Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Sara Ruiz · 30 de Julio de 2019

3378

0

El domingo por la mañana, un día después de que se cerrara el plazo de inscripción de candidatos para octubre, se sentaron en el restaurante Sancho Paisa en Rionegro, los senadores conservadores Carlos Andrés Trujillo y Juan Diego Gómez, el cacao godouribista Manuel Santiago Mejía, y el exgerente de la Asociación de Bananeros de Colombia Augura, Juan Camilo Restrepo Gómez, el del aval conservador para la Gobernación de Antioquia.

El motivo de la reunión: pedirle al candidato que se baje de su aspiración. La razón: montarse como Partido al caballo que hasta ahora pinta ganador, el del exgobernador liberal Aníbal Gaviria.

Esa movida no solo muestra que la aplanadora del exgobernador y exalcalde Gaviria está tomando más peso, justo después de ganarle un pulso a Sergio Fajardo con la Alianza Verde. También es signo de que, apenas arrancando la campaña, cada vez se suman más maquinarias en torno a un solo nombre, tal como pasó hace cuatro años con el hoy gobernador Luis Pérez.

La aplanadora Gaviria juntó a los godos

La reunión del domingo por la mañana en que le pidieron renunciar “porque creen que Gaviria ya ganó” nos la confirmó el mismo candidato Juan Camilo Restrepo, quien insiste en que quiere llegar hasta el final porque desde marzo tiene lista la bendición del Partido.

Restrepo Gómez, desde el comienzo, no tenía el respaldo del sector del senador Juan Diego Gómez, dueño de una de las dos estructuras azules más grandes del departamento, quien esperaba darle el coaval al exgerente del Instituto para el Desarrollo de Antioquia Mauricio Tobón, luisperista que recogió firmas.

Pero sí contaba con la palanca del senador Carlos Andrés Trujillo, el nuevo gamonal azul de Itagüí; y con el de Manuel Santiago Mejía, dueño del poderoso grupo Alkosto, financiador de campañas políticas, influyente en los últimos gobiernos nacionales y muy cercano a la vicepresidenta y jefe conservadora Marta Lucía Ramírez.

 

Esos dos pesos pesados, uno en votos y otro en plata e influencia entre cacaos, le madrugaron a buscarle el aval a Restrepo Gómez en el directorio nacional del Partido, donde Trujillo tiene dos asientos y Gómez ninguno; cerraron la puerta de un coaval para el luisperista Tobón con el argumento de que querían una ficha propia hasta el final.

El lío es que ahora el senador Trujillo no quiere apoyar más a su ficha inicial, por dos cosas.

La primera, le dijeron por aparte un político de la casa Trujillo que conoce de cerca sus movidas y el mismo director nacional Omar Yepes, es que Restrepo Gómez no va bien en las encuestas.

“El acuerdo previo y tácito era que si la campaña no despegaba, Trujillo y Juan Camilo se sentaban a hablar”, nos dijo el político off the record. “Es una campaña que a todas luces no tiene crecimiento”. 

Por su parte, el director Omar Yepes nos contó que la semana pasada, antes de que Restrepo inscribiera su candidatura, lo buscaron por aparte los senadores Gómez y Trujillo a decirle que sus bases estaban pensando en respaldar otro candidato distinto a su ficha.

“Lo que se percibe es que los amigos de los parlamentarios en los pueblos no querían estar ahí (en la campaña de Juan Camilo Restrepo) y que estaban mirando para otros lados”, nos dijo Yepes. 

Justo ayer Yepes trinó recordándole a los avalados por su Partido que si apoyan gente de otras colectividades pueden incurrir en doble militancia. Y el candidato Restrepo Gómez lo retrinó.

Eso es algo parecido a lo que sucedió en la campaña local pasada para la Alcaldía de Medellín con el tres veces candidato y exgerente de Plaza Mayor de Aníbal Gaviria Gabriel Jaime Rico, a quien le quitaron el apoyo para irse con el uribista Juan Carlos Vélez, para esta época el candidato a vencer.

Restrepo Gómez le dijo a La Silla Paisa que no está interesado en renunciar a la candidatura porque “la fuerza del partido está en los ciudadanos”. Pero aunque los simpatizantes conservadores estén con él, las bases de los partidos suelen obedecer a sus jefes, los congresistas, quienes los avalan y les consiguen rosca para gobernar y tener juego burocrático. 

La segunda razón, nos dijo el político de la casa Trujillo, es que “empezó a tener una agenda distinta a la del senador que lo ungió y se dedicó a atacar a Aníbal públicamente, lo cual nos pone en una enemistad que no se tiene”.

Eso dio pie para que lo vieran más cercano al uribismo, un aliado improbable porque no lo ven tan fuerte como a Gaviria.

“No hay intervención en la que no ataque a Aníbal, entonces se dice que ya está preparando terreno para irse con el uribista, con Andrés Guerra. Más cuando Manuel Santiago Mejía es cercano a Uribe y a Pastrana”, nos dijo otro político de la cuerda de Juan Diego Gómez que nos pidió no nombrarlo para no pelear con otros conservadores.

En este caso, las dos cabezas grandes godas en Antioquia, rivales desde que Trujillo empezó a crecer electoralmente, están de acuerdo en arrimarse al candidato multicolor en que se convirtió Aníbal Gaviria (con firmas, el Liberal, el Verde, La U y Cambio Radical), porque ven “opción de poder”.

“Alguna cosa nos vamos a inventar para irnos con Aníbal”, nos dijo un político conservador que nos pidió no citarlo para no armar polémicas. Nos aseguró que en unas dos semanas estará listo el apoyo conservador para el liberal Gaviria. 

La aterrizada segura

Que los godos se monten al bus de Gaviria no sería raro, pues buena parte de los matices conservadores han hecho parte de sus gobiernos.

Por ejemplo, hicieron parte de su Gobernación (2004-2007) el representante Nicolás Albeiro Echeverry, como director del Departamento Administrativo del Medio Ambiente Dama; y Nora Tapia, exmagistrada del Consejo Nacional Electoral de la cuerda de Gómez, fue gerente de Pensiones entre 2004 y 2006.

Germán Blanco, aliado de la casa Suárez Mira, fue presidente de la Asamblea durante la gobernación de Gaviria y, según nos dijo, es su amigo personal.

Aparte, uno de los principales alfiles de la campaña de Gaviria es el exsecretario de Salud de Luis Pérez Carlos Mario Montoya, cercano también al grupo de Juan Diego Gómez. Montoya fue director del Área Metropolitana en la Alcaldía (2012-2015).

De hecho, como nos dijo un liberal de la campaña de Gaviria que no nos dejó citarlo porque -nos dijo- el candidato le pidió a su equipo que no hiciera declaraciones a medios, “muchas bases conservadoras ya están acá”.

Incluso, el mismo padrino de la candidatura de Restrepo, el cacao Manuel Santiago Mejía, es muy cercano a Aníbal Gaviria, quien lo nombró durante su Alcaldía en la Junta Directiva de EPM y del Metro de Medellín.

Con el respaldo godo que se ve venir, Gaviria sumaría en sus toldas el último partido tradicional antioqueño justo en el arranque de la carrera final para octubre, ganando más engranaje en unas elecciones donde la maquinaria no está en jaque.

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia