Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por LaSillaVacia.com · 25 de Junio de 2019

5357

0

El hermano del exjefe paramilitar ‘Macaco’, Roberto Jiménez Naranjo, reunió la semana pasada unas 600 personas en una bodega del municipio de Dosquebradas, el segundo más importante de Risaralda y fortín del poderoso clan político de los hermanos Merheg.

Lo hizo para anunciar su candidatura al Concejo como cabeza de lista del partido ASI, el mismo que le está ofreciendo su aval para la Gobernación de Risaralda a Juliana Enciso, exdiputada y esposa del exsenador investigado por parapolítica Habib Merheg.

Con ese evento, Jiménez, quien hasta el año pasado estuvo en la lista Clinton, intenta por tercera vez consecutiva ocupar un cargo de elección popular en su municipio.

Su hermano ‘Macaco’, fue comandante del Bloque Central Bolívar de las AUC, terminó extraditado y se rumora que está a punto de salir de prisión.

Es él justamente el paramilitar con quien la Corte Suprema vincula al exsenador Merheg en un proceso que existe por lo menos desde 2010.

La sombra de ‘Macaco’

El hermano de ‘Macaco’ no es nuevo en Dosquebradas. Carnicero de profesión y dueño de fincas ganaderas, fue concejal por el Partido Liberal entre 2000 y 2006. Aunque ha intentado regresar al poder en varias opotunidades, no ha podido porque siempre le gana la ficha del clan Merheg.

Aunque no ha tenido investigaciones formales en su contra, ha cargado con el lastre de ser hermano de un exjefe paramilitar.

En 2011, luego de la extradición de “Macaco”, quiso ser alcalde, pero el gobierno americano lo metió en la lista Clinton. Por eso los partidos Liberal y Verde le negaron el aval. Recogió firmas, pero no pudo registrarlas porque ninguna empresa le vendió el seguro que necesitaba para eso, como contó La Silla en su momento.

Finalmente consiguió el respaldo del partido Afrovides, y perdió contra el hoy candidato Jorge Diego Ramos, a quien respaldaba el recién nombrado senador Samy Merheg.

Hace cuatro años volvió a intentar ser alcalde con  aval del Movimiento Autoridades Indígenas de Colombia, Aico. Perdió contra el conservador Fernando Muñoz, hoy en la cárcel por presunta corrupción, quien también llegó a su cargo como ficha de los godos de Merheg.

Desde el año pasado, sonaba otra vez para candidato a la Alcaldía, pero finalmente decidió lanzarse al Concejo porque, le dijo a La Silla, quiere ser alcalde en el futuro, y quiere arrancar haciéndole frente a los problemas por corrupción que hoy padece.

Esta vez le fue mejor con el aval. 

La ASI, que no tiene un músculo electoral grande en la región y solo tiene un concejal en Dosquebradas, le ofreció la cabeza de lista con el propósito de que logre jalonar dos concejales más.

Jhon Pachón, director de la ASI en Risaralda, cuenta que conoció a Jiménez hace unos meses, y que lo avalaron porque “como partido le apostamos a la reconciliación y la paz, no queremos hacer parte de la estigmatización de la gente”, nos dijo. 

Con el aval, Jiménez está abonando terreno de la mano del aspirante a la Alcaldía que pinta con más opciones: el exalcalde Jorge Diego Ramos, recordado por entregar miles de mercados al mes y cientos de casas durante su administración, y quien está a punto de entregarle a la Registraduría las firmas para avalarse como candidato independiente

Pero aparte, el exalcalde tiene asegurado el coaval de la ASI y, según nos contó, tiene casi cocinados los de Cambio Radical y Aico, que en 2015 sacaron más votos al Concejo que el Partido Liberal, el más votado en esas elecciones.

Además, tiene opciones de recibir la bendición del clan Merheg, lo cual podría darle aún más oxígeno a su candidatura y a la de Jiménez.

… Y la de Merheg

Ramos hasta ahora no tiene el respaldo de los hermanos Habib y Samy Merheg, que están de capa caída por los líos de corrupción que hoy tienen en la cárcel al alcalde Muñoz.

Pero Ramos es amigo y ha trabajado para el exsenador Habib, quien busca acogerse a la JEP.

Nos confirmó que llegó a la política local de la mano del excongresista, tras trabajar como técnico en su empresa de televisión por cable, Cable Unión.

Actualmente presta servicios de mantenimiento en Risaralda, Tolima y Valle a la empresa de telecomunicaciones Media Commerce, que, según nos aseguró y es secreto a voces en Risaralda, es de los Merheg.

Además, en 2011, cuando se lanzó a la Alcaldía por primera vez, recibió el apoyo del hoy senador Samy, quien ya había heredado la curul que su hermano Habib dejó cuando renunció al Congreso y se mudó al Líbano cuando tenía una orden de captura vigente en Colombia.

Esa cercanía, sumada a la crisis que golpea a los Merheg y hace que hoy no tengan una ficha visible para mantener el poder, le acerca las posibilidades a Ramos de recibir la bendición de ese clan político, así sea bajo cuerda.

Ramos nos dijo que desde el regreso de Habib ha conversado con él sobre negocios, pero no sobre política. 

Como carta de presentación más reciente, Ramos tiene las elecciones a Congreso del año pasado: se lanzó a la Cámara por Cambio Radical y sacó 25 mil votos, de los cuales 16 mil los ganó en Dosquebradas, una votación que  si triplica le daría el triunfo con más del 50 por ciento de la votación, a juzgar por las elecciones del 2015.

Justo a un mes de que arranque en forma la campaña, aparece la sombra de “Macaco”, y recargada con un candidato fuerte que tiene sombra de Merheg.

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia