Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Jineth Prieto · 09 de Diciembre de 2018

5547

0

Hace unas semanas el controvertido excongresista Fredy Anaya le salió al paso a las denuncias del columnista de Vanguardia Liberal Óscar Jahir Hernández sobre el presunto volteo de tierras que lo habría beneficiado a él y a sus socios en el trámite del Plan de Ordenamiento Territorial, POT, de Floridablanca.

La discusión se centró en que un predio, del que es copropietaria su esposa Nubia López, actual representante a la Cámara de Santander, y otros tres del que es copropietaria Casai SAS ,empresa que es de Miller Castaño (socio de Anaya), pasaron su clasificación de rural a urbano directamente, cuando lo normal es que, en vez del salto, los terrenos pasen por una etapa previa que se denomina ‘expansión urbana’.

Además de esos, hay otros tres terrenos que pertenecen a Víctor Álvarez Parra y a Besmit S.A, empresa de Carlos Ardila Lulle, y que también tuvieron el mismo cambio.

La discusión es clave porque con ese salto en el POT los predios se valorizaron y, según las denuncias de Vanguardia Liberal, cada hectárea multiplicó por siete su precio. Algo que equivale a una ganancia millonaria para sus dueños.

Técnicamente la Alcaldía de Floridablanca justificó el salto de esos terrenos en que Ruitoque S.A ESP, la empresa de servicios públicos que tiene jurisdicción en esa zona del municipio, amplió su perímetro sanitario (el que da la disponibilidad de acueducto y alcantarillado) y los incluyó.

Sin embargo, el fondo del debate giró en torno a si todas las áreas que la empresa de servicios públicos habilitó podrán recibir inmediatamente disponibilidad de acueducto y alcantarillado con la infraestructura que está instalada en este momento y los permisos de captación de aguas que están vigentes.

Eso, porque la inmediatez de prestación de servicios es el requisito para que un predio pueda ser catalogado dentro del perímetro urbano de un municipio.

Tras varias semanas buscando todos los documentos que soportan la disponibilidad de servicios en el área en discusión, La Silla le aplicó el detector de mentiras a Fredy Anaya y a Óscar Jahir Hernández.

Así les fue..

 

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia