Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Ana León · 24 de Enero de 2019

17625

0

La Alcaldía de Floridablanca, la tercera de Santander, será uno de los grandes fortines en los que varios caciques tradicionales mediarán fuerzas. Aunque aún hay tiempo para que salgan al ruedo más candidatos, La Silla realizó un paneo para ver cómo arranca el año electoral en ese municipio, que maneja 376 mil millones anuales de presupuesto.

Tras hablar con 13 fuentes, entre políticos y periodistas, encontramos que nueve son los nombres que más suenan dentro de la baraja de candidatos que quieren reemplazar a Héctor Mantilla en el cargo.

Estos son.

Los de la cuerda del Alcalde

William Gómez Martínez

Abogado y exconcejal de Floridablanca por el partido Aico. Se lanzó a la Alcaldía en 2015, pero desistió faltando una semana para elecciones y se adhirió a la campaña de Mantilla.

Es asesor de su despacho desde que arrancó su administración y uno de sus hombres de confianza.

De los tres candidatos que quieren el guiño de Mantilla, él es el que tiene trayectoria política. 

Gómez, conocido como ‘Gitano’, es el enlace de la Alcaldía con las juntas de acción comunal, cargo que le ha dado mucha visibilidad en el municipio. 

Por ejemplo, grabó 200 videos de navidad junto a líderes de junta de acción comunal que le agradecieron por su gestión, y los posteó en sus redes sociales, donde hacía meses no hacía publicaciones.

Aún no ha renunciado a su cargo, por lo que no ha iniciado la campaña de frente.

Ricardo Parra Isaza

Es conocido como Richard Parra. Es pastor de la iglesia Comunidad Cristiana de Bucaramanga y su familia es dueña del supermercado La Canasta, que se creó en Sogamoso, Boyacá, donde tiene un hermano que es concejal por Cambio Radical.

Parra y su esposa también dirigen la Fundación Salvar, que ayuda a habitantes de calle en el área metropolitana y contrata con el estado. El año pasado, por ejemplo, contrataron con la Alcaldía de Bucaramanga 88 millones para operar un hogar de paso para esa población.

Él fue uno de los empresarios que apalancó la campaña a la Alcaldía de Mantilla en 2015.

La sede de su iglesia, el auditorio Conquistadores en el centro comercial Caracolí, fue “prácticamente nuestra sede de campaña”, nos dijo una fuente del primer círculo del Alcalde.

Está considerando lanzarse por firmas. Por ahora, está moviéndose en emisoras hablando de su vida y de Floridablanca.

Miguel Ángel Moreno

Es un abogado hijo del exdirectivo de Opción Ciudadana y quien fue una de las manos derechas del 'parapolítico' Luis Alberto 'el Tuerto' Gil, Ángel Alirio Moreno.

Moreno se conoció con Mantilla en la universidad y desde entonces es uno de sus amigos más cercanos. Fue asesor de despacho hasta julio del año pasado y luego pasó a ser Director de Tránsito de esa ciudad.

Desde que llegó a cargo ganó visibilidad a través de dos campañas sociales: Valientes y Tránsito en tu barrio.

Con la primera, Moreno, un grupo de contratistas de la administración (también amigos y familiares), y el Alcalde, hicieron jornadas de educación vial en Floridablanca.

Con la segunda, Moreno replicó la estrategia que la administración de Mantilla de hacer visitas a los barrios llevando la oferta institucional. En el caso de Moreno, fue para revisar los problemas de movilidad de cada sector.

Sin embargo, solo estuvo en el cargo tres meses y renunció justo cuando se vencía el tiempo de inhabilidades para funcionarios.

Luego empezó a escribir una columna de opinión en el Portal Corrillos y ya abrió su página en facebook. También asiste a eventos de la Alcaldía e incluso acompaña a Mantilla en visitas de obra, pese a que ya no tiene nada que ver con la Alcaldía.

Además, en diciembre le patrocinó novenas navideñas a varias juntas de acción comunal y entregó regalos para niños en varios barrios. También asistió a las novenas que hizo la Alcaldía.

William Mantilla, el hermano del Alcalde lo está promoviendo en redes sociales como candidato.

Los de los viejos caciques

María Mercedes Muñoz Ayala

Es esposa del exalcalde de Florida, Néstor Díaz Barrera, quien resultó destituido por una inhabilidad sobreviniente que le generó haber sido candidato a la Asamblea en 2007 cuando su padre, Néstor Díaz Saavedra, era director de la Dian.

Muñoz es odontóloga y durante la administración de Mantilla fue contratista de la Secretaría de Desarrollo Social para temas de mujeres. No ha sido activa en la política más allá de su papel como gestora social durante la administración de su esposo.

Díaz Barrera nos dijo que su esposa aún no ha tomado la decisión formalmente. Pero en la Florida política se da como un hecho su aspiración.

 

Milton Villamizar

Fue diputado por el Partido Conservador, es hermano del excongresista de ese partido, Alirio Villamizar, quien fue condenado por el escándalo del carrusel de las notarías en el gobierno de Uribe.

Milton Villamizar, quien hoy es funcionario de la Cdmb, planea renunciar a finales de febrero para iniciar formalmente su campaña. Quiere el aval del Centro Democrático, partido por el que su sobrino, Oscar Villamizar, es Representante.

Sin embargo un eventual respaldo del congresista no está tan claro pues no siempre han trabajado juntos en política.

Por ahora, Villamizar se ha reunido con exconcejales, exalcaldes y otros políticos que se mueven en esa ciudad para armar su estructura. Entre ellos, está el exdiputado Édgar Higinio Villabona, quien perdió contra Mantilla la Alcaldía hace cuatro años.

Los que arrancan solos

Ángela Hernández

Hernández es diputada del Partido de La U y se hizo famosa por liderar a nivel nacional el debate en contra de las cartillas escolares que contemplaban la promoción de la igualdad de género.

Después de eso consolidó entre la comunidad cristiana del país como una de las cabezas del movimiento que promovía "la defensa de la familia". Además, impulsó la campaña presidencial del anulado exprocurador Alejandro Ordóñez.

Hernández es hija de un exconcejal de Floridablanca y en 2011 intentó llegar al Concejo pero se quemó con 700 votos.

Aunque en 2015 llegó a la Asamblea con 15 mil votos, lo hizo con el respaldo de comunidades cristianas y del grupo político del entonces gobernador, Richard Aguilar, de quien se distanció.

En las legislativas lanzó a su esposo Jefferson Vega al Senado por el Partido Conservador, pero se quemó con 22 mil votos.

Entró al escenario político local haciéndole oposición al alcalde Mantilla.

Salvador Molina

Es concejal por el partido ASI. Lleva dos periodos y en las últimas elecciones obtuvo 1.533 votos. Tiene su caudal electoral en el barrio La Cumbre, uno de los más grandes y populares de Florida.

En los últimos meses ganó notoriedad en la escena política regional pues fue el ponente del polémico proyecto de acuerdo para la actualización del POT en Floridablanca, que a pesar de las denuncias por presuntos favorecimientos a particulares cercanos al Alcalde, fue aprobado por el Concejo.

Molina aún no ha hecho oficial su candidatura. Por ahora está organizando reuniones con exconcejales y exalcaldes buscando eventuales alianzas.

Además en diciembre entregó regalos en varios barrios de Floridablanca.

Juan Carlos Ayala

Es un líder comunal del barrio Oasis de Floridablanca que en 2015 llegó al Concejo con 977 votos y avalado por el Polo Democrático.

En su momento hizo campaña de la mano del entonces candidato a la Gobernación, Leonidas Gómez. Hace parte de su tendencia Dignidad Santandereana.

En octubre renunció a su curul para empezar su campaña a la Alcaldía.

Salvador Rincón

Salvador Rincón fue el subsecretario de la Secretaría de Salud Departamental hasta octubre del año pasado.

Ya había postulado su nombre para la Alcaldía de Floridablanca en 2015. En su momento buscó el aval del Partido Liberal, colectividad en la que ha militado toda su vida, pero el partido finalmente adhirió a otra candidatura y desistió.

Luego pasó a coordinar la campaña de Didier Tavera a la Gobernación en ese municipio, quien le pagó el apoyo con el nombramiento.

Ha sido candidato al Concejo de Bucaramanga, la Asamblea de Santander y dos veces a la Cámara de Representantes. En ninguna ha tenido éxito.

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia