Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Ana León · 02 de Agosto de 2018

6527

0

La semana pasada Presidencia publicó la hoja de vida de Orlando Ariza Ariza para ser director regional del Sena en Santander, con lo que su nombramiento puede darse en cualquier momento.

Ariza, un veterinario que ha trabajado toda su vida en el Sena, no llegará a ese cargo por la movida de un congresista y es conocido, en el Santander político por llevarse bien con todos los sectores.

Como esa dirección ha sido un fortín político, su llegada puede significar un cambio en el manejo de esa entidad, a un año de las elecciones regionales.

Así cuajó su llegada.

La desterrada de los congresistas

Al menos los últimos quince años la dirección regional del Sena en Santander representa una de las maquinarias electorales más apetecidas de esa región, ya que maneja un abultado presupuesto de contratación directa que en 2016 fue de 69 mil millones de pesos.

En 2010, tras la condena del excongresista conservador Alirio Villamizar por el carrusel de las notarías, el entonces senador de Cambio Radical, Bernabé Celis, pasó a controlar el fortín.  

 

En octubre David Suárez, la ficha de Celis en la dirección desde entonces, fue declarado insubsistente luego de que salieran a la luz pública denuncias en su contra por presiones a contratistas y empleados para que recogieran firmas para la campaña presidencial de Germán Vargas Lleras, tal y como lo contó La Silla Vacía.

Tras eso, los ojos quedaron encima del proceso de elección del nuevo director regional, que inició en abril, un mes después de que Celis se quemó en su reelección al Senado.

La elección se hizo con un concurso al que llegaron 92 aspirantes, de los que los mejor puntuados fueron Leonardo Hernández, quien dirige una sede del Sena en Piedecuesta; Ariza, director de la sede de la provincia de Vélez y encargado de la regional desde abril; y Andrés Camilo Pardo Jiménez, asesor del despacho del actual director nacional, José Antonio Lizarazo.

El nombre de Pardo fue el que levantó una polvareda porque, cuando fue uno de los tres directores encargados por la salida de Suárez, los sindicatos lo criticaron porque, según ellos, Pardo no tenía la experiencia requerida.

"Llegó al Sena como secretario privado del director nacional el 11 de diciembre. A los 15 días lo nombraron director encargado por tres meses. Nosotros lo demandamos porque su experiencia es como asesor y uno de los requisitos para ese cargo es la experiencia en gerencia”, nos dijo Wilson Carrero, dirigente del sindicato Sindesena.

Además, en febrero Caracol publicó una denuncia de un contratista en la que aseguraba que Pardo había contratado únicamente a personas referenciadas por Cambio Radical y La U.

Esos antecedentes, sumado a que en las pruebas de conocimiento sacó 96 puntos sobre 100, un puntaje que según dos fuentes del Sena nunca se había visto -y menos en una persona que llevaba menos de seis meses en esa entidad-, estallaron en denuncias del sindicato por presuntas irregularidades en el concurso.

Según una fuente del Sena que conoció de cerca ese proceso, todo estaba dado para que Pardo llegara al cargo como cuota del exsenador del partido de La U, Manuel Guillermo Mora, jefe político del directo nacional a José Antonio Lizarazo.

“Todo estaba alineado para Camilo (Pardo) pero después de eso nadie iba a meter las manos al fuego por él y ya había salido la terna… eso quedó prácticamente ahí servido, libre, para que el gobernador (Didier Tavera) escogiera”, nos dijo esa fuente.

El trámite en el Sena es que cada gobernador elige de una terna que presenta el Gobierno, y que salía del concurso.

Aunque tradicionalmente es un protocolo pues en la práctica el elegido es la cuota de un congresista, con Pardo por fuera y Mora con una investigación preliminar de la Procuraduría por supuesta injerencia en la contratación del Sena, Tavera quedó libre. Y eligió a Ariza.

La Silla no consiguió detalles de cómo tomó esa decisión. Lo único que nos dijeron dos fuentes del Sena es que era el camino más fácil para el Gobernador.

Primero, porque Tavera es oriundo de la provincia de Vélez, donde Ariza ha sido director los últimos 21 años y es un líder querido.

Eso porque el Sena es la única forma de tener estudios más allá del bachillerato para muchos y en provincia es valorada por gestar y ejecutar proyectos productivos con la comunidad.

Segundo, porque tiene fama de ser un muy buen funcionario.

Como ha sido el único director del centro del Sena en Vélez, todo su crecimiento es visto como obra suya. A él le atribuyen allí que hoy el centro tenga una sede principal en Vélez y dos subsedes muy bien dotadas en Barbosa.

Durante su administración ha mantenido la mayoría de la contratación de personal con gente de la provincia, algo que las comunidades le agradecen.

De hecho, tres sindicalistas de distintas sedes del Sena en el departamento que lo conocen como encargado nos dieron referencias positivas de su gestión.

De modo que, en medio de todas las sombras que hay alrededor de ese cargo y del proceso de elección, que Tavera haya escogido a Ariza envía un mensaje de transparencia.

 

Las buenas relaciones de Ariza

Cuatro políticos que han trabajado con Ariza y tres personas de la provincia que lo conocen dicen que es muy prudente y cauteloso con el tema político.

Ariza nació en el municipio de Bolívar, en la provincia de Vélez, y, como casi toda la gente de ese municipio es de extracción conservadora. Si bien nunca ha figurado en política electoral, uno de sus nueve hermanos, Pedro, fue alcalde de Bolívar.

Orlando Ariza llevaba un par de años como asesor del Sena cuando crearon la subdirección de la provincia de Vélez en 1998.

En ese momento el conservador Iván Díaz Mateus, luego condenado por la yidispolítica, acababa de llegar a la Cámara de Representantes y apoyó a Ariza para que lo nombra subdirector en Vélez.

Dos personas del grupo de Díaz Mateus nos confirmaron que durante varios años Ariza ayudó “en lo que pudo” a ese grupo. Según ambos, lo hacía promoviendo a Díaz con conservadores de la región y sin usar el Sena para conseguir votos.

Según un político de la región que lo conoce y otros dos coterráneos suyos que saben cómo se mueve, esa ha sido la estrategia de Ariza para quedar bien con el político de turno.

“Nunca ha sido de pararse en tarima y organizar reuniones...lo que sí es que trata de llevarse bien con todos, tiene buenas relaciones con todos (los políticos)”, nos dijo uno de ellos. “Es un camaleón político que sabe adaptarse a las circunstancias”, señaló otro.

Con esa habilidad, Ariza logró mantenerse en la subdirección -un cargo de libre nombramiento- con el visto bueno de Bernabé Celis.

Esas buenas relaciones políticas también se notan en que suele respaldar a los alcaldes de la región, sobre todo el de Vélez, tal y como coincidieron cuatro fuentes que lo conocen. Según nos explicaron, Ariza no pone candidato pero sí suele manifestarle su apoyo al mejor postor en privado y promueve su nombre entre su círculo más cercano. Eso tiene sentido en la medida en que las subdirecciones del Sena suelen trabajar de la mano de las administraciones locales.

Eso le ha costado un dolor de cabeza pues la única denuncia que se conoce en su contra es por supuestamente haber respaldado al hoy alcalde de Vélez, Leonardo Javier Pico, publicada por el portal web Primicia Diario

Ariza le negó a La Silla cualquier participación en política. Nos dijo que denunció por injuria y calumnia al autor de esa publicación y que el caso ya estaba en manos de un juez.

Habrá que ver si en las próximas elecciones, la dirección del Sena en Santander desaparece de los titulares por denuncias de participación en política en los que se ha mantenido durante años y Ariza consagra su reputación como buen funcionario y no como político.

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia