Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Sara Ruiz | Sara Lopera · 13 de Noviembre de 2019

3023

0

Las elecciones locales dejaron como resultado una Asamblea donde las caras nuevas son mayoría, pues representan 15 de los 26 electos, pero con poca renovación, porque once de esos nuevos son herederos políticos. 

Al igual que hace cuatro años, solo quedaron electas dos mujeres, que llegan a la Asamblea por primera vez: la ingeniera de Entrerríos Maria Eugenia Lopera, ficha del senador liberal cuestionado Julián Bedoya; y la abogada Verónica Arango, del grupo de la senadora uribista Paola Holguín. 

El Centro Democrático se mantiene como la mayor fuerza y logró aumentar una curul con la llegada del excandidato a la Gobernación Andrés Guerra; tres de sus ocho diputados son repitentes.

Entre los nuevos están el exconcejal de Rionegro José Gregorio Orjuela, del grupo del representante Esteban Quintero, hijo del parapolítico Rubén Darío Quintero; y Luis Gabriel Gómez, la ficha del senador Nicolás Pérez, sobrino del gobernador Luis Pérez. 

Eso, mientras el ocho veces diputado Honorio Arroyave no logró reelegirse; y a las fichas de los jefes tradicionales del partido, como Luis Alfredo Ramos y José Obdulio Gaviria, no les alcanzaron los votos. 

Los liberales mantienen las cinco curules que lograron en 2015: dos repiten y los tres nuevos llegan con los votos de padrinos políticos. 

Por ejemplo, la curul del exdiputado Rigoberto Arroyave, del grupo del representante Jhon Jairo Roldán, la ocupó su sobrino Jonathan Roldán, un abogado de 31 años sin trayectoria política distinta a la de haber gerenciado las últimas campañas de su tío y de Arroyave. 

Los godos mantuvieron sus cuatro curules, entre los nuevos está Juan Camilo Callejas, concejal de Bello y ficha de los cuestionados Suárez Mira; y el animalista Álvaro Múnera, que viene de ser concejal y está aliado con el senador Juan Diego Gómez.  

Aunque esos partidos tradicionales conservan su poder, los puestos de La U y Cambio Radical se redujeron a la mitad.

Cambio, que se juntó con el Mira para estas elecciones, perdió un diputado, pero sus votos le dieron el impulso al partido cristiano para tener su primer curul con Néstor Mauricio Caly.

La pequeña cuota alternativa creció con más representación para el Urabá antioqueño por cuenta del verde Camilo Calle, del municipio de Carepa, y del líder social de Turbo Daflis Romaña, que se avaló por la ASI. 

Encontramos que la mayoría de los diputados son proacuerdo de La Habana: 14 de los 26 votaron sí en el plebiscito de 2016, y 19 creen que el Departamento debería invertir recursos en la implementación.

Estos son los perfiles en detalle.

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia