Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Sara Ruiz · 15 de Febrero de 2018

874

0

En dos semanas Alejandro Ordóñez vendrá a Medellín a cerrar su campaña para la consulta del 11 de marzo. El evento lo están organizando dos abogados que son sus enlaces principales en Antioquia: Vilma Inés Lezcano, uribista y mamá de la concejal de Medellín por el Centro Democrático Paulina Aguinaga, y Luis Francisco Calvete.

El último fue Procurador Judicial II (un cargo con un sueldo equivalente al de un magistrado de Alta Corte o un ministro, de unos 24 millones de pesos) justo cuando Ordóñez fue cabeza del Ministerio Público y, como todos los otros procuradores judiciales, fue designado a dedo por el hoy candidato presidencial.

Como contamos en 2013, Ordóñez recibió la Procuraduría con 515 Procuradores Judiciales, y para entonces tenía más de 600, todos nombrados a dedo a pesar de que por ley debían ser definidos por concurso (Ordóñez se opuso a realizarlo argumentando que era muy costoso).

Calvete fue uno de los funcionarios que entutelaron a la Procuraduría cuando se le acabó el reinado a Ordóñez y llegó Fernando Carrillo, quien impulsó el nombramiento de los los escogidos en concurso de méritos, argumentando que no se le podía reemplazar porque estaba a punto de pensionarse.

Al final Calvete salió, pero aterrizó en la campaña de su exjefe y ya en octubre era uno de los principales coordinadores de la recolección de firmas de Ordóñez, que fueron más de 300 mil en el Valle de Aburrá y en el Occidente antioqueño.

Una fuente cercana a ese exprocurador y que hace parte de la campaña de Ordóñez en Antioquia le contó a La Silla Paisa que el precandidato y él son amigos de vieja data, y que se conocieron en Santander. No pudimos confirmar esa información con él porque no nos contestó las llamadas ni los mensajes hasta el momento de publicar esta nota.

Antes de su paso por la Procuraduría, Calvete fue fiscal en Antioquia. En 2003, tras siete años como delegado ante jueces penales del circuito, la Fiscalía lo desvinculó por haber sido detenido, acusado de prevaricato y falsedad.

En 2005 la Corte Suprema lo absolvió. Luego intentó regresar a la Fiscalía alegando que su declaración de insubsistencia no tenía fundamento, y en abril de 2012 año el Consejo de Estado le dio la razón y condenó a la Fiscalía a reintegrarlo y a pagarle retroactivamente.

Para 2008 era contratista del Seguro Social y en 2009 era defensor público en Santa Fe de Antioquia, de donde salió para la Procuraduría.

Así como en Antioquia está pasando esto, el exprocurador huilense Jorge Dilson Murcia, como contó La Silla Sur, también le está haciendo campaña de frente a Ordóñez.

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia