Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Daniela Amaya Rueda | Sara Ruiz · 20 de Mayo de 2018

866

0

Mientras en el Cauca, el Atlántico, los santanderes, el Huila y Cundinamarca alcaldes y gobernadores le están moviendo funcionarios y contratistas a Vargas para que se encarguen de la logística de los eventos de su campaña, le llenen las reuniones e incluso voten por él so pena de que les cancelen el contrato, en el Eje Cafetero y en Antioquia el vargasllerismo no ha logrado la misma movilización.

Según coincidieron 13 fuentes de Caldas, Risaralda y Antioquia, eso pasa porque las estructuras de gobernaciones y alcaldías se mueven más en las elecciones a Congreso que en las presidenciales “porque no es lo mismo cuando el jefe político es candidato que cuando le está haciendo campaña a otro”, le dijo a La Silla una mujer que trabaja en la campaña de Vargas, es de la cuerda del senador conservador Samy Merheg y ha sido contratista de la Gobernación.

Además, para las presidenciales la región cafetera y Antioquia es principalmente uribista, según los últimos resultados electorales (en los tres departamentos ganó Santos en 2010 en primera y segunda vuelta, y en 2014 Óscar Iván Zuluaga) y esa tendencia es más fuerte que el hecho de que los padrinos políticos de los gobernadores actuales o los partidos que los respaldan estén con el exvicepresidente.

Esto es lo que encontramos.

Caldas

Aunque el gobernador Guido Echeverri es aliado y amigo personal de Vargas, en campaña su apoyo no ha sido evidente según las cinco fuentes con las que hablamos en el departamento.

Para un diputado y un ex candidato a la Cámara, esto se explica porque en la Gobernación mandan tres partidos diferentes (Echeverri salió elegido con avales y apoyos conservadores, de La U y de Cambio Radical, el partido de Vargas) y no todos están apoyando de lleno al exvicepreseidente.

Pero más allá de esto, tres fuentes coincidieron en que la razón principal es que el Gobernador no le marcha a nadie, “Guido, ante todo, es un ‘guidista’ y no se va a hacer matar por nadie” le dijo a La Silla dijo un político de la región.

Aún así, la presión ha llegado a través de rumores. Un empleado de la Gobernación le contó a La Silla que en su trabajo estaban diciendo que lo mejor era votar por Vargas para contar con su apoyo en las elecciones regionales del 2019.

Estos rumores no bajan necesariamente desde el Gobernador, Vargas tiene también al representante Hernán Penagos y al senador Mauricio Lizcano como aliados en el departamento.

“Me atrevo a decir que gran parte de los empleados de la gobernación son vargaslleristas porque, aunque Cambio Radical no es fuerte en el departamento, la mayoría son cuota o de Lizcano o de Penagos,” nos dijo un diputado del departamento.

Lizcano, una de las cabezas en las alianzas y las relaciones políticas de la campaña de Vargas, es el principal alfil en el departamento y tiene poder sobre varias entidades, incluyendo la alcaldía de La Dorada.

“La Dorada es como el país de Vargas en el departamento,” nos dijo un periodista político caldense y lo confirman las cinco fuentes que consultamos.

Antes de las elecciones a Congreso, según lo denunció el periodista local Luis Alberto Franco y alertó la Corporación Cívica de Caldas, funcionarios de la Gobernación como Gerson Bermont, el director de la Territorial de Salud de Caldas, Luis Eduardo Céspedes, director del Hospital San Félix, Nohora Beatriz Peláez, funcionaria de Corpocaldas, y William Oliveros, coordinador del Fondo Nacional del Ahorro, estuvieron en un acto político público en La Dorada del hoy electo senador Juan Felipe Lemos y del representante electo Óscar Tulio Lizcano, fichas de Mauricio Lizcano.

Aunque para las presidenciales no se han movido de la misma manera, dos fuentes nos dijeron que la campaña de Vargas espera sacar una alta votación en ese municipio.

Más allá de que las presiones desde las entidades parecen pocas y no son explícitas, tres de los políticos con los que hablamos coincidieron en que el uribismo ha ganando cancha y muchos líderes y políticos se estén yendo por su candidato, por lo que para los políticos con poder en las administraciones no tiene sentido jugarse el pellejo por un candidato que probablemente no tenga buenos resultados, pues pueden terminar es demostrando poco poder.

De hecho, un político nos contó que varios líderes que antes se movían por partidos tradicionales como el Liberal, el Conservador y el Partido de la U, ahora lo están haciendo por Duque, “Muchos pueden decir de frente que están con Vargas, pero en realidad o están quietos o se están moviendo por Duque,” dijo.

Risaralda

En Risaralda, Vargas Lleras tiene a Samy Merheg, senador del Partido Conservador, que según las fuentes que consultamos tiene injerencia en algunas secretarías y hospitales de la Gobernación porque es el padrino político del gobernador Sigifredo Salazar. Sin embargo, según nuestras fuentes y como lo ha dicho El Diario, Salazar y Merheg se han distanciado debido a la cercanía del Gobernador con Martha Lucía Ramírez, quien lo acompañó en campaña; y al Centro Democrático, que a dos meses de las elecciones regionales se le adhirió.

Por eso, dicen, la Gobernación no se está moviendo por Vargas.

A pesar de eso, una fuente dentro de la Secretaría de Infraestructura nos dijo que el 8 de mayo -día en que Vargas hizo un evento en la Plaza de Bolívar de Pereira- algunos funcionarios estuvieron allí obligados, y tuvieron que enviar a sus jefes diez selfies para probar su asistencia. Sin embargo, La Silla no pudo corroborar esa información ni encontrar otras evidencias de participación política por parte de funcionarios o contratistas.

Antioquia

Incluso el histórico vargasllerista Luis Pérez, gobernador de Antioquia, no se está moviendo claramente por Vargas.

Al Gobernador de Antioquia lo avalaron partidos cuyas estructuras están con Vargas (Cambio Radical y La U) o lo están en buena medida (el Conservador), le ha coqueteado durante su administración al hoy candidato, tiene a su hermano haciéndole campaña de frente y cuotas de Cambio en su gabinete (como el hoy subsecretario de Salud y antes secretario de Gobierno, Alex Florez, que renunció para lanzarse a la Cámara y, tras quemarse, encontró de nuevo cobijo con Pérez).

Sin embargo, ha estado acercándose al uribismo, como contamos, y por eso dos políticos opositores de Pérez argumentan que no se mueve por Vargas. “Es imposible que el Gobernador se esté moviendo por Vargas, si está con Duque”, dijo uno de ellos.

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia