Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Jineth Prieto · 19 de Abril de 2018

4193

0

Luego de haber militado en el Centro Democrático, Cambio Radical y el Partido Liberal en los últimos cuatro años, el excandidato a la Cámara Jorge Acevedo está preparando el terreno para dar una nueva voltereta política.

Su pista de aterrizaje ahora estaría en las toldas del condenado exalcalde de Cúcuta, Ramiro Suárez Corzo, quien ya empezó a sumar aliados para volver a poner Alcalde en la capital de Norte en 2019.

La reunión en La Picota


En los últimos cuatro años Jorge Acevedo pasó a ser uno de los políticos de Norte de Santander con más proyección electoral, a un profesional de las volteretas políticas en el departamento.

 

En 2014 con el aval uribista intentó buscar una de las cinco curules de Norte a la Cámara pero se quemó con 25 mil votos; en 2015 se lanzó a la Alcaldía de Cúcuta con el aval de Cambio Radical pero con 87 mil votos no le alcanzó y quedó en segundo lugar; y hace un mes con el respaldo del liberalismo volvió a buscar la Cámara pero con 39 mil votos perdió. 

Si bien todas sus aspiraciones han naufragado, a la par ha mostrado que pese al desgaste electoral ha mantenido un caudal de votos que es interesante para los grupos políticos locales.

Esa fue la razón por la que terminó aterrizando en el Partido Liberal este año haciendo fórmula con el senador Andrés Cristo (hermano del exministro del Interior Juan Fernando Cristo).

También, según nos contaron cuatro políticos por aparte, es el por qué de sus recientes acercamientos con el condenado Ramiro Suárez, quien desde que acabaron las legislativas empezó a acomodar sus fichas para volver a competir por la Alcaldía de Cúcuta en cuerpo ajeno y mantener su poder local. 
 
Esas misma fuentes, entre las que están dos políticos del grupo de Ramiro, una del de Acevedo y uno bien dateado del departamento, le confirmaron a La Silla que los acercamientos iniciaron hace 10 días en la cárcel La Picota, donde está recluido el exalcalde por su participación en el homicidio de un abogado.

Según nos detallaron todas las fuentes, Acevedo lo visitó con la intención de hablar sobre las elecciones locales del próximo año y definir movidas durante el año y medio que restan para que los cucuteños vayan a las urnas.

Sin embargo, sobre los detalles nos dieron versiones diferentes

Mientras que en el lado de Acevedo nos contaron que quien había buscado el acercamiento había sido Ramiro Suárez y que lo había hecho por intermedio del senador Andrés Cristo, quien es su aliado; en el lado de Suárez nos contaron que había sido al contrario, y que Acevedo habría llegado allí a través de su hermano, Jaime Suárez. 

Cualquiera que haya sido el origen, en lo que sí volvieron a coincidir todas fuentes es que Acevedo estaba interesado en reunirse con Suárez porque tras la derrota del 11 de marzo tiene varios compromisos que cumplir, y en la palabras de un político de Norte, “necesitaba escampar”. 

“La idea de Jorge es ayudar a personas que hacen parte de su organización. Él sacó en Cúcuta 24 mil votos y de esos al menos 20 mil son propios así que tiene la necesidad de vincular a muchas personas a la burocracia pública”

La segunda razón tiene que ver con la que será la ficha de Suárez para las elecciones de 2019 en Cúcuta.

La previa local

Desde hace meses en el Norte político empezó a circular la versión, de que la candidata de Ramiro Suárez a la Alcaldía el próximo año sería Martha María Reyes.

Ella, como ha contado La Silla, es conocida por ser la mano derecha de Suárez. 

Entró a sus toldas desde que fue jefe de prensa en su administración, y desde entonces ha ocupado varios cargos públicos como su cuota. El último fue como secretaria general del actual Alcalde, César Rojas, quien también es ahijado de Suárez.

Reyes estuvo en ese cargo hasta febrero de este año para pasar a integrar la gerencia colegiada en Norte de la campaña de Germán Vargas Lleras, quien como hemos contado, sumó a Suárez dentro de su maquinaria sin asco  para las presidenciales.

“Ella es la cara de Ramiro ahí y últimamente en todo”, le dijo a La Silla un político de Norte que es cercano al grupo de Ramiro. 

Sin embargo, así como esa es la fortaleza de Marta María, también es su ‘talón de Aquiles’, partiendo de que Ramiro Suárez quedó mermado después de las elecciones legislativas (solo una de sus apuestas -Jairo Cristo- ganó en la Cámara, y le puso a sus aliados menos de la mitad de los votos que les había prometido).

Eso, sin contar la baja de apoyos que ha registrado dentro de las bases de su propio grupo por incumplir promesas de generación de empleo en la ciudad. 

La Silla supo, por ejemplo, que esta semana en una de las reuniones que hace a través de Skype estando en La Picota para dar directrices políticas, un grupo de profesores contratados a través de la Corporación Espíritu Santo (que tiene varios vasos comunicantes con su representante a la Cámara electo, Jairo Cristo) se le revelaron porque pese a que llevan trabajando desde febrero aún no han recibido el contrato.

“Tener un candidato que solo le copie a él lo quema el otro año. Las elecciones del Congreso cambiaron todo”, nos contó un político de Cúcuta que conoce la movida del poder por dentro. “Él tiene que acomodarse buscando un perfil que les guste a todos, incluidos a los que lo han dejado de seguir”.

Según nos dijo esa fuente y otras dos más, Marta María solo cae bien dentro de la tendencia de Ramiro y la de los allegados a César Rojas, y eso abre la puerta para que dentro de la mecánica electoral del municipio el condenado exalcalde considere tener a un candidato que represente una tercería.

En ese caso el nombre de Jorge Acevedo sería atractivo porque no solo tiene caudal electoral propio y demostrado, sino que debido a que ha pasado por varios partidos, cuenta  con aliados en muchos sectores. 

Además, tiene a su favor que tiene buena fama dentro de los líderes que mueven maquinaria en los barrios más populares porque trata de cumplir compromisos políticos. 

No obstante, el excandidato a la Cámara rojo también tiene en contra que al haberse quemado en tres ocasiones seguidas con campañas ostentosas, ha acumulado deudas que seguramente tendrá que saldar si llega al poder.

“La pregunta sería para quién gobernaría, deber tres campañas es demasiado”, explicó a La Silla un político que se mueve dentro del grupo de Suárez. 

Si Acevedo logra que Ramiro Suárez lo acepte por encima de Marta María y lo venda como su candidato, la nueva voltereta lo pondría otra vez en una campaña y bajo el ala de un cuestionado.

Algo que en todo caso no sería nuevo para él, quien en 2015, como contamos, tuvo el apoyo de Yensi Miranda, un empresario y contratista de la Alcaldía de Cúcuta que fue extraditado a España hace unos años por narcotráfico pero que hoy está nuevamente libre en la capital de Norte.

“La candidatura a la Alcaldía por ahora es solo una idea que está sobre la mesa. Hasta ahora inician las conversaciones”, nos explicó un político que lleva varios años haciendo campaña con Acevedo.

Habrá que ver si Acevedo además de participación burocrática en esta administración, concreta la alianza para la Alcaldía y sale al ruedo como la ficha de Suárez el próximo año; o si busca otro camino y de todas formas vuelve a buscar el primer cargo de Cúcuta sin ese grupo de su lado.
 

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia