Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Ana León · 26 de Octubre de 2018

3938

0

Ayer la Comisión Quinta de la Cámara de Representantes debatió desde Barrancabermeja sobre el futuro del fracking en el país y la modernización de la refinería de Ecopetrol.

En él participaron el viceministro de Energía, Diego Mesa, el presidente de Ecopetrol, Felipe Bayón, el director de la Agencia de Licencias Ambientales, Anla, Rodrigo Suárez, y el ministro de Medio Ambiente, Ricardo Lozano.

Estas fueron las cinco cosas que dejaron claras tras sus intervenciones.

 

1

Más que piloto, el fracking ya es un plan en ejecución

A finales de septiembre el director de la Agencia Nacional de Hidrocarburos, Luis Miguel Morelli, anunció que la prueba piloto del fracking en Colombia se desarrollaría en el Magdalena Medio a través de ocho contratos con mineras como la Conoco Phillips (tiene un lío social en San Martín, Cesar, por ese proyecto), la Drummond, Caracol Energy, Parex y Ecopetrol.  

Y aunque la versión oficial se ha mantenido en que dependiendo de lo que resulte se le dará vía libre al fracking o no en todo el pais, por lo que se mostró ayer, el desarrollo de Ecopetrol solo está pensado para los próximos once años con esa modalidad de explotación.

Bayón no solo arrancó diciendo que el Magdalena Medio era la región que tenía el potencial para aumentar la actividad operativa de Ecopetrol vía fracking, sino que habló de que a través de esa modalidad (que consiste en inyectar agua a presión a altas profundidades para romper piedras que contienen petróleo) esa zona cuadruplicaría la cantidad de barriles que produce actualmente el país.

Más adelante reveló que la proyección de la petrolera de aquí al 2030 es invertir $24 mil millones de dólares en la industria de la región, y que de ese dinero $6 mil millones serían para la refinería, $8 mil para producción y exploración y los $10 mil restantes para yacimientos no convencionales (los que se explotan vía fracking).

Y remató diciendo que los tres frentes de inversión no eran independientes sino que se complementaban entre sí, por lo que dejó claro que más que una prueba piloto, el fracking está en la espina dorsal de los planes de Ecopetrol.

 
2

Sin fracking no habrá modernización de la refinería

Como ha contado La Silla, la modernización de la refinería de Barrancabermeja, la más grande de Ecopetrol, fue la gran promesa rota del Gobierno Santos en la región.

Además de que se embolató por cuenta del escándalo de corrupción de Reficar, su aplazamiento se convirtió en el inicio de una espiral de depresión financiera para ese municipio, cuya economía está cimentada en la cadena productiva que genera la industria petrolera.

Hace algunos meses, el expresidente de Ecopetrol Juan Carlos Echeverry dijo que la única forma de obtener los recursos para invertir en la modernización era aumentando la producción del país vía fracking, y ayer desde el Ministerio de Minas mostraron que van en línea con esa idea.

“Pensar en modernizaciones de la refinería sin tener el insumo para producir los productos refinados del petróleo crea un gran interrogante. El reto que tenemos es incrementar esas reservas”, dijo el viceministro de Energía, Diego Mesa, quien representó esa cartera en el debate porque la ministra, Maria Fernanda Suárez, no asistió. 

La fórmula que explicó que tenía el Gobierno para superar ese reto incluye el fracking, y, además, aseguró que el país no podía caer “en el falso dilema de escoger entre agua o petróleo” porque esa técnica se podía implementar sin contaminar los nacimientos de subterráneos.

Incluso aprovechó para hablar de una eventual bonanza presupuestal propiciada por el fracking y decir que ya que los no convencionales podían hasta cuadruplicar las reservas de petróleo, eran vitales “cuando estamos hablando de un déficit social”.

 
3

Barranca puede meterle gasolina al movimiento antifracking

La crisis económica en la que está sumida Barrancabermeja ha hecho que la modernización de la refinería sea el primer tema en la agenda de la ciudad.

De ahí que cuando Echeverry condicionó ese proyecto al fracking, la propuesta se leyó como un "chantaje" para que en la zona no se opusieran a esa modalidad de explotación. 

Sin embargo, en el debate quedó claro que con todo y la necesidad de la Pmrb, los barranqueños no quieren que empiece a haber fracking por los riesgos ambientales que supone su entrada y que están relacionados con la posibilidad de que se contaminen aguas subterráneas y se desabastezcan fuentes hídricas.

De las seis intervenciones que hicieron habitantes del municipio , solo una, la de la presidenta de la Cámara de Comercio de Barranca, Pilar Contreras, estuvo de acuerdo con esperar estudios para evaluar eventuales riesgos.

Los demás: un diputado, un representante de los comerciantes, un líder rural, un ambientalista y un sindicalista, se declararon abiertamente en oposición a que se implemente fracking en su municipio. 

Como Barrancabermeja es una ciudad con una fuerte tradición sindical basada en la movilización social, es considerada la capital del Magdalena Medio, y está a dos horas de San Martín, Cesar, el primer municipio en el que podría haber fracking en el país, tiene todo para convertirse en el epicentro de un frente regional en contra de es técnica.

 
4

La USO modera su discurso y se divide

Aunque, como contó La Silla, en la campaña presidencial la Unión Sindical Obrera, USO, se montó al bus de las energías renovables de Gustavo Petro y se opuso abiertamente al fracking, cambió el discurso ahora que está Duque en el poder.

En su intervención el presidente del sindicato, Cesar Loza, tras hacer su petición de fortalecer la industria petrolera y la refinería de Barranca, dijo que había "que hacer un acto responsable de tal manera de que el agua y el petróleo puedan convivir”.

Si bien dentro de la USO ha habido división por el uso del fracking y eso persiste (otro de los que intervino en la sesión fue el líder de ese sindicato Fredy Pulecio y se opuso a esa técnica), su mensaje es muy poderoso.

No solo porque ese es el indicato más fuerte del sector petrolero en el país, sino porque ya había sentado una posición institucional en contra del fracking y la salida de Loza se lee como un timonazo.

 
5

En la Quinta los santandereanos representan las dos orillas del debate

Otro hecho que quedó en evidencia durante el debate es que los dos representantes santandereanos de la comisión quinta, Ciro Fernández de Cambio Radical y Edwin Ballesteros de Centro Democrático, no van por la misma línea con respecto al fracking en el Magdalena Medio. 

Fernández, quien es barranqueño, tiene la mayoría de su caudal electoral en esa ciudad y fue el citante del debate, se fue en contra de esa posibilidad en la región.

“¿Quiénes son los que van a sufrir de esas contaminaciones (producto del fracking), problemas de salud pública, afectaciones de las actividades agrícolas de la zona donde se pretendan desarrollar estas perforaciones?”, dijo Fernández.

En cambio, Ballesteros aseguró que era necesario abrir el debate de los no convencionales y, aunque no dijo estar a favor directamente, hizo énfasis en que Barrancabermeja es de “vocación petrolera”, que el fracking representa una oportunidad de generación de empleo y desarrollo para la ciudad y que el dilema de “petróleo no, agua sí tenemos que eliminarlo”.

 

 

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia