Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Ana León · 03 de Julio de 2019

1420

0

Aunque desde hace al menos dos años el exconcejal conservador Víctor Suárez había anunciado que intentaría buscar la Alcaldía de Cúcuta estas elecciones y de hecho ya había sonado para ese cargo en campañas anteriores, ahora que finalmente se lanzó al ruedo no es tan claro qué tan sólida es su aspiración.

Él se quedó con el aval azul en mayo pasado luego de un intenso lobby en el Partido Conservador, en el que incluso le tocó echar mano de su antigüedad y trayectoria para resultar ungido.

 

No la tuvo fácil porque aunque ha hecho su carrera en las toldas godas, salió al ruedo con solo la intención personal de medirse en las urnas y no concretó alianzas significativas para meterse a la arena.

Y es que si bien la campaña apenas va arrancar, ya casi todos los caciques electorales están casados con otros candidatos. 

Mientras el representante Alejandro Carlos Chacón y el gobernador William Villamizar están con Jaime Marthey, el representante Jairo Cristo y el senador Andrés Cristo están con Jorge Acevedo. 

Y aunque el senador Edgar Díaz aún no ha oficializado su apoyo a alguno de los aspirantes, La Silla supo que su decisión está únicamente entre Marthey y Acevedo. 

Eso es clave, porque Cúcuta ha elegido tradicionalmente con maquinarias y sin acuerdos la sensación es que Suárez está usando la campaña local para mostrarse. 

Además porque aunque los militantes del partido sí han asistido a sus reuniones, las cabezas no están realmente jugadas por su candidatura.

Según una fuente de adentro del Partido Conservador, el senador Juan Carlos García Gómez, quien es su padrino, ha dicho que “ese no es el gallo”. 

Y como esa casa es conocida en Norte por entrar tarde a las contiendas y apostarle al caballo ganador, cinco políticos de la región nos dijeron que es probable que los García terminen desmontando la candidatura de Suárez para que le sume a otra, con la que puedan negociar y hagan alianza cuando se apriete la campaña.

En ese escenario, Suárez podría poner como condición para adherir, que Gómez lo respalde en su intención por llegar a la Cámara en las próximas legislativas.

En el caso del representante Ciro Rodríguez, quien también apoya a Suárez formalmente, dos fuentes conservadoras nos dijeron que no es muy significativo porque él no tiene casi votos en Cúcuta y además está concentrado en la campaña a la Asamblea de su cuñada, Milena Calderón. 

Y la estructura del exsenador Juan Manuel Corzo, lleva varios meses trabajando por sus candidatos al Concejo y a la Asamblea pero, tal y como nos dijo una fuente de ese grupo, no se está moviendo por la Alcaldía de Suárez. 

“Es que realmente uno no siente que esa campaña esté activa. Víctor no concreta nada (...) Sí hay reuniones pero no se ve el trabajo”, nos dijo esa fuente. 

Encima Suárez no convence porque está impulsando a uno de sus líderes, Jefferson Castellanos, como candidato al Concejo de Cúcuta. 

“Si yo estoy buscando la Alcaldía, yo no me comprometo a sacar un concejal sino a apoyar a muchos candidatos para que ellos me apoyen a mi también...así, con un candidato propio ¿Quién lo va a apoyar?”, nos dijo esa fuente. 

Por eso, aunque Suárez nos negó que su candidatura fuera un comodín, en las cuentas preelectorales de Cúcuta figura más como un potencial aliado que como un contendor. 

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia