Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Sara Ruiz | Sara Lopera · 24 de Octubre de 2019

1962

0

A tres días de las elecciones locales, les contamos cuáles son las principales emociones que mueven el voto por los dos candidatos punteros a la Alcaldía de Medellín: el uribista Alfredo Ramos y el exliberal Daniel Quintero.

Se trata justamente de una elección en la que pesa más la opinión que la maquinaria; y por eso conversamos con 40 personas, 20 que quieren votar por Ramos y 20 que van con Quintero.

En el caso de Quintero, la imagen de independiente es uno de los factores que más pesa, y en el caso de Ramos, la figura de su papá, el exalcalde y exgobernador Luis Alfredo Ramos

En ambos casos hay un nombre que se repite

Uribe, el factor común

Casi la mitad de las personas con las que hablamos nos dijeron que el expresidente Álvaro Uribe es lo que los mueve a votar, o no, por su candidato.

En el caso de Quintero, diez de los 20 electores suyos que entrevistamos nos contaron que una de sus razones para elegirlo, si no es la principal, es que quieren impedir que el uribismo gobierne en la ciudad.

“Votaría por cualquiera que tenga el chance de ganarle al Centro Democrático. Si el que lo tuviese fuera Jairo Herrán (la ficha de Colombia Humana-UP, el de Gustavo Petro), votaría por él”, nos dijo Alexander, un consultor de proyectos de 38 años.

En casi todos esos casos, de entrada nos dicen que votan Quintero para atajar a Ramos, porque según las últimas encuestas este ya ganó sobrado.

Es el caso de Sofía, estudiante de Psicología de 21 años, o el de Mauricio, un cineasta de 25 años que votará por Quintero “para evitar al uribismo, que es un mal mayor”.

Incluso, algunos nos mencionaron de entrada que su criterio es el voto útil, pese a que Quintero no los convence del todo.

Diego, un periodista de 38 años, nos dijo que le parece que Quintero no propone nada novedoso frente a los demás candidatos, pero va a votar con el mismo criterio con que votó en el 2015: eligió al actual alcalde ‘Fico’ Gutiérrez, quien remontó en la última encuesta de la campaña pasada, para evitar que ganara el exsenador Juan Carlos Vélez, entonces ficha uribista y hoy candidato por firmas.

Algo parecido nos djo Andrés Felipe, un comunicador de 27 años, que también votó por Gutiérrez hace cuatro años. "En estas elecciones no hay de dónde hacer un caldo. Si uno no tuviera que evitar que X o Y llegara...entonces mi voto sería en blanco".

Con Alfredo Ramos sucede lo opuesto. Nueve de los 20 que quieren votar por él nos dijeron que lo que más los impulsa a elegirlo es que son fieles seguidores del expresidente Uribe y siempre votan por el Centro Democrático.

Cinco de ellos, cuatro mayores de 55 y un ganandero de 30, nos dijeron por aparte que su voto está donde esté Uribe.

“Solo con que sea el de Uribe tengo para votar por Ramos”, nos dijo Nelly, una confeccionista, cuando le preguntamos por qué en concreto le gustaba Ramos.

Lo mismo pasa con Gene, dueño de una peluquería en El Poblado. Cuando le preguntamos por quién iba a votar, su respuesta inmediata fue: “Voto por el que diga Uribe. Siempre voto por Uribe”.

Otros apelan a la importancia de la seguridad, la bandera del senador cuando gobernó el país.

Marta, presidenta de Junta de Acción Comunal de un barrio popular de Medellín, nos dijo que vota Ramos porque “la gente no se acuerda que hace 20 años no se podía viajar por carretera”.

Algo parecido nos dijo Darío, quien tiene 81 años y es jubilado de una empresa metalmecánica: "En mi mente hay un agradecimiento tremendo con el doctor Uribe, que volvió seguras las carreteras para que pudiéramos volver a salir de la casa. Él salvó a Colombia y me dejo guiar por él"..

Así, el fervor uribista es una de las dos principales razones que más mueven el voto por Ramos.

El voto por Alfredo lo mueven más que todo el apellido y la seguridad

Aparte de Álvaro Uribe, el factor que más le despierta entusiasmo a los votantes de Ramos con los que hablamos es el recuerdo de su padre, Luis Alfredo Ramos, quien fue alcalde de Medellín a comienzos de los años 90 y gobernador de Antioquia entre 2008 y 2011.

"Mi voto es por Alfredo Ramos porque es de mi tierrita, de Sonsón (municipio en el Oriente antioqueño). Bueno, no él, sino el papá", nos dijo John, un taxista de 45 años.

Siete de ellos aseguran que Ramos les genera confianza por la experiencia que tiene su papá; y reconocen que ese factor pesa más.

"Yo voté por el papá, por Luis Alfredo Ramos, a la Alcaldía y a la Gobernación. Creo que Alfredo puede ser honrado, como el papá", nos dijo Juan Carlos, vendedor ambulante de mazamorra. 

Winston, un administrador de empresas de 52 años, nos dijo que "Yo sé que es un pelao que está empezando... pero tiene ideas como las del papá".

Incluso algunos nos hicieron el comentario de que Alfredo hijo no los convence por completo como candidato, pero la figura de su papá es garantía.

Eso nos dijo Verónica, una comunicadora de 29 años que vive en El Poblado: "Se sabe que no es el mejor, pero detrás está el papá. Se necesita un político con experiencia para la crisis que se nos viene con los venezolanos", nos explicó.

“Voto por el hijo de Ramos. No conozco bien sus propuestas, pero con su papá tiene”, nos contó Jorge Londoño, un vendedor ambulante de 71 años que vive en Manrique, al nororiente de Medellín. 

También lo escogen porque es del Centro Democrático, que tiene como bandera la seguridad. Mauricio, quien tiene 34 años y trabaja en una litografía en el centro de Medellín, nos dijo que “creo en los candidatos del Centro Democrático y en la seguridad democrática para tantos robos y tanta delincuencia”

Solo cuatro de los 20 destacaron valores propios del candidato, entre ellos su juventud y su experiencia en el Senado, como la razón más fuerte para votar por él.

Es el caso de Juan, un estudiante universitario, quien nos contó que lo conoció personalmente en la campaña del No en el plebiscito del 2016: nos dijo que le gusta porque es sensato y trabajador.

O un exgerente de una entidad pública, que nos pidió no decir su nombre, nos dijo que votará por él "porque no tiene antecedentes penales, disciplinarios ni fiscales", y porque “es una persona joven, una nueva generación”.

Otros dos, un empleado de una compañía inmobiliaria, con 28 años, y otra de una empresa de catering, de 38, nos contaron por aparte que la única razón para votar por Ramos es que no quieren que quede Quintero, porque para ellos representa a la izquierda, por haber respaldado a Gustavo Petro en la segunda vuelta presidencial.

El primero nos dijo que "Siento que Ramos no está lo suficientemente preparado, pero no quiero que gane Daniel Quintero, que no puede negar su apoyo a la izquierda".

A Quintero lo mueve lo de independiente

Más que el antiuribismo, al candidato le ha favorecido la imagen de independiente con la que ha hecho campaña. Ese es el factor que más resaltaron 12 de las 20 personas con las que hablamos y que quieren votar por él.

“Ningún político es bueno, pero le apuesto a este que al menos no está mostrando devoción a ningún partido y que trata de proponer algo diferente a lo del resto que basan su campaña en el mandato de otros”, nos dijo Camila, una artista plástica de 26 años.

Erick, un neurocirujano de Medellín de 32 años, piensa parecido: “Lo vi en debates y me pareció un man bien. No hay un gran partido dándole billete, tiene poca publicidad en las calles, más en las redes, y eso es bueno”.

Eso también nos argumentó Daniel, quien tiene 25 años y es subgerente de una empresa de diseño: “Voto por Quintero porque necesitamos generar un precedente de acabar con las maquinarias del país”.

Buena parte de ellos lo conocieron por redes sociales o porque lo han visto entregando volantes en la calle. Resaltan que perdiben un estilo fresco para hacer campaña, con el que más que todo los menores de 30 años se sienten identificados. 

Tres de ellos lo conocieron por Facebook hace un año, cuando hacía activismo en contra de las medidas de la gerencia de EPM para atender la crisis de Hidroituango. 

"El defendió mucho lo de Medellín con EPM, se ve que se siente muy orgulloso de ser de aquí", nos dijo Johan, de 25 años, que trabaja en una tienda de tamales.

“Me gusta Daniel Quintero porque se ve honesto, sencillo. La otra vez estaba repartiendo volantes él mismo en la estación Poblado”, nos dijo Catalina, mesera y barista de 24 años que trabaja en un café de ese sector.

Tres de nuestros entrevistados resaltaron el hecho de que Quintero haya crecido en Castilla, una comuna popular de la ciudad. Por eso se sienten identificados con él,

"Es de barrio, le ha tocado batallar en la vida. No es lo mismo hablar de hambre cuando has pasado hambre, a hablar de hambre si nunca lo has tenido", nos dijo Andrea, estudiante de Ingeniería en la Universidad de Antioquia, de 22 años.

En eso coincide Catalina, una primivotante de 18 años, de un corregimiento de Medellín: “Quintero es una persona que ha sido del común, que sabe lo que le toca sufrir a las personas de bajos recursos”.

Sus propuestas, al igual que en el caso de Ramos, no están en primer plano. Pero cinco de los 20 votantes que entrevistamos sienten que le va a meter la ficha a la educación, la innovación, la tecnología y las oportunidades para los jóvenes.

"Entre los candidatos, ha sido quien se ha preocupado por la educación y sobre todo por inculcar una cultura en los jóvenes de los barrios marginados, a quienes se le cierran muchas oportunidades y terminan en combos", nos dijo David, un estudiante de Filosofía de 25 años.

"Lo he escuchado en las entrevistas de radio y televisión, y es sincero y sabe llegarle a las personas. Es gente joven", nos dijo John Jairo, un conductor privado con poco más de 50 años.

Así, en la recta final de la campaña, esas son las emociones que mueven el voto por los dos candidatos más fuertes para la Alcaldía de la segunda ciudad del país.

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia