Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Jineth Prieto | Ana León · 08 de Mayo de 2018

2279

0

A tres semanas de la primera vuelta presidencial, la aspiración de Sergio Fajardo en Norte de Santander no ha despegado. Aunque la campaña tiene una estructura que en su mayoría está cimentada en la ola verde de 2010, la opinión que logró mover Antanas Mockus en ese entonces aún es difusa y no es tan claro que se vuelva a levantar el 27 mayo.

En esa región, el candidato de la alianza entre el Polo Democrático, Alianza Verde y Compromiso Ciudadano, tiene en contra, además de la dispersión de las bases que en gran parte aterrizaron en la campaña de Gustavo Petro, varios factores que le juegan en contra.

Estos son los cinco claves.

1

El voto de opinión es poco y está partido en tres

Tradicionalmente el voto de opinión es el eslabón más débil de la cadena electoral en Norte de Santander, y Fajardo se está peleando ese apoyo con las campañas de Petro y de Iván Duque en esa región. 

Duque, como ha contado La Silla, además de tener a buena parte de los empresarios, ha hecho campaña en ese departamento haciendo uso del fantasma del ‘castrochavismo’, algo que le ha funcionado debido a que esa región es la principal receptora de la migración venezolana. 

En las consultas del 11 de marzo en Norte de Santander, Duque le sacó a Petro la mayor ventaja porcentual en votos en todo el país. Además tiene a su favor, que ese es un departamento de tradición conservadora. 

Por su parte, Petro ha logrado conquistar más espacios que Fajardo, principalmente porque así como en el resto del país, en esa región las bases de buena parte del Polo y de los verdes se fueron a su campaña. 

La otra porción está en las maquinarias, que como ha contado La Silla, en su totalidad están con Germán Vargas Lleras; y los abstencionistas.

“Norte de Santander es como Sucre o Córdoba, aquí la transacción del voto es muy importante”, le dijo a La Silla un político de la región. “Fajardo es un candidato para la clase media y en el departamento esa clase social es mínima”. 

Las pocas posibilidades de arrastrar una votación alta en Norte las tienen claras en la campaña de Fajardo. Es por eso que, según una fuente de adentro de la campaña, desde el 8 de febrero el candidato no ha privilegiado ninguna visita a la región. 

“Una campaña hace cuentas. Donde hay un techo no se privilegian tantos esfuerzos como en regiones donde se ve la oportunidad de crecer”, nos dijo un directivo de la campaña fajardista.

La meta en Bogotá es que Fajardo alcance al menos 50 mil votos en el departamento; sin embargo, en la campaña le quieren apuntar a 120 mil votos, tratando de despertar una segunda versión de la ola verde en Norte de Santander en las últimas tres semanas de la campaña.

La pregunta es si Fajardo va a lograr entusiasmar a esa porción de votantes que normalmente no deciden y que en el departamento suman el 49 por ciento de los electores, o si Petro también va a terminar mordiendo ese pedazo en lo que resta de la campaña.

 
2

Los líderes políticos más visibles están dormidos

En Norte de Santander las curules más visibles de la coalición que apoya a Fajardo están en el senador del Polo, Alberto Castilla, en la Asamblea con Jhon Edison Ortega, y en el Concejo de Cúcuta con Oswaldo Rincón. 

Sin embargo, uno de ellos no está completamente jugado con la campaña de Fajardo y sobre dos hay versiones encontradas.

Mientra que Poder de Unidad Popular, la tendencia de Castilla en el Polo, está con Petro, el diputado Ortega solo empezó a hacer campaña en pueblos el fin de semana pasado.

Según la versión que nos dio Ortega, eso obedece a que en esta campaña no hay mucha plata y la correría se hace en la recta final y eso no quiere decir que no esté "comprometido con la campaña desde el inicio". Eso contrasta con la versión de dos fuentes del grupo de Fajardo en Norte que nos dijeron que su movida está a media marcha. 

Además, la posición del concejal está en entredicho. 

Si bien, Rincón le dijo a La Silla que está apoyando a Fajardo, en la campaña tres fuentes nos contaron que está con Germán Vargas Lleras, el candidato del exalcalde de Cúcuta Donamaris Ramírez, líder de su grupo político, y en su Facebook ha compartido contenidos relacionados con la aspiración del candidato del Cambio.

“Con él no estamos contando. Ni se ve ni se siente”, nos dijo Albeiro Bohórquez, uno de los coordinadores de la campaña de Fajardo en Norte.

Por su parte, Francisco Cuadros, que fue la cabeza de la lista que armaron en coalición los verdes, el Polo y la UP en Norte y obtuvo 5.660 votos, no está haciendo campaña directamente, porque es del grupo de Ángela María Robledo, quien tras las legislativas se convirtió en la fórmula vicepresidencial de Petro. 

“Tiene conflicto de intereses”, le dijo a La Silla una fuente que ha trabajado con él. 

Cuadros nos explicó que el hecho de que no esté haciendo campaña de frente tiene que ver con que está aplicando a un cargo en Naciones Unidas y que por eso debe “ser prudente” con sus posiciones políticas, y aseguró que en todo caso quienes conformaron su equipo sí están de frente con Fajardo. 

Sin embargo, el primer argumento no es tan fuerte debido a que nos dijo que si Ángela María pasaba a segunda vuelta haría campaña de frente por ella; y para lo segundo no tiene tanto mérito debido a que el equipo que lo acompañó en las legislativas en su mayoría viene de la ola verde de 2010 y en esencia es fajardista.

El excandidato verde a la Gobernación de Norte, Ramón Elí Támara, quien es uno de los verdes con más trayectoria en Norte, está con Gustavo Petro.

En el lado del Polo, la excandidata a la Gobernación de Norte y más adelante vocera de la Farc en el Congreso, Judith Maldonado, hace cinco días anunció que está con Petro.

Fajardo conserva de su lado a los excandidatos a la Cámara Alix Marina Ojeda, a Miriam Tamara y a Mauricio Numa (es fuerte en Ocaña), y ha sumado a la excandidata liberal animalista Lina Reyes, y al exconcejal de Cúcuta Eduardo Gerardino, que en la pasada campaña apoyó al liberal Jorge Acevedo y eligió hace dos años a su hijo Yilmer Gerardino en el Concejo de Cúcuta.

 
3

No convenció a las organizaciones sociales

Aunque la fuerza de Alix Marina Ojeda está con Fajardo y ella tiene influencia en sectores sociales, sobre todo del Catatumbo, las estructuras sociales de Norte de Santander con mayor incidencia política en la región están en la campaña de Gustavo Petro. 

Por ejemplo, la Asociación Sindical de Institutores Nortesantandereanos, Asinort, que tuvo representación en la Asamblea con Ramón Elí Tamara (también se lanzó a la Gobernación en 2015) tiene a 11 de los 13 miembros de la junta directiva jugados con la campaña de Petro. 

En el caso de las asociaciones campesinas del Catatumbo, como Ascamcat, que a su vez es una de las que mayor visibilidad tiene tras protagonizar el paro agrario de 2013, también está con la campaña de la Colombia Humana. 

La otra representativa de esa subregión es Cisca, que si bien no ha hecho un pronunciamiento oficial, sí se mueve políticamente con el senador Alberto Castilla y él, como contamos, está quieto políticamente pero con sus bases en las filas de Petro.

Además están 29 organizaciones juveniles, de la mujer, de derechos humanos y de víctimas que junto con Ascamcat conforman Marcha Patriótica en Norte de Santander y que desde hace dos semanas están haciéndole campaña a Petro formalmente.

 
4

No conquistó a los empresarios

Salvo Jorge Maldonado, dueño de la cadena de restaurantes Rodizzio y 2x1 Pizza en Cúcuta y Bucaramanga, y quien es uno de los coordinadores de la campaña, Fajardo no logró acortar distancias con los empresarios de Norte de Santander. 

La Silla supo que aunque la Comisión Regional de Competitividad intentó reunirse con él e incluso se alcanzaron a concretar dos almuerzos con los empresarios -uno de los cuales se planteó con su fórmula Claudia López-, finalmente la agenda jamás coincidió.

En su lugar, ese sector ya se ha reunido con Gustavo Petro, con Germán Vargas Lleras, y hasta lo hizo con Juan Carlos Pinzón, cuando era candidato presidencial. 

La figura de Maldonado ha aportado a la campaña, en la medida en que es Gobernador Rotario del departamento, y en ese círculo ha movido la aspiración de Fajardo. 

Sin embargo, su nombre también ha generado resistencia porque en la campaña de 2014, después de arrancar apoyando la aspiración de Enrique Peñalosa, terminó respaldando la del entonces candidato uribista Óscar Iván Zuluaga. 

Maldonado tampoco tiene fama de unificador, de hecho, dos fuentes nos explicaron que esa es la razón por la que hay varias sedes de la campaña de Fajardo en Cúcuta. 

“Una es la que Jorge maneja y otra es la que los verdes manejan y otra es la del Polo. No hay sinergia entre todos”, dijo a La Silla una fuente de adentro de la campaña.

 
5

Se está compitiendo la fuerza universitaria con Petro

Los grupos estudiantiles más visibles en Norte están en la Universidad Libre de Cúcuta, la Francisco de Paula Santander y la Unipamplona. 

Entre esos, hay jóvenes dirigiendo grupos a favor de las campañas de Fajardo, Petro, Iván Duque y Germán Vargas Lleras; sin embargo, la percepción es que las más fuertes son las de los primeros dos.

Cuatro fuentes de esas dos campañas coincidieron en decirnos que es una desventaja que esta vez el movimiento estudiantil esté dividido. 

“Es una pena porque estas campañas (de los verdes) no se hacen con maquinaria sino con voluntariado y la mayoría son jóvenes. Lo que tuvimos con (la campaña presidencial de) Mockus hoy lo tenemos reducido a la mitad”, nos dijo Edward Barón, líder de Alianza Verde. 

Según un líder estudiantil de Pamplona, la movilización desde las universidades más visible hasta ahora ha sido la de Petro y aún cuando la bandera de la educación es la de Fajardo, ese tema ha tenido más resonancia en la campaña del candidato de Colombia Humana.

Ambas campañas están moviéndose en redes sociales. Mientras que la de Petro en varias ocasiones ha usado figuras como la del senador electo, Gustavo Bolívar, para lograr mayor eco; en el lado de los fajardistas están usando las cuentas de los miembros de las campañas con más seguidores para aumentar el alcance de la propaganda.

Sin embargo, en las cuentas oficiales de la campaña de Fajardo en Norte de Santander los números se han quedado cortos. 

Las dos páginas de Facebook que nos referenciaron como las principales de la campaña, ‘Un norte con Fajardo’ y ‘Jóvenes Verdes Cúcuta’, tienen 382 y 288 seguidores cada una. Y si bien encontramos otras páginas que apoyan al candidato desde Ocaña y Pamplona, están muy por debajo de esas dos.

 

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia