Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Ana León · 22 de Mayo de 2018

8430

0

Ayer la revista Carácter publicó un audio en el que se escucha a la jefe de Gestión Social de la Corporación Autónoma Regional de Bucaramanga Cdmb, Sandra Pachón, participando en política. 

En la nota de voz, Pachón, exconcejal de Bucaramanga conocida por ser cuota del representante del viejo PIN Fredy Anaya, quien a su vez maneja la Cdmb, invita a una reunión en la iglesia cristiana G12 a las 6 de la tarde del lunes (ayer) e indica que quien asista debe ir con camisa de color azul.

Aunque no lo dice en el audio, la reunión a esa hora y en ese lugar era de la campaña presidencial de Germán Vargas Lleras

Según nos dijeron dos políticos de Cambio Radical por separado, la empezaron a convocar desde el viernes y esperaban la asistencia de los contratistas y funcionarios que van a trabajar en el día electoral, bien sea como testigos o como capitanes (quienes jalonan los votos afuera de los puestos de votación). 

La Silla confirmó en la Cdmb que en esa entidad le pidieron a los empleados ir a la reunión. 

A las 4 de la tarde estuvimos en la sede de esa entidad pública, encargada de velar por el medio ambiente en 13 municipios de Santander, incluida la zona rural del área metropolitana de Bucaramanga, y vimos cómo en horario laboral empezaron a salir empleados, la gran mayoría vestidos de azul. 

Luego, llegamos a la reunión en el G12 y también los vimos llegar. Entre esos al  exconcejal  de Floridablanca y subdirector administrativo y financiero, Ferley González. 

 

También vimos llegar a la reunión a un grupo de operarios de la Empresa de Alcantarillado de Santander, Empas, cuyo fortín burocrático se comparten el congresista Fredy Anaya y el gobernador de Santander, Didier Tavera. 

El auditorio, al que le caben alrededor de dos mil personas casi se llenó y más de la mitad iba vestida de azul. El resto era gente del grupo del representante liberal Edgar ‘el Pote’ Gómez (representado allí con el exgobernador condenado por corrupción, Mario Camacho), el senador de Cambio Bernabé Celis y unos pocos del partido Opción Ciudadana, comandados por Juan Roberto Rico, mano derecha del parapolítico Luis Alberto ‘el Tuerto’ Gil. 

Gómez nos dijo que él no era responsable por la presencia de Camacho, quien es conocido en el Santander político como su segundo a bordo, ni de sus líderes, en la reunión porque él estaba con Humberto De la Calle.

En todo caso, en tarima estuvieron el gerente de la campaña, Mario Hernández, Camacho, Rico, el concejal de Bucaramanga por La U, Cleomedes Bello, los senadores de Cambio Radical Richard Aguilar y Bernabé Celis (también su hermano, el diputado Álvaro Celis), y la exrepresentante a la cámara y líder cristiana Johana Chaves (quien fue la que prestó el lugar).

Cada uno de ellos hizo una intervención y en tres momentos quedó en el ambiente que había participación en política de funcionarios y que quienes asistieron estaban presionados por trabajo. 

Primero el concejal de La U, Cleomedes Bello dijo: “(Gracias por) hacer este evento con todas las personas que están acá. Lástima que no los podemos nombrar, que no podemos hablar de política pero la sabemos hacer, la sabemos sacar adelante”, haciendo referencia a que detrás de los asistentes había participación de dirigentes que no pueden estar abiertamente en campaña.

Luego Camacho dijo que los asistentes debían trabajar el día electoral si querían mantener sus puestos:  “es un día de dedicación, de esfuerzo, de trabajo, de compromiso con la posibilidad de asegurar 1.440 que nos permitan seguir beneficiandonos como lo hemos venido haciendo durante tanto tiempo”.

Por último, Fredy Anaya se refirió al grupo de gente de azul como “este gran grupo de amigos de fredy anaya que han sido fidelizados con cariño”. También dejó en evidencia que los presentes tendrán que trabajar el domingo: “Ayúdennos el domingo muy duro. Yo sé cómo trabajan ustedes y sé que no vamos a quedar mal. Nos van a contar”.

Y concluyó: “Yo sí les digo, ustedes saben cómo es el trato conmigo (...) Yo les pido el favor, yo trato de consentirlos”.

El papel de Anaya

Según le confirmaron a La Silla un político liberal que está en la campaña de Vargas Lleras y una fuente de adentro de su estructura política, Anaya llegó a la campaña como coordinador político del día electoral en Bucaramanga.

Como su equipo movió 70 mil votos (20 mil en Bucaramanga) en las pasadas legislativas a favor de su esposa Nubia López, quien a la postre cerró como la representante liberal más votada del país, la estrategia de la campaña de Vargas Lleras es que él sea quien organice a todos los otros equipos políticos en la ciudad, incluyendo liberales, Opción Ciudadana y Cambio Radical, y hasta los de los Aguilar.

Para eso Anaya, quien se empezó a mover en favor de Vargas Lleras a penas hace 10 días, ya ha hecho por lo menos otras dos reuniones importantes.

La primera fue el martes pasado, con un grupo de dirigentes que ya estaban en la campaña.

Una fuente que estuvo presente nos contó que fue allí que Anaya anunció su rol en la campaña y todos se comprometieron a pasarle la información de la gente que está esperando su llamada para que, junto con el gerente Mario Hernández, coordinen la logística del próximo domingo.

“Con base en la estructura de él (Fredy Anaya) es que nos vamos a dividir. Cada comuna tiene sus puestos de votación y él va a decidir cuántos capitanes (líderes que jalonan votos) va a haber por comuna y por puesto”, nos dijo esa fuente.

La segunda reunión fue al día siguiente en el restaurante Puerta del Sol, junto a la sede de Vargas Lleras. Allí Anaya convocó a los concejales liberales de Bucaramanga para que activaran sus grupos políticos para el día electoral a favor de Vargas Lleras.

En esa reunión, según nos dijo una fuente que lo supo de primera mano porque estuvo allí, Anaya se comprometió a ayudar a los concejales a conseguir cuotas burocráticas, dado que perdieron las de la Alcaldía con Rodolfo.

Aún las estructuras de los ocho de los diez concejales rojos que podrían moverse en favor de Vargas Lleras están quietas (Jaime Beltrán está con Iván Duque y Dionicio Carrero se quedó con Humberto De La Calle), y solo decidirán hasta hoy si entran o no.

Sin embargo, La Silla confirmó que, además de las presidenciales, Anaya ya está trabajando para las locales de 2019.

En la misma reunión de los concejales, La Silla supo que también estuvieron Johana Chaves y Bernabé Celis y hablaron de las regionales.

“Desde ya reconocemos que tienen que estar unidos Cambio, La U, liberales y Opción Ciudadana para recuperar la Alcaldía”, nos dijo una fuente que estuvo en esa reunión y añadió que el hecho de que sea Anaya quien esté promoviendo esa unidad es importante porque como su esposa sacó la mayor votación en Bucaramanga, “tiene la voz cantante para dar el aval (liberal) a la Alcaldía. Esa es la tradición política acá”.

Y en la de ayer porque, además de que algunas personas de su equipo (los de azul) le gritaban o que sería el próximo Gobernador o el próximo Alcalde, él mismo dijo: “Si ustedes quieren vernos el año entrante en los propósitos, con nombre propio, de las Alcaldías y las Gobernaciones a este equipo junto, necesitamos que el domingo demostremos que somos capaces de trabajar”.

 

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia