Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Jineth Prieto · 09 de Noviembre de 2018

5704

4

Una pelea en el gremio de los seguros podría convertirse en una de las papas calientes de la Presidencia de Iván Duque

Tiene que ver con la manera en la que se están negociando las pólizas de cumplimiento para contratistas en las grandes empresas, un negocio multimillonario que está dejando de lado a los intermediadores medianos y pequeños en todo el país. 

 

Aunque la puja lleva varios años, en los últimos meses se reencauchó por cuenta de una decisión de Ecopetrol, que, por ser la empresa más grande del país, afecta a centenas de corredores, y que tiene particular impacto en Barrancabermeja, cuya economía gira alrededor de la refinería. 

Ya va en una acción popular de intermediarios pequeños y medianos en un juzgado de ese puerto y en una demanda que debe decidir la Superintendencia de Industria y Comercio, SIC, que depende del Presidente.  

El pulso es clave porque los seguros movieron el 2,9 por ciento del PIB el año pasado, afectan a empresas de todos los sectores y será difícil de ignorar para un Gobierno, que, como ha contado La Silla, habla en clave empresarial. 

La pelea

La puja está en el negocio de la venta de pólizas de cumplimiento, que son las que compran los contratistas para garantizarle a quienes los contratan que sí ejecutarán sus obligaciones, y que movió en el último año más de medio billón de pesos.

Aunque lo usual es que el contratista al que le exijan una póliza de ese tipo busque a su corredor de seguros para que escoja la póliza más favorable de las que ofrecen las aseguradoras, los intermediarios más grandes y las aseguradoras cambiaron esa dinámica. 

Introdujeron las ‘pólizas matriz’ o ‘para grandes beneficiarios’, para que las empresas con mucho músculo de contratación puedan aprovechar su tamaño y negocien en bloque las pólizas que la van a proteger de posibles incumplimientos de sus contratistas.

Con eso, pueden conseguir amparos especiales, que les paguen más rápido las aseguradoras u otras condiciones que pueden disminuir sus riesgos, además de que se quitan la carga de revisar las muy diversas pólizas que presentan sus contratistas para ver si son válidas y suficientes o no.

“Es como un traje a la medida que diseña quien tiene una posición dominante”, dijo a La Silla un experto que pidió la reserva de su nombre porque no está autorizado para pronunciarse.

El problema, es que eso saca del mercado a los intermediarios medianos y pequeños, porque concentra un negocio que era de decenas o centenares de corredores, en uno solo.

Si bien esas pólizas arrancaron en 1997, en 2013 estalló la pelea cuando el Grupo EPM, otra de las empresas más grandes del país, tomó una póliza matriz y anunció que todos sus contratistas debían acudir a un único intermediario para tramitar los seguros de cumplimiento.

Ante eso un grupo de corredores medianos y pequeños en Antioquia, que más adelante se agremiaron en la Asociación Colombiana de Intermediadores de Seguros, Acois, denunció ante la SIC esa modalidad, que los sacaba del negocio y que alegan que viola la libre competencia. También acudieron a la Superfinanciera para que investigara si había algo irregular.

Fue hasta 2016 que en la SIC admitieron la queja y la investigación empezó a andar. Eso, luego de un pulso de los pequeños corredores con esas dos entidades que incluyó denuncias ante la Procuraduría por las demoras. 

En estos momentos, el delegado para la Protección de la Competencia, Juan Pablo Herrera, está evaluando preliminarmente el proceso y recaudando pruebas. Una vez lo haga, definirá si archiva la queja o abre una investigación formal. 

Al tiempo, la decisión de Ecopetrol de entrar en ese negocio puso más caliente el pulso. 

La entrada de Ecopetrol

En diciembre de 2016 la empresa más grande del país abrió un concurso para contratar a un único corredor que intermedie la adquisición de todas las pólizas de cumplimiento de sus contratistas.

Es una negociación millonaria porque incluye el trámite anual promedio de 11.536 pólizas entre las refinerías de Barranca y Cartagena, sus sedes en todo el país y filiales como Cenit, que administra los oleoductos.

El concurso se lo ganó una unión temporal integrada por Aon Risks Services Colombia y Jardine Lloyd Thompson Valencia & Iragorri, dos de las intermediadoras más grandes del país.

Hace un año, en octubre de 2017, Ecopetrol anunció formalmente que el nuevo modelo arrancaría, y el pulso escaló. 

Un grupo de corredores locales apoyados por Acois empezó a discutir la idea de frenar jurídicamente la decisión de la petrolera. 

La aterrizaron con una acción popular que argumenta que les estaban vulnerando los derechos al trabajo y a la libre competencia económica, y que el 25 de septiembre aceptó el Juzgado Segundo Administrativo de Barrancabermeja.

Allí la pelea tiene una connotación adicional, porque, como ha contado La Silla, el segundo municipio más grande de Santander está en crisis económica desde que el precio del petróleo se desplomó y Ecopetrol aplazó indefinidamente la modernización de su refinería más grande para concentrar sus recursos en Reficar.

En Barranca hay 45 agencias de corredores de seguros que vivían principalmente de ese mercado, a las que la entrada del único intermediario les pega con fuerza. 

“No solo nos sacan de tajo porque seleccionan a un solo intermediador, sino porque las condiciones que exigen en las licitaciones no permiten que los medianos y pequeños se acerquen siquiera a la posibilidad de ejecutar el contrato”, dijo a La Silla Aibar Rincón, quien interpuso la acción popular. 

Como ambos procesos pueden tardar, y en el caso de la acción popular la respuesta solo se remitirá al caso específico de Ecopetrol; los intermediarios tienen las expectativas puestas en que la SIC tumbe las ‘pólizas matriz’.

Eso es lo que se convierte en una papa caliente para el Gobierno. 

La papa caliente

El Superintendente a quien eligió Duque es Andrés Barreto, quien, como contamos, es de su llavero y tiene experiencia en derecho internacional y no en competencia o propiedad industrial, los dos asuntos centrales de la Superintendencia.

Aunque no será él directamente quien tome la decisión en primera instancia, sí será Herrera, a quien Barreto nombró como delegado de competencia y por lo tanto encargado de este y otros procesos similares. Por eso, lo que ocurra será una señal política fuerte al menos por dos motivos.

Uno es que Duque tiene un apoyo fuerte del sector empresarial y ha mostrado que quiere ayudarle, como lo prueba su propuesta de reducir el impuesto de renta a las empresas.  

Esta decisión puede enviar la señal de si ese el Gobierno se inclina más por empresas pequeñas y medianas, como son los más de 23 mil agentes medianos y pequeños, o si más bien se la juega por las grandes empresas y los grandes intermediarios, que pueden hacer más eficiente pero más concentrado el mercado.

El segundo es que el Superintendente anterior, Pablo Felipe Robledo, dio varios golpes para defender la libre competencia con las sanciones a carteles como el de los pañales y el del papel higiénico y dejó priorizadas investigaciones sobre colusión (acuerdos entre contratistas para repartirse las licitaciones y así violar la libre competencia, y evitar que el Estado ahorra plata poniéndolos a pujar).

Con eso, la SIC volvió a demostrar lo poderosa que puede ser y que ya había demostrado como cuando Emilio José Archila casi evita la fusión de Aces y Avianca. La decisión del equipo de Barreto sobre los seguros, marcará el norte que seguirá ese súper poder.

Comentarios (4)

Rene Ramírez Alonso

09 de Noviembre

0 Seguidores

Me parece que este párrafo no quedó muy bien redactado, ya que da la impresi...+ ver más

Me parece que este párrafo no quedó muy bien redactado, ya que da la impresión que la pelea es por 78 millones de pesos; debería incluir el monto total de la contratación:
"Es una negociación millonaria porque incluye todos los contratos que firme por más de $78 millones para las refinerías de Barranca y Cartagena, sus sedes en todo el país y filiales como Cenit, que administra los oleoductos."

Jineth Prieto

09 de Noviembre

78 Seguidores

Hola René! Tenías razón en cuanto a que se puede prestar a confusión. No s...+ ver más

Hola René! Tenías razón en cuanto a que se puede prestar a confusión. No se pude poner el monto total de la contratación porque el valor de cada prima por póliza depende de la actividad y del tipo de contratista. Sin embargo, agregué el dato de cuántas pólizas se tramitan anualmente en promedio en Ecopetrol. Gracias por tu comentario!

Marco Vidales

14 de Noviembre

0 Seguidores

Además las "pólizas matriz" tienen dos problemas fundamentales por lo que de...+ ver más

Además las "pólizas matriz" tienen dos problemas fundamentales por lo que deben tumbarlas:
1. Sí el Tomador es el mismo Beneficiario en una póliza de cumplimiento, convierte al Contratante en juez y parte del siniestro pues es quien define el incumplimiento del contrato y a quien se paga la indemnización. Teniendo todo el poder sobre la aseguradora y el contratista a merced de la subrogación

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia