Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Ana León · 24 de Marzo de 2019

4931

0

Desde que Mauricio Mejía salió de la Secretaría de Infraestructura departamental en julio pasado, en el Santander político corrieron dos versiones.

La primera, que se dijo que su renuncia se debía a que sería candidato a la Gobernación; la segunda que habría obedecido a investigaciones que la Fiscalía estaría adelantando en su contra, específicamente por la adición al emproblemado contrato del reforzamiento del estadio Alfonso López.

Sobre la segunda La Silla supo que lo que hay hasta ahora es una indagación preliminar en la Fiscalía y otra en la Procuraduría, pero lo que sí ya se concretó es que Mejía intentará buscar el aval liberal para competir por la Gobernación en octubre.

Que lo haya decidido en estos momentos es clave, porque aunque aún tiene trecho por recorrer para ser el ungido, se vuelve una opción entre los rojos cuando, como ha contado La Silla, en ese partido tienen enredadas las opciones.

Eso, porque por un lado la eventual alianza con uribistas y Cambio Radical no ha cuajado, y por otro, la única opción que tienen hasta ahora es la del exalcalde de Bucaramanga Fernando Vargas, quien tiene dos inhabilidades vigentes y no es claro cómo se las quitaría antes de junio.

Para abonar terreno, en las últimas dos semanas Mejía, a través del exgobernador y exrepresentante Miguel de Jesús Arenas, buscó al senador Jaime Durán y a su grupo.

Tres fuentes del grupo del senador le dijeron a La Silla que su nombre no es que cale mucho de entrada y que más bien lo están considerando más como candidato a la Asamblea; sin embargo, tal y como nos dijo una de esas fuentes, eventualmente él podría ser “un comodín”.

Eso porque él tiene a su favor, que casi toda su trayectoria en lo público ha sido con liberales.

Inició en la política de la mano del congresista liberal, José Luis Mendoza, quien estuvo detrás de sus nombramientos como vicepresidente de mercadeo de Telecom, gerente del Área Metropolitana de Bucaramanga en los 90, y como secretario de Infraestructura de Santander en la Gobernación de Jorge Villamizar.

En su paso por esos cargos se hizo fama por moverse entre lo político y lo técnico y así llegó como secretario de Infraestructura a la administración en Bucaramanga de Iván Moreno Rojas (condenado varios años después por corrupción como congresista). Luego fue gerente del Acueducto Metropolitano de Bucaramanga, durante la administración liberal de Honorio Galvis.

En 2007 fue su debut electoral. Según él, intentó llegar a la Alcaldía de Bucaramanga con el aval liberal y como no se lo dieron buscó al Polo, que era manejado por Moreno Rojas en Santander, pero se quemó y quedó de tercer, con 19 mil votos.

Para las elecciones de 2011, se alió con el excongresista Fredy Anaya (esposo de la representante liberal Nubia López), René Garzón (hoy concejal liberal) y el exsenador José Vicente Villamizar y crearon el movimiento USB para buscar la Alcaldía. Fredy Anaya, quien fue el candidato de ese grupo, finalmente declinó y se unió a Luis Francisco Bohórquez y Mejía intentó llegar al Concejo por Cambio Radical pero se quemó con 3.409 votos.

En todo caso en pago por el apoyo a Bohórquez, Mejía entró a esa administración como secretario de Planeación y fue uno de sus funcionarios clave.

Luego en 2015 fue el gerente de campaña de Didier Tavera y en su administración fue nombrado como Secretario de Infraestructura, allí fue uno de los hombres de confianza de su gabinete hasta que renunció.

Y aunque no ha trabajado directamente con Jaime Durán, una fuente del grupo del senador nos dijo que sí lo ha ayudado en sus campañas al Congreso y es amigo de varios de su grupo.

Como con todos ellos tiene buenas relaciones, él podría unificar el partido para estas elecciones, que es algo que representa la aspiración de Vargas y por eso su candidatura podría ser el comodín rojo.

Sin embargo, Mejía tiene en contra que además de los ruidos que existen por e estadio, tiene andando otras cuatro investigaciones disciplinarias en la Procuraduría por obras ejecutadas en la administración de Tavera.

Además, que dado su recorrido es una de las caras de la política tradicional, y eso, como hemos contado, es lo que están tratando de evitar sectores tradicionales para competir con los alternativos el discurso de la renovación.

Como apenas ha hablado con Durán, falta ver cómo se mueve entre los demás liberales y si es capaz de ganar espacio entre los otros partidos que quieren coalición.

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia