Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Sara Ruiz · 02 de Enero de 2020

1681

0

A pocos días de sacar del despacho del gobernador de Antioquia sus pinturas, esculturas de mármol y aguinaldos, Luis Pérez, conversó con La Silla Paisa sobre su estilo de gobernar, la coyuntura política en el país y lo que viene para el Departamento.

Si bien no logró concretar la mayoría de las obras que prometió al comienzo como el Ferrocarril de Antioquia y el puerto de Urabá, Pérez termina un gobierno en el cual se cuidó especialmente de los escándalos, de los ruidos que tuvo en el pasado como Alcalde de Medellín y en campañas políticas, y en el que dio de qué hablar por sus sus peleas con EPM y sus reclamos al Gobierno Nacional a través de cartas.

La Silla Paisa: ¿Cuál es el legado que le deja a los antioqueños después de ser gobernador?

Luis Pérez: He tratado de apuntar a proyectos que van a ser más importantes en el futuro. Creo que la Universidad Digital es la revolución educativa más importante en Colombia en los últimos cien años.

Yo tengo un estilo de trabajo que es siempre pensar en el largo plazo, en obras que transformen, que modifiquen la realidad

A veces eludo un poco tanta menuda que tiene el gobierno porque a veces uno empieza a trabajar y a trabajar en cosas pequeñas, queda muy cansado y al final no deja uno nada. La menuda rompe los bolsillos.

LSP: ¿Qué es la menuda?

LP: La menuda es conversaciones con un directorio político, un puestecito, pelear con alguien... 

LSP: A propósito de eso, en una historia reciente contamos que usted tiene un estilo microgerencial para gobernar, que está pendiente de los detalles de su administración, y que vigila hasta esos nombramientos de mandos medios...

LP: Lo que pasa es que yo mantengo un celular y escucho mucho a la gente. A mí me llaman y me dicen ‘vea doctor, es que me está persiguiendo tal secretario’, entonces yo los escucho. Trabajo mucho con el estado de opinión.

LSP: Entonces sí está pendiente de la menuda.

LP: Pero no es que yo esté pendiente de un puesto. A mí los puestos para nada me importan, yo no tengo directorios, no tengo gente colocada. Las obras son las que hablan todo el día, si las hiciste mal hablan mal de ti, si las hiciste bien hablan bien de ti

”Uno tiene que aprender a amar en secreto a los enemigos porque le ayudan mucho, lo moldean”

Exgobernador Luis Pérez

LSP: ¿Y eso le ha dado problemas con los políticos con los que usted llegó al poder?

LP: Yo les he dicho que la mejor forma en la que puedo apoyarlos y abaratarles sus campañas es haciendo un buen gobierno, porque es devolverle a la gente la credibilidad en la política.

Si los gobiernos siguen incumplidos, desconfiados, pegados de los contratistas, las campañas no tienen con qué pagarlas porque tienen que amarrar la gente. Si hay buenos gobiernos, decentes, con obras, la gente vuelve a confiar en que hay que tener buenos gobernantes.

LSP: De todos sus proyectos en estos cuatro años, ¿cuál cree que fue el mejor?

 

LP: Todo lo que sea espacio público me parece el mejor instrumento para que haya igualdad.

LSP: Con la Universidad Digital, que mencionaba al principio, más otras metas que se planteó (como como empezar a construir el Ferrocarril de Antioquia, que ahora depende de la financiación del Gobierno Nacional; y Puerto Antioquia, que en este momento tiene un problema de tierras) en La Silla Paisa hemos contado que todos estos megaproyectos no se cumplieron "en grande".

¿Cree que fue muy ambicioso?

LP: No, para nada. Hay procesos que andan más rápido y otros más despacio.

El Ferrocarril es un propósito que tiene que ser nacional, pudimos haberlo puesto a funcionar si no fracasa Hidroituango. Ahora, como no se consiguió, nos llegó una mano que esperamos que sea el Gobierno Nacional, ya tenemos los diseños, ya está la sociedad, se ha avanzado

Hay un avance, el mayor fracaso sería no continuarlo.

LSP: ¿Cree que le fue mejor como gobernador o como alcalde de Medellín?

LP: Uno en la vida va cambiando, cuando yo era alcalde (2000-2003) era más contestatario, más intemperante con la crítica, y eso tiene consecuencias. Cuando uno le contesta al que habla mal de uno, genera una larga controversia que hace perder mucho tiempo. Yo ahora no le contesto casi a nadie. Y vivo tranquilo.

Uno tiene que aprender a amar en secreto a los enemigos porque le ayudan mucho, lo moldean, lo perfeccionan, lo ayudan a que no se equivoque, a tomar mejores decisiones. El tiempo me ha mejorado y ha hecho que hoy yo sea mucho más sencillo.

LSP: ¿Es verdad que va a buscar ser Presidente?

LP: Quién no quiere ser presidente de este país. Todos quisiéramos prestar ese servicio.

Cada día trae su afán. Y yo creo que si termino muy bien, como lo he hecho este tiempo, eso me abre unas puertas, y hay que entrar a mirar cuáles puertas son.

”Es la primera vez en unas elecciones en Antioquia que el Gobernador no se metió”

Exgobernador Luis Pérez

 

LSP:  ¿Cree que su sucesor, Aníbal Gaviria, va a continuar con su legado? 

LP: Voy a tratar de no meterme en nada con mi sucesor. Generalmente lo que ocurre en este país es que el que se va empieza a pelear con el que llega, pero esta es la primera vez en unas elecciones en Antioquia que el Gobernador no se metió para nada, y lo digo con mucho orgullo.

LSP: En un principio creíamos que su exdirector del Idea, Mauricio Tobón, iba a enarbolar las banderas de Luis Pérez...

LP: Es un error en el país que estemos usando incluso dineros públicos y poder público para conservar codiciosamente el poder. 

Todos los candidatos a la Gobernación sin excepción dijeron ‘agradecemos al Gobernador su trabajo’, ‘agradecemos a Teleantioquia’. Inclusive los candidatos a la Alcaldía agradecieron a Teleantioquia porque mantuvo total neutralidad.

A mí siempre me tocó en campaña estar en conflictos con el que estaba en el poder.

LSP: Con Sergio Fajardo, más que todo. ¿Cuál es el origen de su rivalidad con él?

LP: No lo he podido entender. No le gusto.

Sergio ganó la Alcaldía libremente cuando yo era alcalde, y no tuve candidato. Yo creo que Sergio tiene algo que no es una virtud: siempre que llega es a hablar mal del que le entrega.

Él llegó a la Alcaldía y empezó a hablar mal de mí, y cuando llegó a la Gobernación afinó mucho más su discurso en contra de Luis Alfredo Ramos. Acuérdese que le sacó un libro blanco, en que contaba los errores de su administración.

LSP: ¿Cree que Aníbal Gaviria le sacaría a usted un libro blanco o algo parecido?

LP: No, porque este gobierno ha sido tranquilo, honesto, no ha tenido tachas ni escándalos, y eso es lo que daría lugar a críticas. Si yo le estuviera dejando una cosa enredada, está bien.

Ustedes (los periodistas) han visto que no ha habido ninguna controversia.

LSP: Hay un escándalo reciente, que es Indeportes…

LP: Lo que hubo en Indeportes fue un solo contrato que se hizo con una entidad transparente a toda prueba como lo era Fedelian.

No fue la gobernación de Luis Pérez la que hizo contrato con ellos, Fedelian lleva 25 años contratando tanto con el Inder de Medellín como con Indeportes, es una entidad totalmente de confiar.

LSP: ¿Qué pasó entonces?

LP: Eso lo tendrá que decir la Fiscalía.

Incluso a Indeportes ya el seguro le pagó todos esos recursos, los dineros como mil 200 millones de salarios que se habían robado pagando entrenadores que no existían. El delito o el escándalo lo hizo Fedelian.

Nosotros optamos por vincular directamente a Indeportes los entrenadores. Eso fue lo que ocurrió. Indeportes ha tenido miles de contratos y esa es la única crítica que ha tenido.

LSP: El otro ruido fue el presunto carrusel de corrupción en la Contraloría Departamental de Sergio Zuluaga. Usted ha salido a pronunciarse cuando hay algún tipo de escándalo, como la letra que firmó la alcaldesa de El Bagre con el cuestionado partido Opción Ciudadana. ¿Por qué con el Contralor sí pidió misericordia? 

LP: Cuando pedí misericordia, lo que yo quería decir es que esperaran que los jueces tomaran una decisión, porque el Contralor es el que me vigila a mí, y si se equivocó es un problema de él.

Él no es un empleado del Gobernador, casi está por encima de mí.

LSP: Hace un año contamos que en campaña al Congreso, el jefe de control interno de la Gobernación apareció en una tarima en Bello con políticos saludando. Usted lo regañó a través de una carta pública. ¿En ese caso no aplica la misericordia?

LP:  No. Yo lo regañé porque se probó que él estuvo en un acto político y es mi funcionario, a él lo nombro yo. No acepto que, si yo no hago política de partido, un funcionario mío esté haciendo política en otra parte.

Yo demostré que ese funcionario estuvo en el acto, y yo mismo mandé ese caso a la Procuraduría… no sé qué pasaría, pero dependía de mí y tenía todos los argumentos para decir ‘este no es nuestro estilo de Gobierno’.

Contra el Contralor no sé qué pruebas hay, eso a mí no me toca.

LSP: Su gobernación se destacó porque constantemente escribía cartas para quejarse, denunciar o regañar a sus funcionarios ¿De dónde salió esa idea?

LP: Eso no es nuevo: cuando fui rector de la Universidad de Antioquia, tenía un documento que sacaba cada 15 días que se llamaba ‘la carta del Rector’, y ahí tocaba temas delicados.

Las cartas son un estilo que a mí me gusta y que ha dado resultado.

LSP: ¿Qué resultados le han dado las cartas?

LP: El presidente Santos una vez me llamó y me dijo: ‘Oiga, Luis, yo recibo diez mil cartas y nada pasa, y cuando usted me escribe siempre es un alboroto… hombre, por qué mejor me llama, no me escriba’.

Entonces yo le dije: ‘Hombre, lo que no está escrito no existe en el sector público’.

Los periodistas lo ponen a hablar a uno dos horas y sacan lo que uno no tiene interés que se diga, o lo que para uno no tiene importancia. En la carta queda la esencia de lo que uno quiere decir.

Con el presidente Duque también hemos tocado este tema y me dice, ‘hombre, más bien llámeme’.

”Iván Duque está haciendo un gobierno de partido y el resto de la política quedó por fuera”

Exgobernador Luis Pérez

A mí siempre me ha gustado escribir. La Silla cree que yo soy un político de tiempo completo. Si ustedes me conocieran a mí… yo soy un empresario, tranquilo, un académico. Yo no vivo del gobierno.

LSP: Es dueño de varias tierras, ¿no?

LP: Tengo tierras, soy socio de varias empresas y me va muy bien, soy muy exitoso.

Si fuera ambicioso en lo material, no estaría por aquí.

LSP: Usted le metió un énfasis especial en su gobierno a los proyectos en el Oriente antioqueño, como la Escuela contra la Drogadicción en Rionegro, o el Área Metropolitana de Oriente. ¿Por qué ese interés? ¿Es por esas tierras?

LP: Hay territorios que tienen una importancia mayor, no solamente para Antioquia, sino para Colombia y el mundo. Que los inversionistas, los ciudadanos, les ponen el ojo, y empiezan a irse para allá y a poner sus inversiones.

Una región vale por los servicios públicos y por la infraestructura que tenga, y yo creo que a Oriente se le ha dado una infraestructura importante, que el desarrollo habitacional en el futuro va a ser ese.

LSP: Usted mencionaba ahorita su época como rector de la Universidad de Antioquia. ¿Cómo lee las protestas en el marco del Paro Nacional aquí, donde esa institución ha sido protagonista?

LP: Aquí se ha creído que estas manifestaciones son la izquierda. Tengo una opinión diferente, y se la dije al Presidente: creo que Iván Duque está haciendo un gobierno de partido con el Centro Democrático y el resto de la política quedó por fuera.

Entonces hay gobierno y oposición, y la oposición no es solo la izquierda, es el Liberal, Cambio Radical, es La U, es el Conservador, es el partido de Gustavo Petro. Entonces de alguna forma la agenda del país la está poniendo más la oposición que el gobierno.

Es un descontento que hay que tratar de arreglar… yo, para mi gusto, tendería unos puentes a los partidos políticos con gente que sea buena. En todas partes hay gente buena.

Uno no puede decir que la política es mala, lo que hay es mala política.

LSP: ¿Cuál es la mala política?

LP: El que llega a no trabajar, a hacer chanchullos, a pelear con todo el mundo, a perseguir a algún dirigente, a hacer actividades que son ilegales, que atrasan las comunidades, que no dejan avanzar el territorio.

LSP: ¿Cómo interpreta el triunfo de Daniel Quintero, un alternativo que le hacía oposición a Federico Gutiérrez, en la Alcaldía de Medellín? 

LP: A mí Daniel me cae bien. Daniel ha sido amigo mío, me parece un tipo innovador, un tipo juicioso. Lo que se está viendo en Colombia es que las ciudades están actuando de una forma muy independiente a la hora de seleccionar sus alcaldes.

Curiosamente a Federico Gutiérrez lo eligieron los mismos que eligieron a Daniel Quintero. Eso muestra que las ciudades hoy tienen una total libertad, que las votaciones son imprevisibles y que las ciudades están eligiendo personas que tratan de interpretar el pensamiento.

Yo creo que Daniel no solo convocó porque era independiente, convocó también porque por ejemplo hablaba mucho de las tarifas de energía, que se han subido mucho para la gente.

LSP: Los que acompañaron a Aníbal Gaviria en su proyecto político reciente son los mismos que lo rodearon a usted y con los que gobernó. ¿Eso lo hace sentir más tranquilo?

LP: Aníbal es un gran señor, es un líder honesto, conoce el departamento, conoce muy bien Medellín. Yo creo que va a hacer una muy buena gobernación.

Yo no puedo obligar a nadie que siga mis proyectos, pero de acuerdo a lo que he hablado con él, le gustan mucho mis proyectos, le gusta la Universidad Digital, le gusta el Ferrocarril, las ciclovías...

Así que ahí tiene él un filón para que siga algunas cosas y él seguramente viene también con unas ideas nuevas. 

LSP: ¿Qué le espera al nuevo Gobernador con Hidroituango?

LP: Es un proyecto complejo que la gente no entiende las dificultades que tiene. Y yo creo que tampoco se ha dicho la verdad sobre Hidroituango.

LSP: ¿A qué se refiere?

LP: Tengo la teoría de que Hidroituango se salva, pero quien está en peligro hoy es EPM porque está actuando como contratista.

Una cosa muy distinta es EPM con servicios públicos y otra EPM como constructor, que fue en lo que se metió con Hidroituango.

Un constructor puede perderlo todo si falla. EPM salió de prestar servicios públicos para meterse como constructor de Hidroituango, y ha tenido grandes dificultades.

LSP: ¿Fue ese el error de EPM, para usted?

LP: Haberse metido como constructor y haber cometido errores constructivos. Pero ahora hay que trabajar por salvar a EPM. Yo ofrecí a EPM que compre Hidroituango

LSP: ¿Por qué no se vendió esa propuesta?

LP: Eso es una propuesta de futuro, tengo fe de que se va a estudiar después. No la voy a hacer yo, ni yo lo voy a alcanzar a negociar, pero Daniel Quintero ha dicho que es una interesante.

LSP: Aníbal Gaviria, su sucesor, no está de acuerdo...

LP: Con Aníbal tuve una larga conversación y él está de acuerdo en algunas cosas conmigo, como que le cobremos a EPM las multas que he cobrado, que es obligación de ley Él no está de acuerdo en que haya habido errores constructivos, yo sí lo creo. EPM dice que el error está en el diseño original, Aníbal dice que el error no está en el diseño original como dice EPM, y en eso estamos de acuerdo.

LSP: ¿Cree que lo que pase con Hidroituango, las multas, los sobrecostos van a afectar al departamento en un corto plazo?

LP: Cada día el departamento está más cerca de obtener recursos por Hidroituango. Bien sea por multas, por indemnizaciones o porque empiece a funcionar.

LSP: ¿Cómo explica la caída en popularidad de Álvaro Uribe en estos últimos meses?

LP: Eso se debe a que a él le tocó competir con un gobierno como el de Juan Manuel Santos ocho años. Los niños que tenían de 8 a 13 años crecieron durante ocho años con un gobierno que era oposición a Uribe, son generaciones que se formaron en contra del presidente Uribe.

También creo que hay unos movimientos que injustamente quieren hacerlo quedar muy mal.

LSP: ¿En qué sentido?

LP: Él le ha prestado un servicio a la patria, pero uno todos los días ve que resulta un testigo, que dice una cosa. Entonces lo mantienen en una controversia permanente

Nunca he pertenecido al Centro Democrático, pero tengo respeto por un hombre que le ha prestado muchos servicios al país; pero veo una tendencia en el país de unos grupos que quieren estar siempre tratando de dañar o entrar en controversia con el Presidente.

”Para todos es muy importante leer qué piensa Álvaro Uribe”

Exgobernador Luis Pérez

Espero publicar un libro sobre Álvaro Uribe pronto. Quisimos hacerle algo a él que es el único expresidente antioqueño vivo, un homenaje desde el Instituto de Cultura.

LSP:¿Cuál es el propósito de publicar un libro sobre el actual Senador?

LP: El propósito es tratar de contar ideas desconocidas, lo habíamos denominado ‘en busca de la verdad’, un poco como ideas desconocidas sobre él, su gobierno, su relación con los paramilitares, con Santos, cosas que no se conocían.

LSP: Es decir, reivindicar esa mala imagen que usted dice que le quieren crear otros movimientos.

LP: No, estamos hablando de buscar la verdad. Para todos es muy importante leer qué piensa Uribe de Santos, del proceso de paz, del estado de opinión; no se trata de alabarlo, sino de tener una conversación sobre temas sobre los que el país necesita más aclaración.

LSP: Usted ha tratado a algunos alcaldes y funcionarios suyos como morrongos, ¿qué le faltó a usted como Gobernador?

LP: Me voy muy feliz, porque he trabajado a mi gusto. La Silla Vacía no es tampoco que me elogie mucho, pero últimamente me trata mejor que antes, la verdad. Por ejemplo ustedes hicieron una comparación mía con Aníbal Gaviria, a mí me gustó, muchas de las cosas que dicen ahí, así es.

No le obedezco a ningún grupo político, yo trato de buscar gente que los representa a ellos pero que haga una buena labor; yo nombro una persona pero no cargo con el trabajo de ella.

LSP: Hablando de amigos, ¿Cómo recibió la captura del empresario de la construcción Hernán Moreno, por los casos de corrupción en Armenia y San Andrés?

LP: Hernán es un buen amigo, yo lo conozco mucho después de salir de la Alcaldía de Medellín. Lo conocí por fuera de la política.

LSP: ¿Le alcanzó a financiar alguna campaña o aportar de alguna manera?

LP: No.

 A mí me dio mucho pesar que le haya pasado eso, porque hasta donde lo conozco, es un muy buen amigo de todos los amigos. Era un empresario muy distinguido, cuando llegué a la Gobernación había sido reconocido como el empresario del año

Él salió de la Universidad de Antioquia y me dijo que le gustaría mucho ser nombrado en el Consejo Superior de la UdeA, cuando yo lo nombré no tenía absolutamente ninguna tacha ni asomo de ningún tipo de investigación.

No volvimos a hablar. Ojalá Dios lo ayude y que tengan también misericordia con él.

Fotografías por Jauder Cardona.

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia