Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Jineth Prieto · 21 de Marzo de 2018

2428

12

El fin de semana, Caracol Televisión reveló las pruebas que llevaron a la Fiscalía a pedirle a la Corte Suprema de Justicia que investigara al senador del Polo, Alberto Castilla, por presuntamente haberse aliado con el ELN para elegirse en el Congreso en 2014 y reelegirse el pasado domingo.

La Silla Vacía revisó la procedencia de los 27 mil votos que alcanzó el domingo y encontró que además de 5 mil votos que están dispersos en casi todas las regiones, poco más de 10 mil los sacó entre Bogotá, Cundinamarca, Huila, Santander y Valle, lugares donde el ELN no tiene capacidad de mover electorados. 

En el Sur de Bolívar en Arenal, Cantagallo, Morales, Norosí, San Pablo, Cantagallo, Santa Rosa, Tiquisio, y Simití; y en el Sur del Cesar en Gamarra, San Martín, Río de Oro, Aguachica y San Alberto donde el ELN tiene presencia, Castilla no sacó sino 776 votos, el 0,6 por ciento de la votación total de esos municipios 

Lo mismo ocurrió en todo el Chocó; en municipios de Nariño como Tumaco, El Rosario, Los Andes, La Florida, Policarpa; y de Antioquia como Anorí, Ituango, El Bagre, Mutatá, Remedios y Segovia. En esas zonas solo alcanzó 436 votos, mientras que en las capitales y en las zonas sin conflicto de esos dos últimos departamentos obtuvo 4.257 votos más.

En municipios del Catatumbo, en cambio, donde el ELN también tiene dominio territorial o injerencia, sacó 5.179 de los 5.352 votos que sumó en Norte de Santander; en 20 municipios del Cauca donde ha hecho presencia histórica esa guerrilla sacó 895 de los 1.650 votos que le contabilizaron; y en Arauca en los cuatro municipios donde el ELN es fuerte (Saravena, Fortul, Arauquita y Tame) obtuvo 820 de los 837 votos que contabilizó.

En total, sacó 7.839 votos -casi una cuarta parte de su votación- en zonas donde el ELN tiene influencia.

Son zonas, también, donde el senador Castilla ha hecho su vida política, donde fue líder social, y donde ha estado al frente de organizaciones sociales y campesinas con arraigo en el territorio, algunas de las cuales tienen afinidades políticas e ideológicas con el ELN.

Los inicios conservadores

Jesús Alberto Castilla Salazar nació en Convención, uno de los municipios que hace parte de la subregión del Catatumbo en Norte de Santander, en una familia campesina de San Calixto. 

 

Estudió a distancia tecnología en obras civiles en la Universidad Francisco de Paula de Santander en Ocaña, pero aunque terminó materias le faltó hacer el trabajo de grado para sacar el título.

Ya desde muy joven había escogido el camino de la política. Con apenas 14 años, en la década de los 80, entró a la junta de acción comunal de Aracataca, uno de los 20 barrios que para ese entonces estaban oficialmente constituidos en su municipio de 15 mil habitantes. 

En esa época era común que todos los campesinos hicieran parte de la junta (algo que aún se usa en zonas rurales del Catatumbo), y Castilla no fue la excepción.  

Pero un año después de entrar, fue elegido presidente de la junta, y más adelante secretario de la asociación de juntas del municipio y vicepresidente de la Federación Departamental de Juntas de Acción Comunal en Norte de Santander.

Con ese trabajo se dio a conocer en Convención, donde una vez terminó el bachillerato empezó a ejercer en cargos públicos -primero como bibliotecario y luego como interventor de obras públicas en la Secretaría de Planeación- en la administración del conservador Carlos Emilio Picón León, quien más adelante sería asesinado por el ELN.

También en el Partido Conservador hizo su debut electoral.

Entró en las toldas azules a mediados de la década de los 90 porque, según le contó el Senador a La Silla, un grupo de líderes de las juntas de acción comunal del municipio le ofrecieron su apoyo para lanzarse al Concejo, para el período del 95 al 97. 

Al año siguiente, entró en la Alcaldía del también conservador Alonso Ortega como funcionario de la Secretaría de Gobierno y estuvo encargado de generar un plan de desarrollo de paz para el Catatumbo con funcionarios de otras alcaldías de la región, y en el 
2000, en la administración del también conservador, Carlos Eduardo Solano Carpio (fue asesinado en 2011 por dos sicarios en ese municipio), lo nombraron Secretario de Gobierno.

En ese cargo, enfrentó la incursión paramilitar que entre 2001 y 2004 dejó a cerca de 9 mil víctimas en la región..

Le tocó oficiar como alcalde encargado por ocho meses luego de que Solano saliera amenazado, y en el 2002 Castilla también tuvo que irse por amenazas de paramilitares.

Desde entonces, Castilla saltó de un partido de derecha a la izquierda de los nacientes movimientos campesinos en el Catatumbo, entre los cuales emergió como líder nacional. 

El despegue en la izquierda

En 2004, tras la desmovilización de los paramilitares en el Catatumbo, varios campesinos retornaron a sus tierras y empezaron a organizarse.

Castilla también volvió.

Ese año fundó el Comité de Integración Social del Catatumbo, Cisca, una organización que hoy agrupa a asociaciones de juntas de acción comunal, cooperativas, asociaciones de ganaderos y de mujeres en nueve municipios del Catatumbo. 

Esa organización nació con el apoyo del Coordinador Nacional Agrario, CNA, un movimiento que se creó luego de las marchas campesinas del 97, y al que Castilla se acercó mientras estuvo desplazado en Bogotá.

El Cisca, como ha contado La Silla, es conocida entre los habitantes del Catatumbo por guardar afinidad política e ideológica con el ELN no solo por coincidencias en sus banderas sino porque no condenan públicamente los ataques de la guerrilla o porque suelen moverse políticamente muy parecido a como lo hace el ELN y con los mismos tiempos.

Por ejemplo, mientras el proceso de paz con las Farc avanzaba en La Habana y durante la campaña del plebiscito, Cisca, a diferencia de Ascamcat (organización, que sí era afín políticamente a la Farc), no hizo pedagogía de los acuerdos, ni los promovió. El ELN en el Catatumbo también optó por no involucrarse. Tampoco se pronunciaron cuando esa guerrilla secuestró por varios días a la periodista Salud Hernández, en zona rural del Tarra en el Catatumbo.

“Son cosas que nadie dice en voz alta, pero que todo el mundo entiende en el Catatumbo”, le dijo a La Silla un líder de Tibú.

Cisca defiende la doctrina de Camilo Torres, el cura guerrillero del ELN, promueve la defensa del territorio frente a la extracción de recursos como el oro y el petróleo, y está a favor de una forma de autogobierno con la creación de terrenos agroalimentarios. 

Dado que son banderas que también respaldan otros movimientos campesinos y no están relacionadas necesariamente con la insurgencia, el Senador le dijo a La Silla que asociar a Cisca con el ELN es parte de la estigmatización a los movimientos campesinos.

“El Cisca nació para trabajar en la región y para defenderla. Los movimientos sociales no tienen relación con la insurgencia, los liderazgos sociales están deslindados de la lucha armada. No puede ser que porque nazcan en una región de conflicto estén relacionados con la guerrilla”, aseguró.

Del liderazgo social, Castilla pasó al político-electoral, y en 2006 entró formalmente al Polo Democrático, que para ese momento unificó varias fuerzas políticas de la izquierda y participó en la construcción del ideario.

Lo hizo como parte de la tendencia del Poder y Unidad Popular (PUP), una fuerza política que ayudó a fundar ese mismo año y a la que pertenecen líderes sindicales de la Central Unitaria de Trabajadores, CUT, la Unión Sindical Obrera, USO, y Fecode, entre otros.

En paralelo, creció su liderazgo de los movimientos campesinos. 

Entre 2008 y 2010 fue nombrado presidente del Coordinador Nacional Agrario, CNA, y ese último año participó de la creación de Congreso de los Pueblos, un movimiento político que agrupa a organizaciones campesinas e indígenas en 23 departamentos y que también es conocido porque varias corrientes a su interior son políticamente afines al ELN.

En 2010 Castilla compitió por una de las cinco curules de Norte de Santander en la Cámara de Representantes con el aval del Polo, pero se quemó con 2.909 votos. 

Su despegue fue en 2013 cuando con el Cisca y la Asociación Campesina del Catatumbo, Ascamcat, lideraron el bloqueo de las dos vías que conectaban a Norte de Santander con el resto del país durante 53 días en lo que se conoció nacionalmente como “el tal paro que no existe” porque el presidente Santos intentó desconocerlo. 

El rol que jugó en ese paro, lo consagró como uno de los líderes campesinos más importantes de la región y se convirtió en la plataforma de su aspiración al Senado el año siguiente.

El Congreso

Un año después del paro, y capitalizando la visibilidad que ganó, Castilla llegó al Senado tras alcanzar 21.851 votos.  Se convirtió en el primer congresista originario del Catatumbo elegido con votos principalmente de movimientos campesinos. 

En esa ocasión, el patrón de su votación fue similar al del domingo pasado, a excepción de Norte de Santander y Cauca, donde disminuyó levemente su votación, y en Cundinamarca donde la cuadruplicó porque iba en fórmula con el candidato Guillermo Castro, que es de allá. 

Parte de su votación la obtuvo en el Catatumbo, Cauca y Arauca, zonas de conflicto donde ha ejercido su liderazgo político, pero también tuvo un apoyo significativo en Bogotá, Santander y en el Valle. Además, en regiones con presencia del ELN como el Sur de Bolívar y el Sur del Cesar su votación no fue alta. 

Desde el Congreso, Castilla (como otros congresistas) le pidió al gobierno que se sentara a negociar con el ELN, y fue con una delegación del Polo a la mesa de Quito cuando arrancaron los diálogos.

También ha centrado su actividad legislativa en defender los derechos de los campesinos -presentó dos veces un proyecto para que esa población tuviera derechos exclusivos como los indígenas o los afro en sus territorios-,  modificar el sistema de regalías, convertir la educación preescolar en obligatoria, y eliminar el servicio militar obligatorio. 

Además, fue uno de los opositores más visibles a las Zidres; en contrapartida, presentó un proyecto para crear ‘zonas agroalimentarias’, una organización similar a la de las zonas de reserva campesina (que están en la Constitución hace tiempo y que las Farc trataron de empujar en el Acuerdo de Paz), pero cuya principal diferencia radica en que buscan que haya autogobierno de los campesinos y que sean ellos los que administren recursos girados por el Estado.

En 2016 en el norte de Nariño y sur del Cauca, los campesinos declararon el primer territorio campesino agroalimentario; y como contó La Silla, varias organizaciones que hacen parte del Congreso de los Pueblos lo están haciendo en Sur de Bolívar, Sur del Cesar y en el bajo río negro en Santander. 

Incluso en Saravena, Arauca, hace un mes el Concejo inició una discusión sobre la posibilidad de crearlo vía acuerdo municipal. 

Esa iniciativa la redactó Castilla con delegados del Coordinador Nacional Agrario, CNA, pero finalmente no superó su trámite en el Congreso, al igual que los demás proyectos que acompañó.

A pesar del reconocimiento que tiene su nombre entre las organizaciones campesinas, en Bogotá era poco conocido hasta ahora que la Corte Suprema le inició una indagación preliminar por supuestamente haber recibido apoyo del ELN para elegirse en 2014 y el domingo pasado. 

Las pruebas en su contra -según las filtraciones- son un testimonio que entregó en 2012 un exguerrillero del ELN que fue asesinado por esa misma guerrilla que decía que en el 99 Castilla fue a campamentos en Teorama, en el Catatumbo a rendir cuentas, de recibir 10 millones mensuales y haber participado en una extorsión a Dragacol; cartas cruzadas entre dos jefes de esa guerrilla que aparecieron en computadores incautados al frente de guerra suroccidental, y anotaciones en esos mismos computadores que evaluaban la gestión de Castilla en su primer periodo, así como cálculos electorales sobre votos que le iban a poner en varias regiones. 

Con lo que La Silla encontró, por lo menos en eso último, las supuestas expectativas de los guerrilleros no coinciden con lo que en realidad obtuvo en Senador. 

Castilla ha dicho que esas acusaciones no son ciertas
 

Comentarios (12)

AlvaroH

21 de Marzo

0 Seguidores

No cuadra del todo ni la acusacion ni la explicación del acusado. Quedo con l...+ ver más

No cuadra del todo ni la acusacion ni la explicación del acusado. Quedo con la duda.

coronado

22 de Marzo

0 Seguidores

De acuerdo comandante Alvaro Hache: sólo creeremos en las acusaciones que se hagan de paramilitarismo.

De acuerdo comandante Alvaro Hache: sólo creeremos en las acusaciones que se hagan de paramilitarismo.

José Saramago ..

21 de Marzo

2 Seguidores

https://goo.gl/hF3H3F
“Cartas cruzadas, fotografías y un testigo prob...+ ver más

https://goo.gl/hF3H3F
“Cartas cruzadas, fotografías y un testigo probarían nexos de congresista con el ELN”
Caracol Televisión reveló las pruebas
COLOMBIA 8:39 PM - 19 DE MARZO DE 2018

Como siempre la izquierda del ELN se escuda en la persecución política. Como siempre declararse de izquierda es el escudo protector que les da impunidad. las pruebas no mienten: el ELN financio su campaña.

AlvaroH

21 de Marzo

0 Seguidores

Excepto cuando se fabrican o distorsioban, pero claro que eso nunca pasa ni ha...+ ver más

Excepto cuando se fabrican o distorsioban, pero claro que eso nunca pasa ni ha pasado.

coronado

22 de Marzo

0 Seguidores

Uy, comandante: está usted acaso acusando al compañero Ivan Cepeda de manipular pruebas? Perdón: cierto que sólo son fabricadas cuando son contra izquierdistas.

Uy, comandante: está usted acaso acusando al compañero Ivan Cepeda de manipular pruebas? Perdón: cierto que sólo son fabricadas cuando son contra izquierdistas.

Carlos

23 de Marzo

0 Seguidores

Ja, no saben quién es Alberto Castilla, pero las pruebas "son contundentes" s...+ ver más

Ja, no saben quién es Alberto Castilla, pero las pruebas "son contundentes" sin saberlas ni entenderlas y ya es culpable por ser de izquierda... Tremendo como opera el uribismo

damianrodriguezvera

22 de Marzo

0 Seguidores

Señores de LSV dos consideraciones. Primero, recomendaría que deberían ser ...+ ver más

Señores de LSV dos consideraciones. Primero, recomendaría que deberían ser más explícitos al final del articulo donde aseveran que las acusaciones que se le hacen a Alberto Castilla, no son ciertas.

Lo otro, quisiera preguntar sobre qué información se tiene del magistrado que está a cargo del caso del señor Castilla José Francisco Acuña.

José Saramago ..

22 de Marzo

2 Seguidores

Es el mismo Alberto Castilla el q dice esas acusaciones “no son ciertas”, ...+ ver más

Es el mismo Alberto Castilla el q dice esas acusaciones “no son ciertas”, pues que mas va a decir él. sin embargo las pruebas contra el senador del polo Alberto Castilla y su relación con el ELN son contundentes. Ante la evidencia recurre al discurso que se lo saben de memora, es igual siempre: “es una persecución política y un montaje de la “extrema derecha paramilitar...denunciare ante la CIDH”.

Juanita León

22 de Marzo

710 Seguidores

No decimos que sean ciertas o que no lo sean. Para eso está la investigación...+ ver más

No decimos que sean ciertas o que no lo sean. Para eso está la investigación de la Fiscalía y la Corte Suprema. El que dice que no son ciertas es Castilla. Lo que no son ciertos son los supuestos cálculos electorales que habría hecho el ELN pues tres cuartas partes del caudal electoral de Castilla no fue en zonas donde tenga injerencia la guerrilla.

Ricardo Bustos

22 de Marzo

0 Seguidores

cuando acusan a la derecha es porque son criminales, pero cuando acusan a la i...+ ver más

cuando acusan a la derecha es porque son criminales, pero cuando acusan a la izquierda es persecución política.

clara castro

22 de Marzo

0 Seguidores

si claaaaaro por que uribe si acepta con serenidad las investigaciones que le...+ ver más

si claaaaaro por que uribe si acepta con serenidad las investigaciones que le abren las cortes cierto?

Ricardo Bustos

23 de Marzo

0 Seguidores

mi post no menciona a Uribe por ninguna parte. Relájese y despolaricese por f...+ ver más

mi post no menciona a Uribe por ninguna parte. Relájese y despolaricese por favor. Lo que escribí es cierto, la derecha es corrupta pero la izquierda es perseguida.

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia