Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Camilo Trujillo Villa · 26 de Abril de 2018

11858

3

Mientras muchos colombianos tienen concentrada su atención en las elecciones presidenciales de mayo y junio (si hay segunda vuelta), en Medellín hay alguien que parece estar moviendo sus fichas para las presidenciales de 2022: el gobernador de Antioquia, Luis Pérez Gutiérrez.  

Cinco personas cercanas a Pérez y a Álvaro Uribe en Antioquia le dijeron a La Silla Paisa que hay acercamientos para que el mandatario departamental sea uno de los precandidatos del Centro Democrático en cuatro años.

Pérez ha pasado por varios partidos, pero durante los últimos ocho años ha estado al lado de Juan Manuel Santos. Fue su coordinador de campaña en Antioquia en 2010 y para su reelección en 2014, y en este momento se asumía que él estaría jugado por Germán Vargas porque recibió en 2015 el aval de Cambio Radical y su apoyo cuando era vicepresidente. 

De ahí que sí se concreta esa aspiración en el uribismo sería un nuevo salto partidista.

Las movidas

La última ficha que lo acerca al Centro Democrático la movió hace unos días cuando nombró a Carlos Arturo Betancur como gerente de Control Interno de la Gobernación.

Betancur fue candidato uribista a la alcaldía de Itagüí en 2015 y este año le hizo campaña al Senado en su fortín, Itagüí, a Nicolás Pérez, sobrino del gobernador Luis Pérez, y a la Cámara al bellanita Jhon Jairo Bermúdez, ambos candidatos por el Centro Democrático. 

El segundo indicio de este proyecto presidencial tiene que ver con la coalición tradicional que tenía Pérez en la Asamblea, que se ha roto, mientras se ha fortalecido la uribista.

Desde su primer día como gobernador de Antioquia, Pérez dijo que él quería gobernar con una coalición de 26 diputados —refiriéndose a todos los miembros de la Duma—; en la realidad, ha tenido una coalición de gobierno de 16 diputados: cinco liberales, cuatro conservadores, cuatro de la U, dos de Cambio Radical y uno del partido Verde.

Él los ha consentido en términos burocráticos y ellos le han correspondido: le aprobaron más de 100 proyectos de ordenanza. 

Así fue hasta el año pasado.

"Taquito" a su coalición

En abril de 2017, se da la primera señal de una ruptura en la coalición. 

Al finalizar las sesiones ordinarias, Pérez calificó como "decepcionante" el trabajo de la Corporación porque solo aprobó seis de los 19 proyectos de ordenanza que presentó para el primer periodo de sesiones ordinarias. 

La razón de esa pérdida de energía de sus aliados en la Asamblea era que Pérez les había comenzado a quitar a estas bancadas cuotas burocráticas y hegemonía en la Lotería de Medellín, el Idea y la Administración Departamental. 

Para ese momento, el Gobernador se había comenzado a acercar a sectores del Centro Democrático, corriente que postuló la candidatura al Senado de su sobrino, Nicolás Pérez, pero con un costo burocrático para Pérez.

Nombró como secretario de Productividad a Federico Guerra, hermano de Andrés Guerra, director del Centro Democrático en Antioquia; como director de Rentas Departamentales a Norman Harry Posada, exconcejal de Medellín del mismo partido; como rector del proyecto Universidad Digital a Darío Montoya, director del Sena en la presidencia de Uribe; y ha mantenido en sus cargos a Mauricio Tobón en el Idea y a Iván Correa en la Fábrica de Licores de Antioquia.

“En todo los países del mundo, uno gobierna con los aliados políticos; si el Gobernador necesita una persona con cierto perfil, lo más normal es que se lo pida a alguien cercano a nosotros, los que ayudamos a montarlo en la Administración”, le comentó a La Silla Paisa un diputado de la coalición de gobierno.

Hoy la relación con gran parte de la Asamblea y su mesa directiva es tensa y lo que está sucediendo con Savia Salud es la prueba: la semana pasada, la Asamblea aprobó el proyecto de ordenanza para reorganizar la EPS mixta, pero el Gobernador la objetó, porque quiere vender la participación de la Gobernación a particulares.

De los siete votos negativos que tuvo este proyecto de ordenanza, cuatro fueron de diputados del Centro Democrático, corporados que también fueron los que apoyaron la candidatura al Senado de Nicolás Pérez.

“Espero que lo que está sucediendo con este proyecto de ordenanza de Savia Salud no nos distancie más del Gobernador. Llevamos varios meses en un tira y afloje político; el gobierno departamental dice y quiere una cosa y la Asamblea otra”, le comentó a La Silla Paisa otro diputado de la coalición.

Presidenciable del uribismo para 2022

Y el tercer indicio son las cada vez más frecuentes reuniones del Gobernador con Uribe.

Dos fuentes del Centro Democrático, dos "Luisperistas" y un estratega político le confirmaron a la Silla Paisa que se han encontrado en el Ubérrimo (la finca de Uribe en Córdoba), en Llanogrande (su casa en Rionegro) y muy seguido hay reuniones con uribistas en el despacho del Gobernador.

Un militante muy cercano al expresidente y senador, explicó que Uribe y Pérez siempre han tenido una muy buena relación y que haber liderado campañas opuestas en 2015 para la Gobernación —Uribe con Andrés Guerra y Pérez como candidato de la Unidad Nacional— no generó ningún tipo de distanciamiento.

"Desde 2017, Uribe comenzó a decirle al Gobernador que él podía ser el candidato a la Presidencia de la República por el Centro Democrático (para 2022)", nos dijo un diputado muy cercano a Pérez.

Para impulsar esa visión de "Luis Pérez Presidente 2022-2026", en 2016 nació el movimiento cívico "Luisperistas", liderado por el abogado Libardo Álvarez —a quien Pérez nombró rector del Politécnico Colombiano Jaime Isaza Cadavid en diciembre de 2017— y por el excongresista y empresario Luis Javier Castaño —que ayudó a financiar la última campaña de Pérez y a quien le ubicó a la esposa (Llanedt Martínez), primero, en la secretaría de Productividad y luego, por la denuncia de La Silla Vacía, la pasó a la Gerencia Indígena—.

A año y medio de terminar su período como gobernador, y en vísperas de las elecciones de 2018, en los círculos políticos de Antioquia el futuro político del Gobernador comienza a verse cada vez más cerca del uribismo.

Comentarios (3)

GMolano

26 de Abril

0 Seguidores

Si Duque resulta elegido es muy probable que en Bogota se le ponga limite a es...+ ver más

Si Duque resulta elegido es muy probable que en Bogota se le ponga limite a esa frase: "el que diga Uribe". Para delfines como Vargas Lleras cada vez va a ser mas difícil pescar votos en este siglo, esa es una realidad ineludible. Ese derecho "incontrovertible" de acceder al Palacio de Nariño por apellido no se va a enredar para el 2022. Perez al menos tiene vuelo propio y mañas tambien.

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia