Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por LaSillaVacia.com · 23 de Mayo de 2019

5313

0

En los últimos meses, lo que queda de las dos casas que han dominado la política del Quindío, han sido rivales y están aporreadas por los escándalos de corrupción, se está juntando para las elecciones de octubre.

De un lado está el liberalismo, que encabezan el chancero a quien capturó la Fiscalía en octubre pasado por constreñimiento electoral y otros delitos, Anuar Oyola; y la cacica investigada por robar plata pública en Armenia, Luz Piedad Valencia.

En la otra orilla está Cambio Radical, en cabeza del representante Atilano Giraldo, el tío de César Augusto ‘Toto’ Pareja, el hombre detrás de la exgobernadora investigada Sandra Paola Hurtado.

Ahora Giraldo le está apostando a la carta oficial liberal a la Gobernación, que escogió el expresidente César Gaviria: Roberto Jairo Jaramillo, aliado político de Oyola.

Para la Alcaldía, Giraldo y Gaviria están mirando hacia la exdefensora del Pueblo de Quindío, Piedad Correal, quien está recogiendo firmas y dice que no busca avales, pero está recibiendo apoyos de Cambio Radical y suena como la candidata más opcionada para los liberales.

Así, en medio de un clima electoral aún frío en el departamento, ya están tomando la delantera juntos.

La ficha liberal se quiere quitar lo rojo

Ayer, el odontólogo Roberto Jairo Jaramillo recibió una carta de la dirección nacional del Partido Liberal, que encabeza el expresidente César Gaviria, en la que el Partido confirma su aval para ser el candidato a la Gobernación.

La idea es que con ese nombre, los rojos se pinten de otros colores.

“Queríamos que el aval se demorara un poquito, pero el partido me hace un favor para poder hacer coaliciones: en el tarjetón no va a aparecer la “L” de liberal, sino el nombre de toda una coalición”, nos dijo el recién elegido candidato.

Jaramillo tiene un recorrido corto en el partido: es amigo personal del hijo del Expresidente, Simón Gaviria; y fue candidato al Senado en 2014 por el liberalismo, aunque en 2011 aspiró a la Alcaldía de Armenia por un movimiento independiente, y terminó casi pisándole los talones a la victoriosa Luz Piedad Valencia.

El vaso comunicante de Jaramillo con la clase política quindiana es que el año pasado participó en la campaña a la Cámara de Ánuar Oyola, una de las dos llaves de Valencia en su fallida aspiración al Senado.

Según nos contó Jaramillo, como presidente y socio de Apuestas Ochoa, Oyola patrocinó por doce años su fundación para niños con síndrome de down. Fue por eso que lo ayudó como encargado de coordinar la publicidad puerta a puerta, según nos explicó.

(Apuestas Ochoa financiaba campañas políticas hasta hace poco, y de ella también fue socio el viejo cacique liberal Luis Emilio Valencia ‘Carriel’, el papá de la exalcaldesa Valencia).

El gerente de la campaña de Oyola fue el actual alcalde encargado de Armenia, Óscar Castellanos, quien reemplazó en la terna para ese puesto a Jaramillo, como contamos.

El candidato nos aseguró que ni Oyola ni Valencia lo acompañan. “Anuar está quieto porque está fuera del terreno”, nos dijo, aunque cuenta que el grupo del alcalde Castellanos seguramente va con él.

La noticia de su aval, que se rumoraba hace semanas en Quindío, dejó en otra orilla al único congresista liberal del departamento, Luciano Grisales, quien se alejó de Valencia en las elecciones pasadas para aliarse con el senador antioqueño Julián Bedoya, y tenía inscrito como precandidato al diputado Jorge Ricardo Parra.

Según nos dijo el representante Grisales, y coincidieron por aparte dos concejales y un diputado, Jaramillo no se ha reunido aún con la bancada liberal como su candidato oficial.

“Eso nos tiene muy confundidos. Estábamos esperando un mecanismo de elección del candidato”, nos dijo el diputado Jorge Hernán Gutiérrez, de la línea de ese congresista.

Aunque Jaramillo no sume al grupo que lidera Grisales, tiene al resto del partido y desde inicios de este mes tiene cocinado el apoyo del equipo político de Atilano Giraldo, jefe de Cambio Radical en el Departamento.

“Atilano se reunió con los concejales y les dijo que él y su equipo político están comprometidos con Roberto Jairo Jaramillo para la Gobernación y con Piedad Correal para la Alcaldía”, nos contó el asesor político del Representante, Luis Guillermo Mejía.

Aunque dejó a los cinco concejales de Cambio Radical en Armenia en libertad, su apoyo a Jaramillo no les cayó tan bien.

“El Partido nunca se sentó a tomar decisiones o hacer consensos para la Alcaldía o Gobernación. Entonces nosotros tomaremos nuestras propias decisiones”, nos dijo el concejal Javier Andrés Angulo, quien piensa apoyar a Jaramillo a la Gobernación, pero no está con Correal para la Alcaldía.

“Si el partido dice que hay que apoyar a Jaramillo yo me cruzaría de brazos y no haría nada”, nos dijo otros de los concejales, Gerson Peña, “porque siempre ha sido muy cercano a Luz Piedad Valencia y a la casa Gaviria, y yo como concejal me he dedicado a hacerle oposición a esa forma de ellos de hacer política”.

Para Mejía, el fuerte de la estructura de Giraldo no está tanto Armenia sino en los cinco municipios de la cordillera quindiana, y por eso puede ser clave el apoyo de su jefe a Jaramillo.

“Toda la estructura atilanista va a estar con él. Tiene muchos amigos en las Alcaldías y en los municipios”, aseguró.

Jaramillo fue más lejos: “Cambio Radical se une a mí, y las listas a Asamblea y concejos van conmigo”, nos dijo.

Esa misma estructura le está ayudando a recoger firmas a Piedad Correal para avalar su aspiración. Ella, como Jaramillo, quiere reunir todas las fuerzas políticas posibles a su alrededor.

La defensora quiere ser de todos y de nadie

Piedad Correal, quien fue Defensora del Pueblo del Quindío durante 21 años, fue la primera que arrancó a hacer campaña en el Departamento desde octubre del año pasado, y ya recogió más de 60 mil firmas cuando necesita 50 mil válidas.

Correal le ha dicho a La Silla Paisa, en varias ocasiones, que no está buscando alianzas ni avales de ningún partido político.

Acepta que se ha reunido con los cuatro congresistas del departamento (Giraldo, Grisales, el uribista Gabriel Jaime Vallejo y la senadora del Mira Aydeé Lizarazo) pero dice no ha hecho acuerdos con ninguno.

“A los cuatro los he invitado, en un futuro, a hacer algún tipo de acuerdo programático con los partidos que me quieran apoyar”, nos dijo Correal, y nos aseguró que está concentrada en sus firmas.

Pero el asesor político de Atilano Giraldo nos contó que esta semana el equipo del representante le entregó a Correal más de 200 formularios llenos, o sea alrededor de tres mil firmas, y que siguen acompañándola en la recolección.

“La estamos apoyando a través de los 30 ediles que tenemos en Armenia y de todos los aspirantes nuevos al Concejo”, nos dijo.

Correal insiste en que no está casada con Cambio Radical, y que también la apoyan ediles y aspirantes al Concejo liberales, verdes y de La U.

De hecho, cuatro políticos locales liberales coincidieron por aparte que es poco probable que su partido tenga ficha propia a la Alcaldía, lo que abre la puerta a llegar a donde Correal.

Fredy Valencia, uno de los tres precandidatos liberales a la Alcaldía y primo de la exalcaldesa Luz Piedad, nos dijo que “lo extraño es que, aunque el partido sacó la resolución para la Gobernación, no ha dicho nada para la Alcaldía”.

Por su parte, el concejal Jhony Vargas explica por qué, a su juicio, no hay aval: “no podemos pretender quedarnos con la Gobernación y la Alcaldía, no estamos en condiciones para quererlo con esta crisis institucional. Para eso están los avales y las alianzas”.

Por eso, tres fuentes liberales nos dijeron por aparte que lo más probable es que Correal reciba la bendición de su partido y termine en llave con Jaramillo.

De hecho, a inicios de este mes, Jaramillo y Correal se reunieron con el senador de La U Roy Barreras en su casa en Cali, según nos confirmaron los tres por aparte. Los aspirantes nos negaron que fuera para buscar una alianza de La U con ellos, y el Senador no no dio detalles del encuentro.

“Era una oportunidad para conocer al senador Barreras, que es una persona importante y que está tan interesado en el tema de la paz. No hay que ponerle suspicacia”, nos dijo Correal.

Jaramillo acepta que se ha reunido con varios políticos de La U, y dice que con otros precandidatos a la Alcaldía, para reunir los apoyos de todos.

Aunque ambos aspirantes nos dijeron que no hay pacto entre ellos, una fuente muy cercana a César Gaviria, que habló en condición de anonimato, nos dijo que Correal es la más opcionada para recibir su bendición y así terminar de concretar esa llave.

Si eso ocurre, esa primera fórmula que se arma en el Quindío puede coger fuerza, y más cuando ambos candidatos se muestran capaces de unir a varios sectores y tienen trayectorias sociales y visibles en algún sentido: Correal como Defensora y Jaramillo por su campaña pasada con firmas y su fundación.

Y con eso también ganarían los políticos de Cambio Radical que apoyaron a la exgobernadora inhabilitada Sandra Paola Hurtado, y los liberales que lo hicieron con los exalcaldes Luz Piedad Valencia y Carlos Mario Álvarez, todos envueltos en líos de corrupción.

Intentamos comunicarnos con el representante Atilano Giraldo para esta historia, pero no fue posible. 

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia