Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Jineth Prieto · 25 de Noviembre de 2018

3791

0

Eimy Suárez González, la hija menor del condenado exalcalde de Cúcuta, Ramiro Suárez Corzo, quien manda en la capital de Norte desde La Picota como si estuviera libre, recibió un pedazo de la torta de la repartición burocrática del Congreso. 

En octubre la Secretaría Administrativa de la Cámara de Representantes le dio un contrato de prestación de servicios por tres meses para “revisar y acompañar los debates de control político” de la Comisión Sexta.

 

Según se detalla en su contrato, su principal función estará en asesorar a los representantes en lo relacionado con el Ministerio de Vivienda, el Ministerio de Transporte, Invías, la Unidad de Gestión del Riesgo, la Agencia Nacional de Infraestructura, ANI, y el Fondo de Adaptación.

Sin embargo, lo particular es que pese a que su función incluye conocimientos en varios ramos, la Secretaría Administrativa solo estructuró el perfil que necesitaba en la de un profesional con título en “gestión y desarrollo urbano”, que es  justo el que cumple la hija del condenado exalcalde.

Como contamos hace un año, el nombre de Eimy Suárez salió del anonimato cuando apareció en una de las firmas que integraron la Unión Temporal que se ganó con un contrato por  $4.750 millones para formular el nuevo Plan de Ordenamiento Territorial, POT, de la ciudad.

Aunque una vez se conoció que ella hacía parte de esa sociedad la Procuraduría intervino debido a que ella estaba inhabilitada para contratar con la Alcaldía porque su mamá, Omaira González, para ese momento era secretaria de esa administración y eso obligó a que se revocara ese contrato y se lanzara un nuevo concurso que concluyó con la vinculación de un nuevo contratista, La Silla encontró que en la práctica la injerencia de la familia del condenado exalcalde siguió siendo la misma.

La Unión Temporal que se ganó el nuevo contrato y que fue la que formuló finalmente el POT, presentó exactamente el mismo personal que a la que le revocaron el primer contrato. Incluso, dentro de los nuevos perfiles apareció el nombre de la hija de Suárez nuevamente.

Sobre la recomendación que tuvo para que la hija de Suárez se quedara con un contrato hay dos versiones. 

Una es que fue el presidente de la Cámara, Alejandro Carlos Chacón, quien la apadrinó, y la otra que fue el representante Jairo Cristo, quien está en la Comisión Sexta y fue el candidato de condenado exalcalde, el que lo hizo.  Ambos nos negaron haber intercedido.

Aún si ninguno lo hizo, lo que queda claro con el contrato es que con su hija, ya son dos los allegados a Ramiro Suárez que quedan con un pedazo de la torta burocrática del Congreso. A ella se suma, Omaira González, quien hace parte de la Unidad de Trabajo Legislativo del representante Cristo. 

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia