Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Sara Lopera · 26 de Marzo de 2019

4201

0

La vieja pelea entre Sergio Fajardo y Luis Pérez por los parques educativos, bandera del primero, empezó a surtir efectos justo en el último año de la administración de Pérez.

Los efectos son dos fallos judiciales -uno en segunda instancia y otro en primera- que obligan a Pérez a invertir en mantenimiento y funcionamiento de los parques educativos de los municipios de Argelia y Maceo, dos de los 80 que construyó Fajardo; y que le dan la razón a su ex subsecretaria de Parques Educativos, Jessica Stephenson, quien hizo las demandas y tiene en fila nueve más.

Más allá del rifirrafe entre Pérez y Fajardo, revisamos en detalle los tres argumentos centrales con los que el secretario de Educación de la Gobernación, Néstor Restrepo, defendió la apuesta de Pérez por no meterle la ficha a los parques y la respuesta de la exsecretaria de Fajardo; y los comparamos con las cifras de ambas administraciones.

Esto es lo que concluimos.

 

1

Fajardo invirtió más en infraestructura educativa de lo que ha invertido Pérez

- El lado de Pérez

En rueda de prensa, el pasado miércoles, el Secretario Restrepo dijo que la política de educación de Fajardo se centró en los parques educativos y descuidó otros colegios y escuelas.

Dijo que en el presupuesto que dejó el exgobernador para el 2016, primer año de Pérez, había 40 mil millones de pesos para el mantenimiento de 80 parques y 9 ciudadelas educativas, y sólo 19 mil para el mantenimiento de las otras 4.400 sedes educativas.

Por eso, según Restrepo, la gobernación de Pérez “ha tenido un afán de recuperar y hacer grandes inversiones en infraestructura educativa rural”, por más de 130 mil millones de pesos.

- El lado de Fajardo

La ex subsecretaria Stephenson respondió que las cifras que dio la Gobernación son engañosas.

Le explicó a La Silla que para 2016 solo dejaron destinado el dinero de obras que ya estaban contratadas pero que no se alcanzaron a ejecutar, y de otras que por norma tienen que asegurar.

Dice que los 40 mil millones para parques y ciudadelas eran obligatorios por la ordenanza 36 de 2014, que impulsó Fajardo para crear la política pública de esos nuevos centros educativos.

Stephenson dice que no entiende el dato de los otros 19 mil millones. “Buscamos con la subsecretaria administrativa y no entendemos de dónde salió esa cifra”, dice, y asegura que dejaron otros 36 mil millones de pesos para obras educativas cofinanciadas con el Ministerio de Educación.

El resto del presupuesto, explica Stephenson, le correspondía al nuevo Gobierno dejarlo establecido en el plan de gobierno.

- Lo que encontramos

Le pedimos el soporte de los 19 mil millones al Secretario de Educación, pero hasta el cierre de esta historia no nos había respondido.

Más allá de eso, la Gobernación actual asegura que Fajardo invirtió más en la infraestructura educativa de los parques que en el resto de las escuelas y colegios de Antioquia.

Las cifras de la administración anterior muestran otra cosa.

Fajardo invirtió 687 mil millones de pesos en infraestructura; 220 mil millones de ellos, el 32 por ciento, en ese proyecto, según el consolidado del cuatrienio que nos suministró Stephenson.

La tajada más grande, con 393 mil millones que representan el 57 por ciento, se fue para la reparación y construcción de 837 colegios.

El resto, 74,4 mil millones, se fueron a infraestructura de instituciones de educación superior, como construir la sede de la Universidad de Antioquia en Apartadó.

En contraste, entre 2016 y 2018, la administración de Pérez invirtió 136 mil millones de pesos en infraestructura educativa, el 20 por ciento de lo que invirtió Fajardo en cuatro años.

Con ese dinero, Pérez ha hecho mantenimiento a 312 establecimientos (270 rurales y 42 urbanos), 27 aulas nuevas, 14 reparaciones y 7 nueve espacios recreativos.

 
2

Fajardo dejó chicharrones, pero Pérez no ha tenido que invertir en ellos

- El lado de Pérez

El segundo argumento del Secretario es que la administración de Pérez recibió los parques con fallas estructurales y de diseño, y 21 sin terminarse de construir.

Según Restrepo, de los 55 parques recreativos que Fajardo dejó construidos, la Empresa de Vivienda de Antioquia, Viva -encargada de contratar el diseño y construcción de los parques en la Gobernación de Fajardo-, ha iniciado procesos para sancionar a los contratistas por incumplimentos y fallas estructurales en 24.

“Se entregaron parques mal terminados, con errores estructurales y errores de diseño”, aseguró.

Restrepo también dijo la prueba de que Pérez ha defendido los parques educativos, como el Gobernador le dijo a El Colombiano y contrario a lo que dice Stephenson, es que terminó de construir los 21 que le faltaron a su antecesor.

- El lado de Fajardo

Stephenson argumenta que los problemas de mantenimiento de los parques son lo de menos, porque las pólizas de cumplimiento de sus constructores están vigentes y son ellos quienes deben responder.

“Cuando dejaron de priorizar los parques educativos, dejaron de hacer seguimiento a esas garantías”, aseguró.

Frente a la apuesta de Pérez por los 21 parques que terminó de construir, la exfuncionaria de Fajardo acepta que lo hizo pero aclara: “la actual administración no ha tenido que invertir un peso en esto”.

- Lo que encontramos

Los datos de Viva sobre el estado de los procesos sancionatorios en contra de los contratistas muestran que efectivamente ha habido procesos por fallas estructurales en 24 parques, pero ya pasaron: 11 están archivados porque el contratista asumió los costos, se ampliaron los plazos de cumplimiento o se superaron las causas, y los otros 13 terminaron en multas a los contratistas.

Ahora, tampoco es cierto que la actual Gobernación no le haya hecho seguimiento a los procesos: de hecho, 21 de ellos los abrió la Gobernación de Pérez.

Frente a la intención de Pérez de meterle la ficha a los 21 parques que faltaban, es cierto que no tuvo que invertir en ellos porque ya estaban contratados desde la Gobernación de Fajardo. Pero el secretario Restrepo nos dijo que “si no hubiéramos querido continuar con la construcción de esos parques, se le habría dado largas”.

Finalmente, el secretario en la rueda de prensa aceptó que los parques “están funcionando casi que perfectos” y que solo falta por entregar los de Santo Domingo, Buriticá y Yalí, un parte de tranquilidad contrario a sus críticas.

 
3

Pérez le metió más la ficha a las escuelas y descuidó los parques

La discusión de los parques educativos llega a cuál es la mejor política para llevar educación a los municipios.

- El lado de Pérez

La Gobernación de Pérez, con la tesis de que el proyecto de Fajardo beneficiaba a pocos municipios, la reemplazó por su Estrategia de Ecosistemas de Innovación con la que crea la ordenanza 48 de 2016.

Su objetivo es “agrupar en un solo ecosistema todos los ambientes de aprendizaje sociales, culturales, artísticos” de Antioquia, por lo que incluye a los 80 parques y 9 ciudadelas educativas, las casas de la cultura, escuelas y bibliotecas de todos los municipios.

Pero a la vez dejó en la cuerda floja la financiación de los parques y ciudadelas, porque estableció que su administración, uso y funcionamiento le corresponde a los municipios por ser sus dueños.

Con eso derogó la ordenanza de Fajardo, que obligaba a la Gobernación a financiar entre el 50 y el 90 por ciento del funcionamiento de los parques.

Le pedimos varias veces al secretario Restrepo que nos explicara en qué consiste la nueva política y cuáles han sido los resultados e inversión que han hecho a través de ella, pero para el cierre de esta historia no habíamos recibido su respuesta.

- Lo que encontramos

Siete alcaldías de municipios con parques educativos (tres del Oriente, uno del Suroeste, uno del Nordeste, uno del Occidente y otro de Urabá) coinciden en que la Gobernación no ha aportado al mantenimiento de los parques a excepción de Argelia, uno de los municipios beneficiados por las demandas.

Según la secretaria de Educación de ese municipio, Estela Henao, la Gobernación pagó el internet del parque durante unos meses el año pasado y envió dos practicantes durante el 2017, pero en 2018 se acabó el contrato y no volvieron.

Las demás alcaldías consultadas aseguran que, aunque el espacio ha presentado fallas mínimas, no han llegado proyectos educativos de la Gobernación.

En Argelia nos dijeron que hace falta programación; en El Peñol, que hay espacios inutilizados; en Caramanta le prestan parte del espacio a un habitante del pueblo para vender pizza a cambio del mantenimiento; y el alcalde de Liborina dice que el parque es “un desacierto”, porque no está sirviendo para lo que se pensó.

Estos mismos alcaldes nos contaron que Pérez sí les ha dado dinero para reparar las escuelas de sus pueblos.

Por ejemplo, Necoclí va a recibir este año 500 millones para mejorar dos instituciones; Remedios recibió 1.200 millones el año pasado para mejorar unas escuela veredal; y en Caramanta financiaron mejoras a las instituciones e instalaron huertas en ellas.

Esto muestra que, en efecto, Pérez no le dio plata a los parques para que fueran lo que Fajardo quería.

El director jurídico de la Gobernación, Carlos Piedrahíta, nos contó que el jueves apelaron el fallo de Maceo porque, según él, “el juez aplicó una ordenanza que ya estaba derogada”.

La pelea continuará porque se vienen nueve demandas más que interpuso la exfuncionaria de Fajardo, algo que si sale a su favor podrá ser munición de su candidato, Mauricio Pérez, en plena campaña.

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia