Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por LaSillaVacia.com · 27 de Diciembre de 2018

1726

0

El 2018 fue el año de las legislativas y presidenciales. En los santanderes, el voto de opinión se empoderó, varios caciques perdieron su poder y surgieron otros, y el conflicto cambió el eje de su poder. 
 

1

Se cayeron varios caciques y surgieron otros

En los dos santanderes la gran transformación del poder estuvo representada en la salida d poderoso regionales del tablero y el nacimiento de varios nuevos. Las legislativas fueron las que marcaron el derrotero. 

Mientras que en Santander se quemaron el senador de Cambio Bernabé Celis, el grupo del parapolítico y dueño del viejo PIN, Luis ‘Alberto’ el Tuerto Gil, y el del exsenador conservador condenado por la yidispolítica Iván Díaz Mateus; en Norte lo hicieron el conservador Juan Manuel Corzo y el senador de La U Manuel Guillermo Mora. 

Todos tienen en común que eran las caras de sus partidos en las dos regiones y que con su derrota, además del relevo en las curules en el Congreso, reacomodaron los pesos dentro del mapa de poder en sus respectivos departamentos, especialmente de cara a las locales del próximo año.

Con la quemada de Bernabé Celis (pasó de 63 mil a 49 mil votos), quien termina saliendo en medio de las denuncias por el manejo político del Sena y el escándalo sobre presunta violencia intrafamiliar, el nuevo jefe de Cambio Radical es el exgobernador Richard Aguilar. 

Con eso, el clan Aguilar, aunque golpeado por los escándalos de corrupción de varios de sus miembros, llega a mandar directamente a un partido con personería jurídica en Santander, algo que en todos los años de existencia no habían logrado.  

En el caso de Manuel Guillermo Mora, a quien no le alcanzó pese a que subió su votación (la pasó de 45  mil a 54 mil votos), el que recibe el poder de La U es el representante Wilmer Carrillo, quien con 66 mil votos y la única curul se vuelve el jefe único del partido.

Para Juan Manuel Corzo, el embate es similar. Su derrota se da luego de que hubiera perdido el dominio en Corponor (se la quitó el exgobernador y hoy senador electo de Cambio Édgar Díaz)  y de que, como contamos arriba, las alianzas locales no le hubieran dado frutos (cerró con 51 mil votos, 4 mil menos de los que sacó en Norte).

Ahora el nuevo jefe local del partido es Juan Carlos García, hijo del viejo cacique conservador Albino García (perdió la investidura en 2004 por tramitar auxilios parlamentarios), quien dio el salto de la Cámara al Senado y alcanzó 73 mil votos. 

En los casos de Díaz Mateus y del Tuerto Gil (el primero terminó afuera por 4 mil votos y al segundo le pegó la desbandada en su partido, que se quedó sin los Aguilar, Fredy Anaya y Alirio Villamizar), no hay relevo porque las listas se quemaron. 

Sin embargo, pierden figuración y su liderazgo político queda en cuidados intensivos.

 
2

Los alternativos se empoderaron en Santander

El marzo en Santander tuvo lugar el segundo golpe consecutivo que da la ola de opinión que nació en 2015 en el área metropolitana de Bucaramanga.

Leonidas Gómez, quien renunció a la curul hace una semana para buscar la Gobernación de Santander, se eligió como Senador con una campaña estuvo alejada de las maquinarias. 

Su victoria fue muy diciente porque no solo ganó la curul, sino porque lo hizo con 84.821 votos que lo convirtieron en el segundo senador del Polo más votado del país, y en el mayoritario de Santander por encima del liberal Miguel Ángel Pinto (84.068 votos) y que el senador de Cambio Richard Aguilar (76 mil votos), quienes movieron fortines para asegurar su elección. 

Como sus votos se concentraron en Bucaramanga (38 mil votos), en Floridablanca (13 mil votos), en Girón (6 mil votos) y en Piedecuesta (8 mil votos), mostró que sigue siendo la cabeza del fenómeno del voto de opinión de esa zona del departamento, que fue -en el caso de la capital- el que puso a Rodolfo Hernández en la Alcaldía.

El voto de opinión tuvo ñapa y puso al palo de la jornada.

Fabián Díaz, quien estaba en la lista de Alternativa Santandereana (nació de la unión de los verdes, el Polo y la ASI), logró 19 mil votos, 18 mil de los cuales se concentraron en el área metropolitana.

Su victoria fue sorpresiva porque no solo pasó por debajo del radar de todos los medios, sino que logró quedarse con una de las siete curules de Santander con una campaña que casi en su totalidad fue hecha en redes sociales.

 
3

El ELN se volvió el mandamás del Catatumbo

La guerra entre las guerrillas del ELN y el EPL, que ya completa 10 meses en el Catatumbo, reconfiguró el poder en esa convulsionada subregión de Norte de Santander. 

Aunque el EPL fue tradicionalmente un grupo fuerte porque hasta 2015 fue el articulador de la salida de coca hacia el exterior y tenía los principales contactos con los carteles de mexicanos, actualmente está arrinconado, diezmado y buscando la manera de recuperar control.

El ELN, por su parte, no solo se ha fortalecido militarmente, sino que a pesar de que en estos momentos hay varios territorios en disputa, se convirtió en el actor con más poder territorial y dominio sobre las rutas de contrabando y narcotráfico.

 
4

En Norte el voto de opinión se despertó

Aunque en las legislativas las maquinarias imperaron en Norte de Santander, en las presidenciales hubo una ola de opinión que dio sorpresa.

Germán Vargas Lleras, quien fue el que agrupó a toda la maquinaria del departamento, incluida la de la Alcaldía de Cúcuta, la de la Gobernación, la del representante liberal Alejandro Chacón, la del ahora senador de Cambio, Édgar Díaz, la del representante conservador Ciro Rodríguez, y la del exsenador Manuel Guillermo Mora, sacó la tercera votación del departamento con 63 mil respaldos, 

Si bien eso obedeció en parte a que las estructuras no estuvieron completamente aceitadas y andaron a media marcha el día electoral, los resultados de Iván Duque y Sergio Fajardo fueron muy dicientes.

El ahora Presidente no solo arrasó en las urnas y alcanzó 377 mil votos que pasaron a ser 486 mil en segunda vuelta y reclamó a Norte como el bastión uribista (fue el departamento que más lo apoyó porcentualmente), sino que Sergio Fajardo en primera vuelta quedó en segundo lugar con 102 mil votos en primera vuelta sin el respaldo de maquinarias.

Los resultados de Fajardo incluso sorprendieron a su grupo político en el departamento, donde tenían la expectativa de alcanzar 50 mil votos.

 
5

La bancada se renovó en Santander

De los 12 congresistas que eligió Santander en 2014, solo tres se mantuvieron en la curul. 

En el Senado, el liberal Jaime Durán fue el único que se reeligió. Bernabé Celis de Cambio y Doris Vega del viejo PIN se quemaron; y Mauricio Aguilar, también del viejo PIN, y el liberal Horacio Serpa, no volvieron a aspirar.

En su lugar entraron Miguel Ángel Pinto, quien dio el salto de la Cámara al Senado; el exgobernador de Santander, Richard Aguilar, quien se eligió por Cambio Radical y ocupó la curul de su clan (creado por su papá el parapolítico Hugo Aguilar); y entró Leonidas Gómez, quien fue el más votado del departamento, pero este mes renunció a la curul para buscar la Gobernación de Santander en 2019.

En la Cámara la conservadora Lina Barrera, el uribista Marcos Díaz, y María Eugenia Triana y Fredy Anaya del viejo PIN, no volvieron a aspirar; y se reeligieron  Ciro Fernández de Cambio Radical y el liberal Édgar ‘el Pote’ Gómez.

En el revelo el clan Tavera salió reforzado porque cuenta dentro de sus aliados a Pinto en el Senado y a Víctor Ortiz, quien entró a la Cámara como la ficha del Gobernador Didier Tavera; y resucitó el condenado exsenador Alirio Villamizar, quien puso a su hijo Óscar en la Cámara con el aval uribista. 

Además, el clan Aguilar quedó con aliados, porque Óscar Villamizar y Edwing Ballesteros, quien entró nuevo también con el aval uribista, han hecho política junto a Richard Aguilar y varios fueron receptores de sus votos en provincias.

Fredy Anaya heredó su curul y puso a su esposa Nubia López, a quien eligió con 70 mil votos con ayuda de varias maquinarias, entre esas, la de la Cdmb y la Empas. 

Fabián Díaz, resultó el único representante elegido por una lista de coalición en el país (la presentaron los verdes, el Polo, Compromiso Ciudadano y la ASI), y le arrebató una curul a las casas tradicionales.

 

 

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia