Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Jineth Prieto · 15 de Junio de 2018

1618

0

El rechazo público de la campaña de Iván Duque al apoyo del condenado exalcalde de Cúcuta, Ramiro Suárez Corzo, preso en La Picota por ser el autor intelectual de un homicidio, partió su grupo político para la segunda vuelta.

Mientras que su maquinaria (principalmente contratistas de la Alcaldía de Cúcuta y líderes barriales) ya recibió instrucciones de irse por el voto en blanco el domingo, otro sector mantendrá su respaldo al candidato uribista. 

La decisión la tomaron, según le contaron a La Silla dos fuentes de adentro, tras una reunión a la que asistieron buena parte de las principales cabezas de las tendencias que están dentro del grupo del controvertido exalcalde.

“En lo que hubo acuerdo es que el apoyo no podía ser para (Gustavo) Petro por todo lo que pasó cuando estuvo acá, la discusión era si respaldábamos a Duque a pesar del rechazo o nos íbamos en blanco”, dijo una de esas fuentes.

Eso porque aunque Álvaro Uribe trinó contra el apoyo de la ‘mancha amarilla’ (como es conocida la maquinaria de Suárez en Cúcuta), el mensaje de Marta Lucía Ramírez, fórmula de Duque, fue el que levantó ampolla.

“En el uribismo no son santos y no pueden venir a señalar con el dedo a nadie. Lo de Marta Lucía fue lo que más molestó a Ramiro”, nos contó una de las fuentes que estuvo en la reunión.

Por eso fue que durante la semana varios miembros del ramirismo salieron en defensa de su jefe político.

El primero fue su escudero y, como contó La Silla, su mano derecha, Jaime Vásquez.

Aunque Vásquez no hizo referencia directamente a ningún político, en Norte de Santander el representante liberal Alejandro Carlos Chacón, el senador conservador Juan Manuel Corzo y el excandidato a la Gobernación conservador Juan Carlos García-Herreros, quienes hoy están en la campaña de Duque, han recibido apoyo en diferentes momentos del condenado exalcalde.

Luego fue el concejal del viejo PIN, Nelson Ovalles, quien la semana pasada leyó el mensaje de Ramiro Suárez al grupo político para llegar a la campaña de Duque.

Y el último fue el concejal de La U, Miguel Ángel Flórez, hijo del excongresista condenado por el escándalo de Pomarico, Miguel Ángel Flórez Rivera, quien el año pasado apareció en los papeles de una empresa relacionada con un negocio de transporte en el que el condenado exalcalde tendría intereses. 

“Al final lo que se entendió fue que Ramiro sí se va por el voto en blanco pero que quienes no quisieran podían apoyar a Duque”, nos explicó un político de la cuerda de Suárez Corzo.

En efecto, dos contratistas de la Alcaldía y dos líderes barriales que lo saben porque trabajan con la maquinaria de Suárez le dijeron a La Silla que la instrucción del ramirismo es votar en blanco y que por lo menos así se van a mover el domingo.

Sin embargo, un político de adentro nos contó que la maquinaria va a estar quieta y que aunque habrá personas del grupo identificadas con camisetas (aún no saben si usarán el tradicional amarillo), no va a haber plata, transporte ni refrigerios. 

“Es como que cada uno le diga a su gente que vote en blanco y ya”, nos contó otro de los políticos que accedió a hablarnos a cambio de la reserva de su nombre.

Entre los que estarán en el lado de Duque, La Silla supo que serán el representante electo de Cambio Radical, Jairo Cristo, quien en las pasadas legislativas fue el candidato del condenado de Suárez; y Antonio Gerardino Mandón, exconcejal de Cúcuta y papá del concejal de Cambio Radical Antonio Gerardino Ramírez.

Todas las fuentes con las que hablamos coincidieron en que la división no será de fondo, y dos de ellas nos dijeron que, en todo caso, la división para esta elección eventualmente puede ser funcional para el grupo de Ramiro Suárez. 

Así que por primera vez en la última década la maquinaria del condenado exalcalde no se encenderá y estará dividida en una elección.  

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia