Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Jineth Prieto · 15 de Octubre de 2019

9940

0

 

Durante la temporada electoral es poco común que grandes contratistas le den su apoyo de frente a un candidato. 

Aunque la financiación formal es complicada porque los trámites son engorrosos y tienen que cuidarse de volar topes para no quedar inhabilitados, en el fondo la resistencia tiene que ver con que en lo local los universos de contratistas son más pequeños y a ninguna de las partes le sirve quedar fichada.

Eso, principalmente porque, como contamos en La Silla, existe la percepción de que las empresas donan para luego obtener un beneficio ilegal mediante contratación y el riesgo reputacional es muy alto.

Aún así, en Santander hay cuatro grandes contratistas que aunque, según nos dijeron, no están financiado en efectivo, sí han aparecido en las reuniones de las campañas.

 

1

Otacc y la Foscal alineados con Cárdenas

Otacc es una de las constructoras más grandes de Santander y solo entre 2016 y este año ha ejecutado al menos $300 mil millones en obras públicas en solitario o en consorcio.

Desde que Juan Carlos Cárdenas, candidato del exalcalde de Bucaramanga Rodolfo Hernández, arrancó la campaña ha tenido el espaldarazo de esa compañía.

José Rubén Cavanzo, socio y gerente de proyectos Otacc, fue uno de los promotores iniciales de esa aspiración.

Cómo contó La Silla,  él organizó una reunión en el Club del Comercio a finales del año pasado para presentárselo a otros constructores del departamento como la eventual ficha a la Alcaldía del gremio y el potencial heredero de las banderas de Rodolfo Hernández.

Desde entonces Cavanzo ha estado de frente con él, pero hasta el fin de semana no había hecho un acto de campaña en el que quedara claro que más allá de su apoyo personal, también le estaba haciendo proselitismo.

Este fin de semana, Cárdenas apareció en la fiesta de integración de la empresa para hacer campaña.

En el encuentro, además de él y Cárdenas, estuvo presente Federico Gómez Dangond, dueño de Sumas Construcciones e hijo del excandidato uribista al Senado, Carlos Alberto Gómez, quien también le está haciendo campaña a Cárdenas. 

Federico, junto a Cavanzo, fue uno de los promotores iniciales de esa aspiración. 
 
Cavanzo le dijo a La Silla que no le están financiando la campaña a Cárdenas con aportes en efectivo y que su respaldo es como el de cualquier voluntario de la campaña.

El segundo megacontratista que sumó de frente la campaña del candidato de Rodolfo Hernández, es el súper poderoso empresario de la salud Virgilio Galvis. 

Como ha contado La Silla, Galvis es el más político de esa familia de cacaos en Santander, que es dueña de Vanguardia, el periódico más grande la región. 

En la campaña presidencial Galvis estuvo de frente con Iván Duque y hace cuatro años apoyó a Holger Díaz, quien terminó con muerte política por tráfico de influencias siendo congresista y en ese entonces fue el candidato a la Gobernación de Santander del entonces mandatario departamental y hoy senador de Cambio Radical, Richard Aguilar.

 
2

El empujón de Ecoservir a Leonidas y sus manuelas

Ecoservir es una de las empresas poderosas en el suministro de servicios para la industria hospitalaria en Santander.

Aunque su fuerte está en la comida hospitalaria, cafetería y en los procesos de aseo y desinfección de centros de salud, desde 2017 incursionó en el mercado del suministro del Plan de Alimentación Escolar, PAE, en Santander. 

Su entrada a ese gremio se dio en medio de varias denuncias sobre presuntos favorecimientos de la Gobernación de Santander al consorcio que integró para ejecutar un contrato de $32 mil millones en 2017, y aunque desde entonces no había vuelto a sonar, desde que arrancó este año también se quedó con el suministro del PAE en Girón.

Los dueños de Ecoservir son Carlos Duarte, un empresario que, además de estar en esa industria, tiene negocio con una lavandería que contrata con hospitales de varias provincias del departamento; y su esposa Natalia Badillo. 

La segunda es la que menos suele aparecer y guarda un perfil bajo, pero para esta campaña salió de frente.

Su aparición se dio en la campaña de Leonidas Gómez y como una de las líderes del grupo de las Mil Manuelas, plataforma con la que el candidato a la Gobernación agrupa a buena parte de las mujeres que están activas en su campaña.
 
Sobre su ingreso al movimiento de las manuelas, Badillo le dijo a La Silla que se acercó porque le parecía interesante y que fue anterior al inicio de la actual campaña de Gómez.

“Lo que pasa es que todo se vuelve visible es en campaña, pero esto viene de atrás”, aseguró. “Pero no me he reunido más de cinco o seis veces”.

Aunque  negó tener algún tipo de liderazgo interno, La Silla habló con cinco fuentes de adentro de esa plataforma por aparte y todas coincidieron en decirnos que sí lo tiene y que incluso tira línea adentro. 

De eso incluso ha quedado prueba en chats internos de la campaña donde ella ha sugerido que se hagan reuniones para definir el día electoral; en fotografías en donde ha posado junto a Rodolfo Hernández y las demás integrantes de las manuelas; y en que las reuniones del equipo se hacen constantemente en el Café Las Rosas que es de su propiedad.

Sobre todas esas coincidencias reiteró que apoyaba al grupo, que tenía empatía con varias candidatas pero que no estaba no poniendo plata para apoyar a nadie en particular, ni apalancar la aspiración de Gómez.

“Yo presto el espacio cuando nos hemos sentado a discutir algunos temas, pero cada quien paga su consumo. Esa no es una donación o algo similar, incluso hay candidatos que han alquilado el café. A mí no me sobra plata para dársela a las campañas”, aseguró Badillo.

Sin embargo, dos fuentes de adentro, una de las cuales lo sabe de primera mano y es testigo, le dijeron a La Silla que el sueldo de Laura Marulanda, una de las personas encargadas de coordinar el tema de género en la campaña internamente, está siendo pagado por Badillo.
 
Según esas mismas fuentes y otras dos que tienen como saberlo porque hicieron parte de la organización, Badillo también fue una de las organizadoras de un evento que estaba programado para hoy en la noche en el auditorio de la Panamericana  -el mismo que ella ofreció hace unos días- con candidatos para definir el día electoral.

La dueña de Ecoservir le negó a La Silla ese rol y sobre Marulanda solo dijo: “es mi amiga de una iglesia cristiana”. 

Sobre ambos hechos no obtuvimos respuesta oficial en la campaña, pero supimos que el evento fue cancelado después de las llamadas de reportería que hicimos.

En todo caso, aún si ella no pagara a nadie del personal o no estuviera detrás de la logística de eventos, lo claro es que sí hace parte de una de las plataformas de la campaña de Gómez y que ayuda a tirar línea entre las candidatas que hacen parte de las bases electorales del candidato.

 
3

Sergom y el espaldarazo a Claudia y a Aguilar

El destape de Germán Serrano y Jaime Omar Gómez, los dueños de Sergom Construcciones, fue vía Claudia Lucero López.
La candidata del movimiento Hagamos Ciudadanía, que es esposa del senador liberal Miguel Ángel Pinto y tía del gobernador Didier Tavera, publicó en su cuenta oficial de Twitter una foto agradeciendo el apoyo de empresarios con una foto de un auditorio lleno de fondo.

Aunque no los identifica, son los que aparecen haciéndole el guiño a su aspiración y a la de Alfonso Pinto, cabeza de la lista liberal a la Asamblea y candidato del gobernador Didier Tavera a ese cargo.

En ese mismo auditorio también dio discurso -con los dos contratistas en tarima-, Mauricio Aguilar, candidato del movimiento Siempre Santander e hijo del parapolítico Hugo Aguilar. 

Sergom, es una de las empresas recurrentes en la contratación de obra pública en Santander y una de las habituales socias de Julián Serrano Gómez, megacontratista que se disparó en el sector público en este cuatrienio.

Tanto Germán como Jaime Omar han sido claves en la experiencia de Serrano, porque aparecen en consorcios con participaciones que oscilan entre el  1 y el 5 por ciento y le aportan experiencia o indicadores financieros.

Sin embargo, en este caso en particular La Silla no encontró relación alguna con la aparición de los dueños de Sergom en la campaña y Serrano.

Germán Serrano le dijo a La Silla sobre su aparición y la de su socio en la tarima que ellos no fueron los organizadores, que fueron invitados, que no están financiando ninguna de las campañas y que así como han asistido a esa reunión han aparecido en eventos de otros candidatos.

Sin embargo, no le dio detalles a La Silla de cuáles aspirantes, ni tampoco explicó porqué los dos aparecían en tarima dándole el guiño a López y a Aguilar.

 

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia