Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Jineth Prieto · 27 de Febrero de 2019

6226

0

En medio de la reventada de la casa política de los Tavera, que si nada cambia irá dividida a las locales de octubre, sus vertientes ya empezaron a moverse con miras a poner fichas en la carrera.

Tal y como lo anticipó La Silla, Claudia López Rodríguez, esposa del senador Miguel Ángel Pinto y quien partió cobijas con su sobrino el Gobernador Didier Tavera hace unas semanas, saldrá al ruedo electoral y competirá por la Alcaldía de Bucaramanga.

 

Pese a que inicialmente todo estaba dado para que buscara el aval del Partido Liberal, que no solo es en el que milita su familia actualmente, sino del que ella ha sido directiva local, al final decidió armar rancho aparte y arrancar su precampaña recogiendo firmas.

Aunque la versión oficial es que tomó la determinación porque quiere incluir a varios sectores, que lo haya hecho muestra que no quería entrar a negociar su candidatura con las demás vertientes liberales.

Eso es clave porque, como ha contado La Silla, la figura de López generó varias fracturas dentro de los rojos en Santander en los últimos tres años, y esperar a una decisión conjunta podía pasarle cuenta de cobro.

Por ejemplo, aunque en abril 2016 se eligió como presidenta del directorio rojo en Bucaramanga, su papel en la campaña del plebiscito terminó generando peleas internas porque concejales denunciaron que les habían robado las bases de datos de sus líderes y los estaban llamando sin consultarles. Eso ocasionó que luego se movieran para sacarla de ese cargo.

Además, y aunque junto a su esposo se distació de Didier Tavera porque en la campaña del año pasado la Gobernación no le movió todos los votos que esperaba a Pinto, carga a cuestas con el hecho de que durante los tres años que completa esa administración, desde líderes barriales hasta congresistas rojos se han sentido desconocidos porque no les han dado participación.

López tiene a su favor que desde la campaña legislativa de 2010 se convirtió en la cara más visible del grupo de su esposo Miguel Ángel Pinto en Bucaramanga porque era la encargada de establecer y mantener todas las relaciones con los líderes barriales. 

Su forma de hacer política es la tradicional. 

“Negocia con líderes, los charla, hace compromisos y obtiene los votos”, le detalló a La Silla un político que ha hecho campaña con ella.

De eso ya ha quedado evidencia. 

El año pasado La Silla contó cómo en las legislativas, cuando Pinto daba el salto de la Cámara al Senado, López estaba presionando a contratistas en la Empresa de Alcantarillado de Santander, Empas, para que le pusieran votos a su grupo político.

También fue uno de los poderes de la Expedición Santander, la estrategia con la que la Gobernación está paseando todo su andamiaje institucional por el departamento entregando ayudas y prometiendo inversión, y la usó para hacerle campaña a Pinto.

Además, en esa campaña a través de su mano derecha, que era contratista del Palacio Amarillo, hasta usó incentivos que normalmente les entregaban a ediles sin contraprestación política, para sumar votos.

Hasta ahora López ha empezado a recorrer la ciudad haciendo rondas de reuniones con líderes barriales en las comunas de Bucaramanga.

Dos fuentes que han estado en ellas le contaron a La Silla que la mecánica consiste en que primero da un discurso público contando sus intenciones y diciendo que está distanciada del Gobernador, y que luego se reúne uno a uno con los asistentes. 

“Muchos hemos reclamado por compromisos laborales que nunca se cumplieron. Ella dice que puede ayudarnos en las Unidades (Tecnológicas de Santander) o en Empas”, nos explicó una de esas fuentes.
 
Sobre eso López nos dijo que no era cierto, y que no sabía de dónde salían esas afirmaciones o la intención.

“Con seguridad es alguien que está en otra campaña haciendo un mandado”, aseguró.

Sea como fuere, en lo que sí coinciden esas versiones es en que justo en esas entidades es donde tiene juego político su vertiente. 

Precisamente la puja por la rectoría de las UTS, fue la que se convirtió en el ‘florero de Llorente’ de la fractura de su casa política, y Empas la dirige Nury Espinoza, esposa de su hermano Nelson López.

El lunes la tía del Gobernador inscribirá formalmente su movimiento en la Registraduría para arrancar con la recolección de firmas. 

Con ello la vertiente de Pinto, que como hemos detallado, es la más cercana a Martín Tavera, otro tío del Gobernador y el hombre más poderoso de esa casa política por su abultado músculo financiero que incluye varias gasolineras, despegará por cuenta propia en la carrera por la Alcaldía de Bucaramanga.
 

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia