Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Camilo Trujillo Villa · 29 de Abril de 2018

1530

0

Uno de los súper poderosos de Antioquia se hizo sentir esta semana en Medellín.

Los combos delincuenciales presentes en San Javier, comuna 13 de la ciudad, hicieron de las calles de los barrios Juan XXIII, La Torre, La Luz del Mundo, La Quiebra, Betania y La Pradera, el escenario de más de siete balaceras y tres homicidios; todo por el control territorial.

Desde hace dos meses se percibía la tensión que estalló a mediados de abril y que se recrudeció hace seis días. 

En sitios emblemáticos como el ‘grafitour’ y las escaleras eléctricas, que se convirtieron en símbolos que representan la resiliencia de la comuna 13 y uno de los lugares turísticos más populares de la ciudad, hoy sus movilizadores sufren ‘vacunas’ para llevar gente.

En algunos sectores ya hay que hacer todo un plan, definir horarios y acompañamiento para bajar y subir por la comuna. El miércoles las autoridades escoltaron en su desplazamiento a los estudiantes de cuatro instituciones educativas y los combos ordenaron suspender la operación de cinco rutas de transporte público de la zona.

El alcalde de Medellín, Federico Gutiérrez, explicó que la odín (organización delincuencial integrada al narcotráfico) Robledo y seis combos están enfrentados por las rentas ilegales del sector. 

Ante lo sucedido, Gutiérrez ordenó ampliar el pie de fuerza: 320 uniformados entre Policía y Ejército, y se ofreció una recompensa de 20 millones de pesos por alias Juancito, cabecilla de la banda Betania y responsable del paro de buses.

Unos piden intervención militar, otros cívica

La situación de orden público de la comuna 13 fue debatida el pasado jueves en sesión plenaria del Concejo. Los miembros de la corporación se dividieron entre los que proponían entre intensificar la intervención militar acompañada de la oferta social de la alcaldía y los que pedían una actuación más cívica.

El concejal Jaime Mejía propuso realizar una sesión descentralizada en la comuna para acompañar más a la ciudadanía y fortalecer la presencia de la institucionalidad en el territorio.

Pero la mayoría de los concejales, con excusas varias —políticas y personales—, rechazaron la propuesta.

Allá tiene que haber autoridad, los sectores más neurálgicos deben ser militarizados, acompañados de la Policía.

Jesús Aníbal Echeverri, concejal de Medellín

En cuanto a la intervención militar y de Policía, Mejía dijo que el helicóptero de la Policía debía sobrevolar de manera permanente el espacio aéreo de la 13 y que se había que aumentar la presencia de los organismos de inteligencia para desarticular las bandas criminales que operan en esa zona.

Su homólogo, el concejal Jesús Aníbal Echeverrí, le comentó a La Silla Paisa que coincide con Mejía: “allá tiene que haber autoridad, los sectores más neurálgicos tienen que ser militarizados, acompañados de la Policía. Todo esto combinarlo con la oferta social de la Alcaldía de Medellín”.

Al mismo tiempo Echeverri pidió un acompañamiento del Gobierno Nacional, "porque están dejando solo al Alcalde de Medellín. Acá necesitamos la presencia de los ministros del Interior y de Defensa”.

Petición que tuvo eco porque el pasado viernes el ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas ordenó al general Jorge Nieto, director nacional de la Policía, encargarse personalmente de la situación de la comuna, quien desde ayer está instalado en la ciudad y recorrió la comuna con el alcalde Gutiérrez.

 

Mañana lunes 30 de abril, el ministro Villegas estará en la ciudad.

Por su parte, el concejal Daniel Carvalho se opone a las propuestas de sus homólogos, argumentando que lo que necesita la 13 es una intervención integral y no limitarse a una presencia masiva de la Fuerza Pública. 

"Debemos convocar a todos los ciudadanos que creen en la legalidad para hacer presencia de alguna forma, con un componente simbólico, que rodean la institucionalidad y la legalidad, para proteger a los habitantes de estos sectores”, resaltó Carvalho.

Para él, las soluciones no deben ser reactivas, sino estrategias que funcionen en el mediano y largo plazo.

...no sabemos si nos están haciendo la misma de siempre para mostrarnos un salvador

Luz María Múnera, concejal de Medellín

“La idea de que ‘una ciudad llena de militares es un lugar más seguro’ está equivocada. Por el contrario, cuando uno ve un exceso en el despliegue de fuerza militar se preocupa y entiende que la situación puede degradarse más. Acá ya hemos pasado por intervenciones militares nefastas. Que algunos concejales consideren o propongan algo de ese calibre, es muy triste que no hayamos aprendido", le comentó Carvalho a la Silla Paisa.

¿Votar con la percepción del terror a cuestas?

La concejal Luz María Múnera sostiene que lo que está sucediendo en la comuna 13 no es algo de solo esta semana y que la reacción de las autoridades civiles, militares y de policía de los últimos días hay que leerla entre líneas.

“A Colombia, en momentos muy específicos, han puesto a la gente a hacer muchas cosas —entre esas votar— con el terror a cuestas y no sabemos si nos están haciendo la misma de siempre para mostrarnos un salvador”, le dijo a La Silla Paisa.

Y agregó: “es muy triste ver como muchos de mis homólogos llaman a una intervención militar en la comuna 13 para arreglar este problema a punta de plomo”.

Según ella, están escondiendo los muertos, porque lo que ha pasado esta semana en la 13 es más grave que lo que ha salido en los medios de comunicación y lo que han reportado las autoridades. 

Por diálogos que ha sostenido con la comunidad del territorio, manifestó que ya hay graves indicios de que están ocurriendo desapariciones forzadas y el número de muertes violentas ha sido mayor, "están tapando la magnitud de la realidad".

Temen otra operación Orión

En Casa de las Estrategias y el colectivo Casa Morada —lugar en la 13 en el que menores de 20 años van a crear música, teatro, ciencia, periodismo y arte— les aterra que la Operación Orión tenga tantos simpatizantes y mucha falta de memoria. 

Orión causó desapariciones, muertes de inocentes, violaciones a los derechos humanos y no resolvió nada.

Fernando Quijano, director de la ONG Corpades

“Creen que cuando las cosas se salen de control la solución es incrementar la presencia armada. Orión fue una operación criminal que no sirvió porque sacó a los combos y guerrilleros pero dejó instalado a los paramilitares en la comuna, por ende, una acción similar ahora tampoco serviría”, recordó Daniela Arveláez, militante de Casa Morada.

Usando un viejo adagio popular, Fernando Quijano, director de la ONG Corpades, dice que el que no conoce la historia está condenada a repetirla. 

"La operación Orión causó desapariciones, muertes de inocentes, violaciones a los derechos humanos y no resolvió nada. Sacaron a unos para que entraran otros. ¿Quieren que salgan los de la Oficina para que entren los Gaitanistas (Clan del Golfo)?. El jueves llenaron la comuna 13 de policías y en la noche siguieron las balaceras, ¿será esa la salida?”, cuestionó.

Para Quijano, una solución es la creación de una ley que sirva como instrumento jurídico para el sometimiento de los integrantes del crimen urbano-rural que hay en Medellín y el Valle de Aburrá.

En su última visita a la 13, el Alcalde de Medellín aseguró en público que descarta por ahora una acción militar como la de 2002 y reconoció que hay una amenaza de bandas criminales para desestabilizar la ciudad.

El defensor nacional del Pueblo, Carlos Alfonso Negret, también descartó una intervención militar en Medellín, pero sí dijo que la Policía necesita más apoyo del Ejército.

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia