Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Sara Ruiz · 30 de Abril de 2018

225377

51

“Hombre, yo voy a votar por Iván Duque porque es joven y tiene ideas claras. No es que yo sea uribista... No soy capaz de votar por Germán Vargas. Y los otros, todos, ya perdieron”.

Ese comentario que un cacao del Grupo Empresarial Antioqueño le dijo a otro empresario es el que parece regir, a cuatro semanas de la primera vuelta, a varias de las cabezas de este grupo que durante años apoyaron al candidato paisa y que comienzan a alinearse con la tendencia del resto del empresariado antioqueño.

En eso coincidieron cuatro empresarios que pertenecen a las juntas de las compañías del GEA, históricamente cercanas a Sergio Fajardo, dos fuentes cercanas a ese grupo empresarial, entre el cual están Argos, Sura, Nutresa y Bancolombia, y tres dirigentes gremiales de la ciudad. Casi todos pusieron la condición del off the record.

El GEA es el grupo empresarial más grande de Antioquia, cuyo sector privado representa el 14 por ciento del PIB nacional, según el Dane. Algunas de sus empresas cuentan con alrededor de 30 mil empleados en Colombia como Bancolombia y el grupo de alimentos Nutresa.

Su apoyo a un candidato es clave no solo por el respaldo económico que pueden dar sino por la influencia que pueden llegar a tener sobre sus empleados y juntas directivas de las que hacen parte. 

Por eso, que estén abandonando a Fajardo en la recta final de la campaña, cuando más necesitaría un empujón, es un golpe duro y una paradoja dado que Gustavo Petro y sus seguidores lo han caricaturizado como “el candidato del GEA”.

El miedo y la desconfianza rigen el voto

Una queja constante y una dificultad que tiene que afrontar Fajardo, y que incluso nos expresó su excandidato a la Gobernación de Antioquia y gerente nacional, Federico Restrepo cuando lo consultamos para esta historia, es lo difícil que es competirle “a cinco o seis cuñas radiales por noticiero” con la austeridad que caracteriza su campaña.

Esa falta de plata se explica, según le dijo a La Silla Paisa una persona cercana tanto a Fajardo como al empresariado antioqueño, a que los cacaos del Grupo Empresarial Antioqueño (GEA), que fue el que lo acogió en Medellín cuando llegó de la universidad de Los Andes a finales de los noventa para lanzarse a la Alcaldía, no se la ha jugado por él esta vez.

Entre los cacaos que le creyeron desde el principio estaba Nicanor Restrepo, el papá del GEA, y quien, como ha contado La Silla, tuvo hasta su muerte en 2015 la influencia para cohesionar alrededor de una causa política a los presidentes de las compañías que juntas pesan hoy el 55 por ciento en la Bolsa de Valores de Colombia, según el índice accionario Colcap.

“Si Nicanor siguiera vivo, todo el GEA estaría con él”, le dijo a La Silla Paisa un dirigente gremial que ha sido cercano tanto al exgobernador como al uribismo, teoría con la que coincidió un político de la campaña de Fajardo, cercano también al Grupo Empresarial.

Pero esa fuerza, que fue clave en recursos para las campañas a la Alcaldía de Medellín en 2004, la de su sucesor Alonso Salazar, en 2008, la Gobernación de Antioquia en 2011 y la de Federico Restrepo en 2015, ha venido esfumándose para estas elecciones presidenciales, que, como Fajardo ha dicho, son las últimas en que participa como candidato.

Esto se debe, por un lado, a que como hemos contado, no cayó bien entre el empresariado la alianza de Fajardo con el Polo Democrático ni con Claudia López.

Ricardo Sierra Moreno, presidente de Distrihogar y miembro de de juntas directivas como la constructora Conconcreto y la textilera Crystal (dueña de las marcas Gef, Punto Blanco, Galax y Baby Fresh) además de la de Proantioquia (el think tank que reúne 46 empresarios antioqueños), le dijo en su momento al candidato -con el que está jugado de frente- que la alianza con Jorge Robledo no le sonaba bien.

“No es lo que más me gustaría, pero con que Sergio se ponga de acuerdo en que lo acompañen no tengo problema”, nos comentó Sierra.

Sus compañeros no piensan lo mismo. Nos lo explicó así un cacao retirado que conoce al GEA desde adentro: “La izquierda cree que el Estado debe ser la mayor fuente de riqueza y minimiza la iniciativa privada. Además, el Polo es lo más cercano al populismo, y al empresario le aterran los subsidios, cree en la fuerza del trabajo y en producir resultados”. Eso le ha costado a Fajardo desconfianza y preguntas directas de sus aliados de siempre como la de si su pacto con el Polo significa que va a atacar la propiedad privada, le contó una fuente a La Silla que lo sabe de primera mano.

También, según tres empresarios consultados por La Paisa, a Fajardo le salió cara su fórmula vicepresidencial. Uno de ellos le contó a La Silla que en una reunión que tuvieron en Medellín, hace casi dos meses, alrededor de 17 empresarios del GEA con Fajardo y Claudia López, además de expresarles su temor por la coalición con Robledo, le recomendaron a López “no expresar las cosas con agresividad”, porque “el estilo en que dice las cosas no gusta”.

Eso es así, nos explicó el cacao en retiro, porque “los empresarios suelen ser más pausados, más tranquilos”, una forma de ser que en su carrera política ha demostrado Fajardo, incluso más ahora, en su esfuerzo por quedarse al margen de polarización y trincheras políticas.

A esas dudas frente a la Coalición Colombia se suma el pánico que le da al empresario la izquierda radical, que ven representada en el candidato Gustavo Petro, y que les refuerza la idea del voto útil para ayudarle a Iván Duque a ganar en primera.

Le temen a Petro

Un empresario del GEA, muy cercano a Fajardo desde los primeros días de su carrera política, le dijo a La Silla que “el paisa es más pragmático y se pregunta: ¿Quién puede derrotar a Petro? Entonces Iván Duque empieza a subir en las encuestas... No he definido mi voto, pero lo que sé es que voy a votar contra Petro”.

Una persona que conoce las entrañas del GEA coincidió en que “Si ese miedo a Petro no existiera, los empresarios jugarían más abiertamente con Fajardo, con De La Calle, con Vargas. Y eso es lo que los pone contra la pared a irse por Duque”.

Eso hace que, entonces, el voto del empresario típicamente fajardista se empiece a inclinar más hacia el de la mayoría de empresarios que, según las personas que consultamos, están asustados y hasta desinformados. “No sabían que Duque quería una Asamblea Nacional Constituyente, por ejemplo. Están muy concentrados en que hay que votar contra Petro”, le explicó a La Silla esa persona, como conclusión de una conversación que tuvo con miembros de la junta de la ANDI seccional Antioquia a principios de abril.

A eso se suma un comentario que le hizo a La Paisa hace algunas semanas un dirigente gremial para explicar por qué ya escogió a Duque, usando una cita que dijo Marta Lucía Ramírez en una reunión con empresarios de Medellín en enero y que ratificó semanas después en una entrevista con El País de Cali: “Fajardo y Robledo son Venezuela. Petro es Venezuela vía fast track”. (En realidad Ramírez dijo: "Colombia tiene un riesgo enorme de irse al populismo por el ‘Fast track’ y lo podría hacer de la mano de Gustavo Petro, o se podría ir en cámara lenta de la mano de la coalición de Robledo y Fajardo").

Pero no es solo el temor a la llegada de la izquierda al poder, en todas sus formas, lo que los mueve a favor de Duque. También les gusta que "el caballo ganador no tiene cola", como nos dijo un empresario. En esa medida, los empresarios tradicionalmente fajardistas comienzan a pensar como los tradicionalmente uribistas.

Los empresarios uribistas

Hace un par de semanas, el lunes 16 de abril, el restaurante La Cafetiere de Anita en El Poblado, Sur de Medellín, se llenó de empresarios. El motivo: una cena pro campaña de Iván Duque, cuya entrada costaba dos millones de pesos por persona.

Duque tardó casi dos horas en llegar, pero los asistentes lo esperaron sin problema. Entre ellos estaban Juan Carlos Echavarría, presidente de Crystal; Luz María Correa, presidente de la constructora El Cóndor (que tiene en este momento ocho concesiones de vías con el Estado); Carlos Gilberto Uribe, del grupo textilero Uribe (dueño de las marcas Americanino y Chevignon en el país); Mauricio Campillo, presidente de Solla (el fabricante de alimentos para animales más grande del país); Manuel Santiago Mejía, dueño del grupo Corbeta (de los almacenos Ktronix, Alkosto, los electrodomésticos Kalley y las motos AKT), Gabriel Harry Hinestroza, miembro de la Junta Directiva de la Cámara de Comercio de Medellín; Francisco Martínez, de la constructora Arquitectura y Concreto, entre otros.

Según le dijo a La Silla un dirigente que hace parte de la campaña de Duque que sirve de enlace entre empresarios y la campaña, con esa candidatura están jugados también María Elena Ospina, directora de la Asociación Colombiana de las Micro, Pequeñas y Medianas Empresas en Antioquia, Acopi; Juan Rafael Arango, presidente de la textilera Faterales (que dirige el comité financiero de la campaña en Antioquia); Juan Raúl Vélez, presidente de cueros Vélez; y Mateo Restrepo, de la multinacional minera Continental Gold.

Incluso, le dijo a La Silla que ve indeciso a David Bojanini, presidente del grupo Sura y cabeza del GEA, que ha sido muy cercano a Fajardo. Percepción que nos confirmó una de nuestras fuentes más cercanas al fajardismo y empresariado paisa. No pudimos confirmar directamente con él.

Según lo que pudo reportear La Silla Paisa, a varios de estos empresarios respaldan a Duque porque lidera las encuestas, es joven y no tiene ‘cola’, en palabras de un dirigente gremial uribista que entrevistamos. Con ellos, ser un ‘pollo’ le juega a su favor.

Más aún, que no se parezca a Álvaro Uribe en su carácter, que se intente parar en el centro y haga tanto énfasis en que va a defender la propiedad privada, que no va a subir impuestos y va a garantizar la seguridad jurídica, es música para los oídos de muchos empresarios.

“El sector empresarial antioqueño que acompañó a Fajardo hace 15 años en Antioquia, en este momento hace un giro hacia el centro derecha, y encuentra en Duque esa persona fresca que representa civilidad, que no tiene el temperamento explosivo, que no tiene cuentas de cobro”, dice ese mismo dirigente gremial. Son características que, considera, Fajardo reunía hasta que pasó por la Alcaldía y la Gobernación. Ahora hay decisiones que en su momento tomó como gobernante e investigaciones de Contraloría y Procuraduría que el antioqueño no le perdona.

Por algo parecido tampoco pinta tan fuerte hasta ahora Vargas entre el empresariado paisa. Según nuestras fuentes, aunque lo reconocen como un gran ejecutor, no les cala tanto por la maquinaria cuestionada que lo rodea y porque es visto como el candidato de Juan Manuel Santos, que en Antioquia tanto repele y que incluso han asociado con la izquierda y las Farc, lo cual conduce, inevitablemente, al mismo miedo a Petro, a Venezuela y a la izquierda.

Según averiguamos, Vargas hasta ahora solo tiene de su lado a algunas constructoras y manufactureras como a Eugenia Londoño, presidente de la fabricante de motores Eduardoño, o a Augusto López Valencia, expresidente de Bavaria, muy cercano al Gobernador Luis Pérez.

Pero lo que más los desanima es que no le ven un chance y por lo tanto, a menos que las encuestas le den viabilidad, difícilmente logrará sumar más empresarios.

Otro dirigente con amplia influencia en su gremio le declaró su voto a La Paisa así, con toda propiedad: “Nosotros, los comerciantes de Antioquia, estamos con Duque. También nos gusta Vargas Lleras. Pero, si faltando dos semanas para la primera vuelta no repunta, nos vamos con toda por Duque”.

Así, mientras Fajardo intenta apuntalarse entre los jóvenes, las universidades y la gente cansada de la política tradicional, Iván Duque le va arrebatando uno de sus aliados más poderosos en la recta final de la campaña.

Comentarios (51)

EduardoSaenzRovner

06 de Mayo

1 Seguidores

Recordando nuestra historia. Sobre el carácter reaccionario de la burguesía ...+ ver más

Recordando nuestra historia. Sobre el carácter reaccionario de la burguesía industrial antioqueña ver el libro "La ofensiva empresarial. Industriales, políticos y violencia durante los años 40 en Colombia". La investigación utiliza el archivo de la ANDI así como archivos oficiales en Colombia y Estados Unidos. http://bdigital.unal.edu.co/1438/

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia