Gobernador, Didier Tavera (junto al gobernador de Norte, William Villamizar, será otro de los actores claves de la iniciativa), porque los ha desconocido y eso los tiene en orillas políticas opuestas.

Que esas diferencias se zanjen será algo determinante porque sin la fuerza completa de los dos departamentos, que sumados tienen 22 congresistas, no tendrían cómo ejercer mucha presión al gobierno de Iván Duque en momentos en los que hay bancadas mucho más grandes pujando por inversión (por ejemplo, la del caribe suma más de 60 congresistas y la del pacífico más de 40).

Sin embargo, si logran superarlas y hablar el mismo idioma entrarán a jugar con varios puntos a su favor. 

El primero es que la figura de la Presidencia de la Cámara le da una connotación diferente a la movida regional porque desde ese cargo Chacón podría demorarle el trámite de proyectos a Duque, e incluso -con los micrófonos que le da esa posición- hacer eco de críticas a su gobierno.

El segundo, que los dos departamentos tienen a siete congresistas en las comisiones terceras y cuartas, que son en las que se está debatiendo conjuntamente el presupuesto, y mientras que en la tercera de Cámara el Presidente no tiene mayorías, en las demás las logra solo con uno o dos votos.

Y el tercero, que en la presidencia de la Comisión Cuarta de Cámara está, Édgar ‘el Pote’ Gómez, y su rol en la aprobación del presupuesto será protagonista.

De hecho, los santanderes también pueden jugar con que tienen la presidencia de la Comisión Quinta en la Cámara, con Ciro Fernández, y la de la Comisión Segunda en el Senado con Jaime Durán. 

Esas, aunque no están relacionadas con los debates del presupuesto, podrían embolatarle el tránsito a otras iniciativas del gobierno.

Por ahora, como está planteado el escenario se conformarán mesas de trabajo en las que gremios y políticos de los dos santanderes priorizarán proyectos (la mayoría serán vías), para entregarle un documento a Duque a más tardar el 22 de septiembre, es decir, tres semanas antes de que se cumpla el tiempo límite para aprobar el presupuesto en el Congreso. 

De funcionar, la alianza se convertiría en el primer intento de integración regional con éxito en los dos departamentos.

Además sería una victoria política para Chacón, no solo por liderar la unidad de las bancadas, sino porque de paso lograría que un grupo con fuerza le meta presión a Duque cuando el liberalismo se declaró independiente luego de que lo ignoraran en la repartija de mermelada.

Comentarios (1)

Marta Cardenas

11 de Septiembre

0 Seguidores

Ojala puedan Unirse y sacar proyectos que generen progreso para nuestros Depar...+ ver más

Ojala puedan Unirse y sacar proyectos que generen progreso para nuestros Departamentos

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia