Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Ana León · 24 de Septiembre de 2018

3443

0

Aunque la puja por los avales para 2019 no ha arrancado en forma, el gobernador de Norte, William Villamizar, desde ya está abonando terreno para que su candidato Silvano Serrano entre en posición de ventaja en la carrera por el poder local.

La Silla confirmó que desde hace semanas está intentando acortar distancias con el senador conservador Juan Carlos García ofreciéndole más participación burocrática en su gabinete.

Que logre desde tan rápido inclinar la balanza es muy complicado, entre otras, porque García tiene otros planes. Sin embargo, si la movida le resulta como quiere, aseguraría que los azules trabajen de su lado, cuando ya es el jefe de La U en su departamento.

El camino hacia García

Desde hace tres semanas en el Norte político empezó a correr la versión de que la participación burocrática del Senador en la Gobernación podría crecer y que todo estaría dado para que una cuota suya llegara a la Secretaría de Hacienda.

Según tres fuentes (un miembro y un aliado del grupo de William Villamizar, y un integrante del grupo del Senador), la oferta de la participación adicional (García ya tiene la secretaría de la Mujer) llegó con la intención de estrechar relaciones para que trabajen juntos en las elecciones del próximo año.

Específicamente, para que García se sume a la campaña de Silvano Serrano, quien será el candidato del Gobernador para sucederlo, y lo respalde con el aval conservador.

Aunque Villamizar es el jefe de La U en Norte, tener de su lado a los conservadores es clave porque el solo letrero conservador mueve a mucha gente en depártamento. Además, están empoderados en lo nacional porque tienen vicepresidenta mientras en la región La U está debilitada porque perdió su senador, Manuel Guillermo Mora.

Por eso, tener a Serrano compitiendo contra un conservador haría la campaña más sufrida.

“Si Silvano sale avalado por el Partido Conservador inmediatamente cierra el espacio a tener competencia fuerte. Por eso es importante, hace más sencillo el camino”, nos dijo una fuente del grupo de William.  

Sin embargo, todo indica que no basta la Secretaría de Hacienda para que Villamizar sume a García.

La Silla supo por tres fuentes del grupo del Gobernador que ha tardado en nombrar la cuota porque García no ha presentado una hoja de vida.

Eso es muy diciente porque en las últimas semanas el Senador se ha ido deshaciendo de toda la participación burocrática que tenía en la Alcaldía de Cúcuta, lo que muestra que -por lo menos por ahora- su intención es desmarcarse de los gobernantes actuales.

Sobre el porqué García está tomando distancia hay dos versiones.

La primera, como ha contado La Silla, está en que busca unir fuerzas con los uribistas para sacar candidatos a la Gobernación y a la Alcaldía.

“Él tiene su estructura propia. Ahora está más fortalecido que nunca y si en las últimas dos elecciones se ha ido por otro candidato que no sea el del grupo de William, ¿por qué ahora no si tiene más condiciones a favor?”, ratificó un miembro del grupo de García.

La otra versión tiene que ver con que estaría esperando para sellar una alianza más fuerte con el grupo del Gobernador.

Según una fuente de las entrañas de éste, García estaría buscando que a cambio de su respaldo a Serrano, Villamizar le garantice que respaldará para a la Alcaldía a su propio candidato.

El problema de ese escenario es que dejaría de lado a la dupla del senador Edgar Díaz y el representante Alejandro Carlos Chacón, quienes también quieren poner candidato propio para reemplazar a César Rojas.

Si bien ni García ni Díaz y Chacón tienen nombres definidos (por el primero suenan el concejal Víctor Suárez y el empresario Iván Gelvez, y por los otros dos suenan el concejal Jaime Marthey y el director de Corponor, Gregorio Angarita), una fuente que lo sabe de primera mano nos confirmó que se vislumbra un choque entre esas dos fuerzas.

Aún es muy temprano para saber si efectivamente eso ocurrirá, pero el senador García nos aseguró que va a propender por la unión entre conservadores y uribistas.

En todo caso, La Silla supo que Serrano estuvo la semana pasada en Bogotá visitando la sede del Partido Conservador y buscando cita con directivos de esa colectividad para irle abriendo camino a su aval.

En la región, donde también se está moviendo, cuenta con el respaldo del representante Ciro Rodríguez, quien trabaja de la mano con el grupo político de su padrino, William Villamizar. Según nos contaron dos congresistas y una fuente del grupo del Gobernador, Rodríguez también se está acercando al exsenador Juan Manuel Corzo, quien tiene a su hijo Felipe Corzo de concejal, un diputado de su cuerda, y es cercano a la vicepresidenta, Marta Lucía Ramírez.

Sin embargo, dado que el pez gordo es Juan Carlos García, quien se convirtió en el jefe del conservatismo en Norte tras las legislativas, lo que definan entre él y el Gobernador será clave.

La solución que encuentren seguramente se verá reflejada en el nombre que llegue a ocupar la Secretaría de Hacienda.

 

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia