Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Jineth Prieto | Maria Fernanda Palencia · 17 de Octubre de 2019

8200

0

La semana pasada un evento de campaña que pasó desapercibido mostró cómo varias de las fundaciones asociadas al Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, Icbf, están siendo usadas para captar votos en las elecciones. 

 

En Neomundo fueron citadas mujeres de varios municipios del departamento a un evento que aunque en apariencia tenía que ver con una charla de superación personal, terminó convertido en un mitin de campaña.

En tarima dieron discurso Claudia Lucero López, candidata a la Alcaldía de Bucaramanga por el movimiento Hagamos Ciudadanía, el candidato al Concejo de la capital Diego Duque, que hace parte de la lista de López, y el candidato liberal a la Asamblea Eduard Serrano.

Además, apareció Paola Carvajal, exfuncionaria de los gobiernos de los liberales Fernando Vargas y Honorio Galvis que terminó inhabilitada por la Procuraduría por irregularidades en contratación, y quien también dio discurso en respaldo a Mauricio Aguilar, candidato a la Gobernación de Santander del parapolítico Hugo Aguilar.

No logramos saber los nombres de todas las asociaciones que llegaron al encuentro, pero confirmamos que más allá del área metropolitana de Bucaramanga, trajeron mujeres de al menos una decena de municipios del departamento, entre esos Lebrija, Barrancabermeja, Vélez, Cimitarra, El Playón, San Vicente de Chucurí, Carmen de Chucurí, La Belleza, San Gil, Florián y Zapatoca.

En todos los casos nos dijeron que trabajaban prestando servicios para el Icbf como profesoras y auxiliares educativas, que les habían pagado el transporte y el desayuno (para el caso de las que venían de afuera del área), y que no sabían para qué era la citación. 

“Simplemente nos mandaron un mensaje, que reunión general aquí a las nueve de la mañana”, dijo una de las asistentes que iba de Vélez. Siete más nos dieron una versión similar.

Además, identificamos los nombres de tres fundaciones que movieron personal para ese evento: la Asociación Crecer y Vivir, la Fundación Niños de Paz y la Fundación José Eustasio Rivera.

La Silla encontró que las dos primeras tienen hilos que las comunican con el exgobernador condenado por corrupción Mario Camacho Prada, quien está impulsando de frente al menos a tres candidatos de los que aparecieron en el evento.

Mientras que, como hemos contado, es uno de los políticos que tira línea en la campaña de López;  es el coordinador de la lista al Concejo de Hagamos Ciudadanía que integra Duque, quien a su vez es sobrino del representante liberal Édgar ‘el Pote’ Gómez -socio político de Camacho-; y encima, según le dijeron a La Silla tres fuentes de adentro del liberalismo, Serrano  llegó a la lista roja con el respaldo de su grupo político.

El grupo de Camacho es conocido por moverse a través de los programas del Icbf para sumar votos.

Por ejemplo, en 2014 Vanguardia denunció que esa entidad estaba moviendo votos a favor de las aspiraciones de Édgar ‘el Pote’ Gómez y de su entonces fórmula, el senador rojo Jaime Durán; y, como contó La Silla, la actual directora departamental llegó a ese cargo con el empujón del congresista en la recta final del concurso para ese cargo. 

Los hilos de Crecer y Vivir

Sobre esa organización que ha ejecutado, según reportes del sistema público de contratación, al menos $56 mil millones entre 2016 y 2018 en municipios de Santander y Cesar, encontramos que existió relación directa con la familia de Camacho Prada.

Hasta 2017 aparecieron como socios Jorge Iván Camacho Herrera y María Catalina Sánchez Perilla, hijo y nuera de Mario Camacho Prada, respectivamente; así como Laura Teresa Niño Jaimes, quien fue candidata a la Cámara por el Partido Liberal en las legislativas pasadas, entró como cuota de Camacho a esa lista, y obtuvo 1.538 votos.

Además, desde ese entonces aparece el nombre de Andrea González Tirado, quien fue  una de las organizadoras del evento y quien de hecho se presentó ante La Silla como miembro de la logística de la campaña de Claudia Lucero López.

En el registro de renovación de este año, esa fundación puso como una de sus referencias a Sutratecsa SAS, empresa que es de propiedad de Jorge Camacho Herrera, de su hermana Daniella Camacho Herrera, y de Nilsa Castro, esposa de Mario Camacho Prada.

De esa empresa fue representante legal Luz Helena Arciniegas Pinilla, quien hoy aparece como socia de Crecer y Vivir.

Cuando le preguntamos a Tirado por la convocatoria de mujeres ejecutoras de programas pagados por el Estado y las campañas, no nos respondió.

Las coincidencias de Niños de Paz

La Fundación Niños de Paz, creada en 2013,  ha ejecutado, según reportes oficiales, $21 mil millones entre 2015 y 2018 en varios municipios de Santander, Cundinamarca y Cesar.

Algunos de sus miembros están directamente relacionados con el Partido Liberal. 

Su representante legal es Isaías Suárez, pastor y líder cristiano, y esposo de Blanca Patricia Monsalve, quien en 2011 fue candidata al Concejo de Bucaramanga por el Partido Liberal y se quemó con 2.646 votos.  

Además, aparece Miriam Quintero Jaramillo, quien es cuñada del concejal liberal de Floridablanca José Nicanor Vera Pedraza, quien a su vez se eligió en 2015 de la mano de su hermano el exconcejal de Cambio Heriberto Vera Pedraza, y es de la línea de Camacho y el ‘Pote’ Gómez en Floridablanca. 

Suárez le dijo a La Silla que desconocía el evento, que no lo había convocado y que no sabía por qué asistentes se identificaron como parte de su organización. Sobre sus relaciones políticas, dijo que conocía a gente de todos los partidos y que no guardaba afinidad con ningún sector. 

Sin embargo, La Silla encontró que esa fundación, al igual que Crecer y Vivir tiene dentro de sus referencias en la Cámara de Comercio a Sutratecsa SAS, la empresa de la familia de Camacho Prada.

Sobre la relación entre los candidatos que apoya y las dos asociaciones, Mario Camacho le dijo a La Silla que actualmente ni él ni su familia tienen relación con esas asociaciones, y sobre la aparición de la empresa de sus hijos y su esposa como referencia de ambas nos dijo que “no significaba nada”.

“Es una referencia, eso no muestra una relación. Sería hilar muy fino. La referencia lo que muestra es que una persona conoce a otra, pero no que sean cercanas o que estén relacionadas”, explicó.

En cuanto a porqué su hijo aparecía en por lo menos una de ellas aseguró que tenía que ver con su actividad de médico y que en algún momento le ofrecieron que formara parte, pero que luego decidió no hacerlo.

Y sobre la coincidencia entre la aparición de los candidatos que justamente él apoya y la reunión, aseguró que está apoyando a los 19 candidatos al Concejo de Hagamos Ciudadanía y a la Asamblea no solo a Serrano sino a varios, entre esos, a Alfonso Pinto Frattali.

Claudia López no nos contestó ni las llamadas ni los mensajes que le dejamos, Duque los leyó pero no dio respuesta y lo mismo sucedió con Serrano.

Como, según nos dijeron tres asistentes, esta no es la primera vez que convocan a mujeres que se encargan de ejecutar programas del Icbf en Santander a reuniones políticas sin su consentimiento, aún falta ver si con los ánimos encendidos en la recta final vuelven a repetir la fórmula.
 

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia