Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por LaSillaVacia.com · 09 de Octubre de 2019

2843

0

Esta mañana, en un acto público, el grupo político del senador Juan Diego Gómez, quien respaldaba a la Alcaldía al exsenador godouribista Juan Carlos Vélez, adhirió a la campaña de Alfredo Ramos.

Esa decisión es importante porque Gómez lidera una de las dos casas políticas gruesas de Antioquia, y porque completa la mudanza de los godos al candidato uribista.

También es otro ejemplo de cómo los partidos tradicionales suelen terminar en bloque en las campañas ganadoras o que pintan serlo.

Así sucedió con Iván Duque a la Presidencia el año pasado, con Luis Pérez a la Gobernación hace cuatro años, y en la actual campaña con el liberal Aníbal Gaviria, quien tiene un salpicón de avales y de grupos políticos a su alrededor.

El trasteo conservador tuvo tres pasos.

  • El primero, a finales de agosto, lo dio el representante a la Cámara Germán Blanco, quien hasta hace poco fue aliado de la cuestionada casa Suárez Mira, sacó 8 mil votos el año pasado en Medellín, y había tenido coqueteos previos con Vélez.

Como contamos, sus candidatos al Concejo y a la Asamblea, Babinton Flórez y Jorge Correa, se están moviendo por Ramos en los barrios y las regiones, y el congresista ya le hizo una reunión en tarima con sus bases conservadoras.

  • El segundo paso ocurrió el 23 de septiembre, cuando el senador Carlos Andrés Trujillo anunció su respaldo a Ramos tres días después de que su candidato a la Alcaldía Jesús Aníbal Echeverri declinara para adherirse a esa campaña.

Bajo el argumento de respaldar la decisión de Echeverri, el barón electoral de Itagüí con 71 mil votos a Senado en 2018, 12 mil en Medellín y un candidato a Concejo fuerte, Lucas Cañas, aterrizó enel uribismo. 

  • El tercero ocurrió el martes, cuando el senador Juan Diego Gómez convocó a una reunión en su apartamento a las nueve de la noche con Ramos, para oficializar su respaldo y entregarle un documento con los temas de ciudad que les interesa.

Con Gómez, quien sacó 15 mil votos al Senado el año pasado en Medellín, estuvo casi todo su equipo, Conservadores de Vida, el representante Nicolás Echeverri, los concejales John Jaime Moncada y Carlos Zuluaga, y el diputado Juan Camilo Villegas. 

El único de ese grupo que no se fue con Ramos es el concejal Álvaro Múnera ‘Pilarico’, que es animalista y le dijo a La Silla que no puede votar por el uribista porque “no tiene una sola palabra sobre protección animal en su plan de gobierno”.

Según nos contó el representante Echeverri, decidieron irse para donde Ramos porque sus bases, candidatos a ediles y líderes barriales lo estaban pidiendo.

Vélez, por su parte, le dijo a La Silla que el senador Gómez no lo apoyará más porque no está creciendo en las encuestas.

A la reunión del martes también asistieron el concejal de La U Ramón Acevedo, quien está con Ramos desde que Echeverri se bajó; y el de Cambio Radical Rober Bohórquez, quien hasta poco apoyaba a Vélez. 

Incluso en la campaña de Ramos también está la casa cuestionada de Bello de los Suárez Mira, según nos lo confirmó su jefe política y exsenadora Olga Suárez.

Con eso, a Vélez solo le queda el respaldo de la excandidata uribista a la Gobernación Liliana Rendón, quien aspira al Concejo por Cambio Radical; y el llamado “progresismo conservador”, del difunto Manuel Ramiro Velásquez, que tiene candidatos a Concejo y Asamblea primíparos, y un grupo de alrededor 150 godos.

Mientras tanto, a Ramos se le suben el resto de godos al bus, al que también se montaron el senador de La U Juan Felipe Lemos y el equipo liberal de la Universidad de Medellín, en cabeza de la concejal Aura Marleny Arcila.

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia