Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Sara Ruiz · 18 de Octubre de 2018

997

0

Por primera vez, la Sociedad Hidroituango le salió a cobrar plata a EPM, que es uno de sus socios.

Eso le da un punto al gobernador Luis Pérez, presidente de su Junta Directiva y quien maneja el Departamento dueño del 53 por ciento de la sociedad, en su pelea con el alcalde de Medellín, Federico Gutiérrez, y su señalamiento de que EPM es responsable de la crisis de la presa y la consecuente demora de que esta entre a operar. 

Un cobro con algo de autocobro

Como presidente de la Junta de Hidroituango, este martes por la noche Pérez dirigió su reunión ordinaria.

En ella les expuso a los miembros (cuatro de diez son representantes de EPM, y asistieron tres) el informe de “ocho fallas constructivas” de la presa que ya habían usado hace dos semanas en la Asamblea Departamental para señalar a EPM como responsable.

Dado que Hidroituango contrató a la empresa municipal para construir la presa como parte de un contrato que incluye también su operación y manejo por 50 años, llamado Boomt por sus siglas en inglés, la Junta debe revisar por qué la compañía tiene demorada la entrada en operación de su único activo.

Pérez, con base en el informe, convenció a la Junta de cobrarle a EPM el retraso en el llenado del embalse y el cierre de compuertas de desviación, que se debía cumplir, según la Sociedad, el 1 de julio.

La Silla habló con cuatro directivos por aparte, y todos coincidieron en que el informe que presentó el Gobernador prueba que la demora es lo que el contrato llama un evento no excusable. Es decir, que contractualmente la emergencia es culpa de EPM como contratista.

En consecuencia, aprobaron hacer el cobro por unanimidad en buena parte, según le dijeron a La Silla por aparte dos miembros de Junta y el gerente, José Gustavo Jiménez, para evitarse investigaciones futuras de la Contraloría por posible detrimento patrimonial.

 

Pero el detonante de poner a funcionar esa cláusula sería el informe de Pérez, que ni siquiera la Junta ha leído.

El Gobernador dijo ayer en rueda de prensa que “no hay ninguna razón para decir que no se ha incumplido”, y advirtió que el 28 de noviembre, el día que la presa debería empezar a operar, habría otra multa similar.

De acuerdo con el contrato Boomt, el incumplimiento en los hitos de la obra puede desatar lo que técnicamente se llama una cláusula penal de apremio, que consiste en que EPM le debe un dinero a Hidroituango por cada día de retraso.

Según el gerente de la Sociedad, hasta el martes EPM debería casi 14 mil millones de pesos, que para el 30 de octubre serían 16 mil y seguirían creciendo en 180 millones de pesos diarios.

Pese a que esos 16 mil no son ni un 2 por ciento de las utilidades que le transfiere EPM a Medellín al año, y por eso no es un golpe fuerte a sus finanzas, sí la afecta políticamente porque significa que una empresa de la que es dueño cree que es responsable.

Golpe suave

El Gerente de Hidroituango, un miembro de la Junta y funcionario de EPM le explicaron a La Silla por aparte que la medida, que en el marco de la pelea de Pérez contra Gutiérrez es un logro del primero, no significa plata inmediata para la Sociedad, y por ende para Pérez. “No es que EPM tenga que desembolsar ya. Se está cumpliendo un protocolo”, nos explicó Jiménez. 

Por una parte, la empresa puede alegar que no hay evidencia de que tenga culpa de ese retraso, como ya lo dijo en un comunicado, y probar técnicamente que no tiene por qué pagar.

Aunque no es posible saber exactamente cuál es el mecanismo, porque el texto del contrato Boomt no es público, probablemente eso terminaría en un arbitramento, como suele pasar en contratos de esas dimensiones.

Por la otra, la aplicación de la cláusula no obliga a la empresa a pagar ya. Puede hacerlo, explica Jiménez, cuando empiece a tener ingresos por la operación de la presa, caso en el que Hidroituango se lo descontaría de lo que le debe pagar por sus servicios.

En todo caso, "este es apenas el primer reclamo de Hidroituango a EPM", nos dijo uno de los directivos de la Sociedad. Para conocer responsables y cantar victoria, todavía faltan varios rounds. 

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia