Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Sara Lopera · 12 de Marzo de 2019

3018

0

Aunque la inscripción de una consulta interpartidista entre el Polo, el Mais y el Partido Verde para la Alcaldía de Medellín es una señal de unidad entre los alternativos para las elecciones de octubre, la decisión está en veremos porque un sector verde quiere echarse para atrás, lo que pone a tambalear a los otros dos partidos.

Mientras tanto la Antioquia Humana está por fuera de la coalición por no tener personería jurídica ni haber cantado sus precandidatos a la Alcaldía dentro de la mesa que conformaron los alternativos para llegar a acuerdos. Y aún no definen cómo pueden entrar al ruedo electoral para la Alcaldía, si por firmas o por medio de los partidos que se aliaron en la sombrilla de los Decentes.

Por ahora, los alternativos están dispersos y no han logrado hacer grandes acuerdos.

Una consulta interpartidista, por Fajardo, es poco probable

Desde octubre del año pasado, el Verde, algunas personas de Compromiso Ciudadano, el Polo, el Mais, la Colombia Humana y otros movimientos sociales participaron de la “mesa de convergencia”, como la llamaron, para convocar a los diferentes precandidatos alternativos a la Alcaldía de Medellín e intentar lograr acuerdos. 

De allí salió la decisión de inscribir una consulta interpartidista, a la que finalmente se apuntó el Polo con su única ficha, el excongresista Víctor Correa; el Mais, con Jesús María Ramírez, exsecretario de gobierno de Alonso Salazar y asesor jurídico departamental de la campaña de Gustavo Petro a la Presidencia; y una o varias fichas del Verde que aún no define ese partido. 

La Colombia Humana quedó por fuera hace un mes por no haber mostrado sus  precandidatos a tiempo.

La consulta la van a inscribir oficialmente hoy los tres partidos, según el representante del Polo Jorge Gómez; sin embargo, la decisión no es una camisa de fuerza, y el Verde tendrá hasta el 12 de abril, tiempo que estipula el Consejo Nacional Electoral, para decidir si continúa o se echa para atrás. 

Eso es posible porque el sector fajardista, que en principio llevaría un candidato único a pelear por el aval verde, no está de acuerdo con la consulta. 

Luis Miguel Úsuga, precandidato verde y de Compromiso Ciudadano, le dijo a La Silla Paisa que ninguno de los precandidatos fajardistas quiere ese mecanismo, y que renunciaría a su aspiración si el partido sigue adelante con la decisión, porque “está muy temprano y es muy riesgoso”. 

El precandidato y concejal Jaime Cuartas, por su parte, le dijo a La Silla Paisa que se considera de centro y no está dispuesto a participar en una consulta interpartidista con sectores de izquierda.

Lo mismo ocurre con los senadores verdes Iván Marulanda (fajardista) y Juan Luis Castro; “yo personalmente prefiero una consulta entre los candidatos verdes, porque permiten fortalecer más al partido e impulsar más las candidaturas al Concejo de Medellín”, nos dijo Castro. 

Algo parecido nos dijo un militante verde que nos pidió no citarlo para no generar más roces internos; para él, la consulta es un salto al vacío, porque no les permitiría hacer alianzas en el futuro y se quedarían sin la opción de hacerse visibles y cosechar votos durante más tiempo. 

Aunque estén de acuerdo en eso, los tres precandidatos fajardistas, Úsuga, Cuartas y Beatriz Rave, no se pudieron poner de acuerdo con el mecanismo para definir a uno solo entre ellos. 

Cuartas proponía una encuesta o una consulta entre líderes de ciudad, mientras Úsuga y Rave querían que se hiciera una consulta entre el consejo ciudadano departamental del movimiento -conformado por 25 fajardistas- y sus cabezas: Fajardo; su exsecretario de Gobierno, Santiago Londoño; el exalcalde Alonso Salazar; y el exgerente de EPM, Federico Restrepo. 

Finalmente, según una fuente de Compromiso Ciudadano que nos pidió no citarla por discreción, se escogió lo segundo, y como Cuartas no estuvo de acuerdo, decidió retirarse de ese proceso y seguir en la contienda solo con la inscripción verde.  

Mientras tanto, la cuerda verde del representante León Fredy Muñoz y el vocero departamental del partido, Pedro Nairo Vergara, defienden la consulta porque creen que es la mejor opción para competirle a los partidos tradicionales.

Hasta ahora, además de los tres fajardistas, está el recién inscrito Miguel Salas, militante verde desde hace nueve años sin recorrido político visible; y el exsecretario de Inclusión Social de Medellín, Luis Bernardo Vélez, quien decidió entrar en el proceso verde porque quiere hacer parte de la consulta interpartidista, pero seguirá recogiendo firmas hasta que el partido decida si entra o no. 

Por otro lado, el primo de Fajardo, Juan David Valderrama, y el exfuncionario de Federico Gutiérrez y de Fajardo, César Hernández, van por su lado recogiendo firmas. 

Ese escenario complejo y lleno de aspirantes del Verde pone a dudar al Mais.

El precandidato de ese partido a la Alcaldía, Jesús María Ramírez, le dijo a La Silla Paisa que “una consulta como se está pensando, corre el riesgo de volverse en una caricatura”. 

Según él, la esperanza en un principio era que llegaran más candidatos, como el exviceministro Daniel Quintero y Hernández. Pero ninguno de los dos ha respondido el llamado de la Alianza Verde de participar con ellos. 

Además, Ramírez cree que convocar una elección en mayo es muy anticipado. “Se corre el riesgo de caer en una consulta con altos gastos y con pobres resultados, un ‘delacallazo’ anticipado”, nos dijo.

Por eso, del acuerdo para la consulta solo queda el entusiasmo del Polo. 

Según el representante Jorge Gómez, se trata de “una Coalición Colombia pero ampliada”, y la concejal amarilla Luz María Múnera, cree que “esa consulta es lo único que podemos hacer los alternativos para no entregarle la Alcaldía al Centro Democrático”, le dijo a La Silla Paisa. 

De hecho, Múnera cree que allí también debe participar la Colombia Humana con las fichas que reveló la semana pasada. 

Al petrismo se le van sus ciudadanías libres

El sábado 2 de marzo fue la primera asamblea departamental de la Antioquia Humana de cara a las elecciones de octubre. Fueron alrededor de 200 personas de todo el departamento, nos contó uno de los directivos del movimiento, Pedro Chica.

La conclusión fue buscar revivir la alianza de la Decencia, con la Unión Patriótica y el Mais.

Para Medellín, Chica le explicó a La Silla que hay acuerdos para las listas del Concejo, pero para la Alcaldía es más complicado porque el Mais ya le dio el aval a Ramírez.

Por eso, si hacen un acuerdo, deberán volverlo a poner en discusión con las fichas de la Colombia Humana.

Son el líder sindical y excandidato a la Alcaldía por el Polo en 2011, Luis Fernando Muñoz, el personero de Medellín en las administraciones de Fajardo y Salazar, Jairo Herrán, y la cofundadora del Polo Democrático y excandidata al Concejo en 2011 por el Movimiento Progresistas que fundó Petro, Elda Sorel Restrepo.

Según Chica, eso es difícil. “Ramírez no quiere hacerle debate de Hidroituango a Sergio Fajardo en esta campaña y nosotros sí lo vamos a hacer”, dice.

Ramírez dice que eso es falso porque ha hecho pública su posición en redes sociales; además, asegura que no hay ninguna conversación entre su partido y la Colombia Humana para lograr acuerdos para la Alcaldía, porque ya tomaron la decisión de entregarle el aval a él.

Aún, los petristas podrían buscar el respaldo de la Unión Patriótica, y si no logran avalar su candidato por ese lado, saldrán a recoger firmas.

Pero la decisión todavía no se ha tomado, y el tiempo corre en su contra porque otros ya arrancaron a recoger firmas hace varias semanas.

Sumado a eso, tienen la desventaja de que ya no son el único movimiento que recoge “ciudadanías libres”.

El caso más concreto es el del Concejo de Medellín: se inscribió el movimiento independiente Estamos Listas, conformado por dos mil mujeres y que está en proceso de elegir sus candidatas. Una de sus banderas es justamente una de las que enarbolan la Colombia Humana y los movimientos alternativos en general: más representación femenina en la política.

Ese movimiento les podría restar votos, por lo menos en el Concejo.

Además, Chica explica que los ‘Humanos’ no son los mismos que estuvieron con Petro en las presidenciales, y que políticos que estuvieron haciéndole campaña, como el representante León Fredy Muñoz, “trata de echarle mano a líderes que han estado con nosotros”.

Así, los alternativos, lejos de lograr acuerdos para octubre para competir como una sola fuerza, están dispersos, lo que le da más ventaja al uribismo que ya definió cómo escoger su candidato único y que, a juzgar por las elecciones a Congreso y Presidencia, es la mayor fuerza en Medellín.

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia