Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por LaSillaVacia.com · 07 de Diciembre de 2018

899

0

La semana pasada, en medio del revuelo por el debate del Fiscal General en el Congreso y el video de Petro, el alcalde de Medellín, Federico Gutiérrez, explicó en una audiencia pública en la Corte Constitucional su política para prevenir los desplazamientos intraurbanos y atender a los desplazados que han llegado de Antioquia y otros departamentos.

En La Silla Paisa revisamos las afirmaciones que dijo en su intervención el jueves pasado, encontramos 62 verificables, y entre todas esas, cinco puntos en los que centró su discurso y que no deja claros.

Para esta historia quisimos contar con los datos oficiales de la Secretaría de Inclusión Social de la Alcaldía de Medellín, pero para el momento de publicarla no nos habían enviado la información.  

Estos son los argumentos del mandatario:

 

1

La culpa es de los grupos armados cuyas cabezas ordenan desde la cárcel

Gutiérrez arrancó su intervención ante la Corte afirmando que “hay una relación directa en el aumento de los homicidios en la ciudad de Medellín con el desplazamiento forzado intraurbano”, lo cual es en un principio cierto, pero no se puede asegurar.

En San Javier, Belén y Robledo, las comunas que más expulsaron personas en el 2017 (el año más crítico de su Alcaldía porque hubo cinco desplazamientos masivos) los homicidios aumentaron respecto al 2016.

Sin embargo, hay otros casos como el de La América (comuna 12); donde este año hay un aumento de homicidios del 190 por ciento, pero allí solo se concentra el 1,7 por ciento de los desplazamientos intraurbanos de este año.

El Alcalde aseguró que esos desplazamientos son ordenados por los cabecillas de los Grupos Armados Organizados (GAO) que operan en el Valle de Aburrá, y que incluso “siguen delinquiendo desde la cárcel”.

Primero, la veracidad de esta afirmación depende de lo que se asuma por “cabecilla”: si es el jefe de un combo o grupo delincuencial, o si es un integrante con mando medio dentro de este.

Consultamos con la Defensoría del Pueblo, que se encarga de hacer diagnósticos en esas zonas y emitir alertas sobre la situación de seguridad, y nos explicaron que las órdenes de desplazar dependen de la dinámica que tenga cada grupo armado, no necesariamente porque un mando máximo lo indique.

A veces, los mandos medios o miembros del combo, como el guardián de una plaza de vicio, son los que expulsan.

Pero más allá de eso, si bien es cierto que las cabezas de los grupos siguen delinquiendo desde la cárcel, como nos contó un académico local en esta historia, estas no suelen ordenar desplazamientos masivos.

Según ese experto y la Defensoría por aparte, ellos siguen activos para buscar la manutención en la cárcel y el control de zonas.

Desde la cárcel toman decisiones como el mantenimiento y expansión de las plazas de vicio y los acuerdos territoriales con otros grupos, pero el que toma la decisión de desplazar a una persona o familia sería el mando medio que esté a cargo del sector, según la Defensoría.

Más aún, nos explicó la Defensoría, los desplazamientos dentro de Medellín no siempre vienen de órdenes, sino porque las mismas familias toman la decisión por temor de la inseguridad en el barrio o luego de que les pongan condiciones para quedarse, como reclutar a sus hijos o pagar una vacuna.

Pero eso no lo explica el Alcalde ante la Corte.

Así, Gutiérrez deja el interrogante de qué otros factores inciden en que haya desplazamientos masivos, además de los enfrentamientos entre grupos armados.

 
2

En su gobierno el problema ha sido menor que en el de Aníbal Gaviria

Durante la intervención, el Alcalde destacó varias veces que las cifras de desplazados intraurbanos en su  gobierno, aunque no dejan de ser dramáticas, son muy inferiores a las que presentó el anterior alcalde. Y que esos años superan por mucho lo que ha pasado en los tres que lleva él.

Para sustentar eso, Gutiérrez utilizó las cifras del Equipo de Atención y Reparación Víctimas de la Alcaldía. Afirmó que los años más álgidos fueron entre el 2010 y el 2013, lo que es cierto porque según la Unidad de Víctimas, los años que registraron más desplazamientos intraurbanos en toda la historia de Medellín fueron 2011 y 2012. Y un análisis de la Personería entre el 2007 y el 2015, coincide en los mismos años.

Sin embargo, es debatible que el pasado supere lo que está pasando actualmente si se miran las cifras de los últimos tres años de la Personería de Medellín.

Según esa entidad, en 2016 y 2018 la cifra de desplazados intraurbanos ha estado alrededor de los tres mil en cada año (inferior a las cifras del gobierno pasado), pero en el 2017, su segundo año como alcalde, hubo 7.069 reportados por Personería, número al que no se llegaba desde el 2012, que fue de 9.941.

Por ejemplo, la Comuna 7 fue la más expulsora con 1.160 desplazados, según Personería; más del doble de lo que se reportó durante 2013, 2014 y 2015 allí.

Además dio algunos datos imprecisos. Dijo que “el aumento de los desplazamientos se debe principalmente del 2016 al 2017, aproximadamente en un 8 por ciento”, lo que no coincide con el informe de desplazamiento forzado intraurbano de 2017 del mismo Equipo de Atención a Víctimas de la Alcaldía, que reportó un incremento del 44 por ciento, pues pasó de atender 741 hogares en 2016 a 1.064 hogares en 2017, por este fenómeno.  

El Alcalde no mencionó que los cinco desplazamientos masivos intraurbanos que se presentaron el año pasado no ocurrían desde el 2013 cuando se dieron tres.

 
3

Medellín tiene una carga muy alta de víctimas, incluso del departamento

Otro de los puntos gruesos de Gutiérrez es que, más allá de los desplazamientos intraurbanos, Medellín es la segunda ciudad del país, después de Bogotá, a la que más víctimas le llegan de otras regiones y que debe atender.

Incluso dice que es la ciudad capital que tiene mayor porcentaje de víctimas entre su población, con el 24 por ciento.

Pero esa afirmación es engañosa porque para calcular el porcentaje utilizó el número de personas que se han declarado víctimas en Medellín, que es el 26 por ciento de la población que tiene la ciudad. Pero esas personas no necesariamente residen en Medellín, es decir, para declararse víctima en una ciudad no tiene que haber sido víctima allí ni vivir allí.

Según datos de la Unidad para las Víctimas, en Medellín hay actualmente 431.388 víctimas del conflicto armado, es decir, personas que atendió la entidad en la ciudad en los últimos meses. Según nos dijeron en la entidad, esa es la cifra más cercana al número de víctimas declaradas que viven en la ciudad. Ellas equivalen al 18 por ciento de la población total.

Por otra parte,  Gutiérrez resaltó que “los desplazamientos no solo se han agravado en materia intraurbana de la ciudad, sino también del departamento de Antioquia”.

Eso es cierto, porque las personas desplazadas en el 2018 hasta esta semana en el Bajo Cauca, Norte y Nordeste eran 3.518, (3.457 más de las que hubo en 2017 y 2.894 más que los de 2016), según información de la Secretaría de Gobierno de Antioquia.

Sin embargo, los desplazamientos en Medellín se dispararon fue en el 2017, según la Personería de Medellín, lo cual no prueba una relación directa entre ambos tipos de desplazamientos.

Más aún, el llamado de la Corte fue por los cinco desplazamientos masivos intraurbanos ocurridos en el 2017, que no están directamente relacionados con la guerra en el Bajo Cauca y en el Norte, la que ha generado los desplazamientos este año, como hemos contado en varias historias.

 
4

Medellín atiende a todos, rápido y muy bien

Gutiérrez repitió más de tres veces que su Alcaldía estaba atendiendo la totalidad de las víctimas, "al cien por ciento", especialmente las desplazadas.

Encontramos que ese argumento es debatible.

El Equipo de Atención a Víctimas de Medellín registra la atención de 3.376 personas por desplazamiento intraurbano durante este año, incluso más de los que dice Gutiérrez que ha habido.

Lo mismo dice de las víctimas del año pasado; pero el último informe de derechos humanos de la Personería de Medellín, con corte de 31 de diciembre de 2017, destaca lo contrario.

Dice que “el municipio no está cumpliendo su propia meta” en la atención integral de las víctimas; eso porque la infraestructura para atenderlas era insuficiente, no había personal contratado para darle información efectiva a las víctimas y se registró el desborde de la demanda en varios de los Centros de Atención a Víctimas (CAV).

El informe también precisa que los programas locales dirigidos a atender a la población afectada por el desplazamiento forzado intraurbano y los recursos “no gozan de cobertura total”.

Por otro lado, el Alcalde afirma que “le damos un carácter de integralidad y de atención en todos los aspectos: en educación, salud, vivienda y todo el tema de restablecimiento de derechos”.

Según la Unidad de Víctimas hay 431 mil víctimas que reciben atención en Medellín; y en los tres años de Gutiérrez apenas 1.300 han sido beneficiadas con empleos y 2.200 han podido acceder a oferta educativa. En total, son menos de 3 mil las favorecidas, como nos dijo la Secretaría de Inclusión Social de la Alcaldía para otra historia

A propósito del presupuesto destinado para ellas, aseguró que se ha mantenido. Eso no es cierto porque en 2015 fue de 15.400 millones y en el 2016, el primero de Gutiérrez, el presupuesto cayó a 9.107 millones. Pero luego subió a 14.661 y este año lo aumentó a 15.523, según datos de la Secretaría de Inclusión Social de Medellín. Es decir, en un principio bajó, pero luego subió, según la respuesta a un derecho de petición que le enviamos hace unos meses.

Otro de sus argumentos para comprobar su atención al cien por ciento es que “como municipio de Medellín no esperamos ni siquiera a que se declare la víctima de parte de la Unidad Nacional de Víctimas”.

Cabe aclarar frente a eso que así debe ser por Ley, según dicta el Artículo 63 de la Ley 1418 de 2011. Este dice que el municipio receptor debe atender a la víctima de manera inmediata desde el momento en que se presenta la declaración, hasta el momento en el cual se realiza la inscripción en el Registro Único de Víctimas.

Por eso el Equipo de Atención a Víctimas de la Alcaldía entrega la ayuda humanitaria a todos los desplazados, tanto a los que llegan de otras partes del departamento y del país, como a los de la misma ciudad.

 

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia