Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Sara Ruiz | Alejandra Vergara G. · 20 de Junio de 2018

950

4

De los 178 municipios que reúnen la región cafetera y Antioquia, en 172 ganó el nuevo presidente, Iván Duque. En los otros seis ganó Gustavo Petro.

La Silla Paisa revisó por qué ese éxito en puntos del Urabá antioqueño (Chigorodó, Apartadó, Murindó y Vigía del Fuerte), del Nordeste de Antioquia (Segovia) y del occidente de Risaralda (Pueblo Rico, límites con Chocó).

Se trata de municipios mayoritariamente rurales y con arraigo histórico de izquierda. Aunque solo en tres había ganado Petro en primera, en cinco ganó el Sí en el plebiscito del 2016 (la excepción es Segovia, en que, según dos fuentes en terreno, fue por prevención a que la guerrilla llegara al Congreso, que les pagaran “millón 800” y hubiera impunidad) y todos fueron priorizados por el Gobierno para el posconflicto.

Esto es lo que encontramos.

1

En el Eje Bananero de Urabá, la fuerza obrera se hizo sentir

En primera vuelta, en el eje bananero -Turbo, Apartadó, Carepa y Chigorodó- los resultados de Duque y Petro estuvieron reñidos.

En Turbo y Apartadó, Petro sacó 13 mil y 16 mil votos respectivamente, sacándole tres y cuatro puntos porcentuales a Duque; en Carepa, el uribista ganó por cinco puntos, y en Chigorodó con un punto. En Turbo, Fajardo quedó de cuarto (después de Vargas) con dos mil votos; en Apartadó, en Carepa y Chigorodó de tercero, con el 15 por ciento de la votación.

En segunda vuelta Duque remontó en Turbo y ganó por menos de 800 votos (un punto porcentual), Petro creció mil votos más que Duque en Apartadó (casi los mismos 5 mil de Fajardo) y le ganó por cuatro puntos, y también creció ligeramente más en Chigorodó, que finalmente ganó por menos de un punto y 150 votos.

Esos avances de la Colombia Humana se explican más que todo por las bases obreras del banano que, como contamos en esta historia, no le hicieron caso a los directivos de Sintrainagro que se adhirieron públicamente a la campaña de Iván Duque y en cambio se estuvieron moviendo por Gustavo Petro a una sola voz.

Las bases obreras se movieron más en segunda vuelta porque, según nos dijo un miembro de la campaña que nos pidió off the record por su cercanía con la izquierda, “en primera vuelta estábamos esperando que más obreros salieran a votar, pero aquí la gente está acostumbrada a que le paguen transporte. Mucha gente llegó a las 4 de la tarde”, para segunda les entró más plata de la campaña regional, y pudieron mover más votantes.

Eso sorprendió al uribismo que se veía recargado al heredar la logística de la campaña de Vargas Lleras a través de algunos concejales de Cambio Radical, el Partido Liberal y la U.

Esa maquinaria les falló, según el concejal del Centro Democrático de Chigorodó Juan David Echavarría: “Nosotros en primera vuelta no trabajamos en el sector rural. Vargas había movido 1600 campesinos en 15 buses el 27 de mayo, pero cuando se nos unieron solo pusieron 10 y llegaron muy tarde. Íbamos a entregar 1700 tamales y no los alcanzamos a entregar todos”.

En Apartadó los líderes de la Unión Patriótica (que no son más de 15 personas y tienen una fuerza especial en el corregimiento San José, como contamos aquí) también ayudaron a conseguir la victoria.

Ellos movilizaron a los indígenas desde las veredas más alejadas en mototaxi, carros y buses que pagaban a diez, cuarenta y cincuenta mil pesos; y los miembros de sus nodos en Apartadó y Chigorodó hicieron pedagogía puerta a puerta en los barrios populares.

Además, los respaldaron los docentes que habían estado con Fajardo, según le explicaron a La Silla la excandidata a la Cámara por la UP, Esneda López, el médico Jairo Otero, de Apartadó, y Ferney Urrutia, comerciante de carne y parte del nodo de Chigorodó.

 
2

Los indígenas bajaron la abstención en segunda vuelta a favor de Petro

Al contrario de los demás municipios, en que la abstención creció o se redujo menos del 1 por ciento, en Murindó (Antioquia) y Pueblo Rico (Risaralda), la participación creció el 12 por ciento y el 7 por ciento, respectivamente.

Eso se debe, según nuestras fuentes en terreno, al trabajo de los indígenas, que son casi la mitad de la población en los dos municipios. En Murindó, Petro casi duplicó su votación en primera vuelta y con el 78 por ciento de los votos arrasó a Duque.En ese municipio, le dijo a La Silla Paisa el alcalde Jorge Eliécer Maturana, los indígenas son el 40 por ciento de la población pero viven lejos del casco urbano, por lo que no participaron tanto en primera vuelta. Para la segunda vuelta el partido indígena Mais se activó y los llevó, aunque tardan hasta diez horas en llegar a la zona urbana desde sus comunidades.

Según Sandra Moya, la presidenta de Asocomunal del municipio y coordinadora del nodo petrista en ese municipio, eso fue porque la campaña les mandó un millón de pesos desde Bogotá.

Animados por ese apoyo, los petristas locales se pusieron las pilas para recoger más plata con organizaciones como la Organización Indígena de Antioquia, y así lograron que más indígenas salieran de sus casas, incluso desde el sábado por la noche, a votar por Petro.

En Pueblo Rico pasó casi lo mismo, aunque Duque, como en el resto del departamento, también creció. La comunidad indígena, que suma el 40 por ciento de la población, hizo que Petro ganara en primera vuelta y creciera 11 puntos porcentuales en segunda: pasó de estar 85 votos por encima de Duque en primera a casi 800 en segunda.

“Hubo gente que no sacamos en primera vuelta porque se demoraba diez horas caminando ida y diez hora vuelta”, le contó a La Silla Jhon Alexander Rodríguez, candidato a la alcaldía en 2012 por la ASI, a Senado por la lista de la Decencia este año, y parte de la coordinación de Petro en Pueblo Rico. "Pero para segunda vuelta decidimos sacarlos a todos. La gente empezó a caminar desde el sábado para votar, y se quedaban durmiendo en las veredas al pie de la carretera”.

Cuenta que sacaron a votar alrededor de tres mil personas desde los dos resguardos indígenas que hay en el municipio y que la votación por Petro pudo ser mayor, pero “muchas no sabían cómo votar y algunos transportadores que contratamos nunca llegaron”.

 
3

En Segovia, los mineros de Robledo no le hicieron caso

La fuerza que tuvo Fajardo en primera vuelta entre los mineros pequeños y medianos en el Nordeste antioqueño se debió más que todo al reconocimiento que tiene el senador Jorge Robledo entre ese gremio (en las legislativas de marzo, fue el senador más votado en Segovia, con el 20 por ciento de los votos). 

Como habíamos contado, la mayor parte de la Confederación Nacional de Mineros de Colombia (Conalminercol), que tiene presencia en las zonas mineras del Bajo Cauca y en el Nordeste de Antioquia, respaldó al Polo robledista en las legislativas de marzo y luego a Fajardo para las presidenciales. Pero la campaña de Robledo pro el voto en blanco para la segunda vuelta no caló hondo entre los mineros que lo siguen en Segovia.

Aunque al blanco le fue bastante mejor que en el promedio nacional (sacó el 9 por ciento), Petro sumó el 54 por ciento, 18 más que Duque. De hecho, como nos contó el concejal verde y cofundador de la Mesa Minera del Nordeste de Antioquia Gustavo Lezcano (que estuvo con Fajardo en primera vuelta), el gremio esperaba que Robledo se fuera en contra del candidato uribista y apoyara a Petro. Eso porque durante el segundo gobierno Uribe la multinacional Gran Colombia Gold obtuvo un título minero en zonas que ellos han trabajado hace décadas.

La Gran Colombia, nos dijo el exdiputado y representante electo del Polo Jorge Gómez (de la cuerda de Robledo), ha traído gente de afuera a trabajar en los lugares donde ellos siempre han sacado oro. Además, según la concejal conservadora Stella Vanegas, que estuvo con Duque, “llegó con muchas promesas de desarrollo y tecnificación y no las ha cumplido”.

 
4

El voto al estilo chocoano ayudó a Petro

Cinco de los seis municipios que pintaron de un color distinto la región la segunda vuelta, tienen el antecedente de haberle dicho Sí a los acuerdos de paz con las Farc en octubre del 2016. Y donde ganó con más ventaja -el 96 por ciento de los votos- fueron los mismos donde ganó la izquierda con más contundencia, Vigía del Fuerte y Murindó, municipios vecinos y limítrofes con Chocó.

Al final, son municipios que votan más alineados con la tendencia chocoana que con la antioqueña. Nuestras fuentes en esos territorios coincidieron en que el voto petrista había sido más que todo rural, de campesinos que habían padecido la guerra y que ahora ven un cambio después de que la exguerrilla se desarmó.

Eso nos dijo Epifanio Cuesta, líder de la campaña de Petro en Vigía del Fuerte, donde ganó Fajardo en primera vuelta porque como gobernador “pavimentó las calles, nos hizo el parque educativo y nos trajo el acueducto”.

Explicó que los votos se fueron hacia Petro en segunda porque “representa la continuidad de la paz y defiende los derechos de los pobres”, en una región tan marginada como el Chocó con el que limita y donde la guerrilla en el pasado llegó a reemplazar el abandono estatal.

Lo mismo pasa en Murindó.

“A pesar de sus errores, aquí la Farc ha tenido mucha incidencia porque cuando llegaron se acabaron los robos, los asesinatos, la brujería y la gente se sentía protegida. Ahora con la paz el territorio quedó libre, ya no hay exguerrilleros, pero nosotros somos de tendencia de izquierda” nos dijo Sandra Moya.

A pesar de esa incidencia, en Vigía del Fuerte, que alberga un espacio territorial de capacitación y reincorporación de la Farc (antigua zona de concentración), no se movieron los exguerrilleros, como nos dijo el profesor José Cuesta, líder de Petro en Urabá y oriundo de Vigía: “los excombatientes no se movieron porque ya casi nadie queda en esa zona”.

Comentarios (4)

Andres Felipe Garcia Rovira

20 de Junio

2 Seguidores

Esta historia es muy bonita, indigenas perdiendo 2 dias por un voto, muestran ...+ ver más

Esta historia es muy bonita, indigenas perdiendo 2 dias por un voto, muestran claramente que viven del estado y no tienen nada que hacer, existen guerrileros, existen milicias y existian bases que logisticamente apoyaban el conflicto, aqui la denominación comun es la ilegalidad, todos esos pueblos tienen denominador comun, violencia, narcotrafico, mineria ilegal, por eso gano Petro en los ladrones

Manuel Alejandro Mena Salazar

20 de Junio

0 Seguidores

"Muestran claramente que viven del estado y no tienen nada que hacer", venga, ...+ ver más

"Muestran claramente que viven del estado y no tienen nada que hacer", venga, como usted dijo eso sobre ellos. ¿Yo puedo llamarle imbecil cierto?, venga, si aun no lee bien la palabra se la repito: imbecil. Las comunidades indigenas y todo el choco siempre ha sido abandonado por el estado, es logico que voten por el candidato que las apoyaba. Tire ese titulo de profesor, no es digno de el.

Andres Felipe Garcia Rovira

20 de Junio

2 Seguidores

Alejandra veo que no has leido el articulo es claro que tienes un problema de ...+ ver más

Alejandra veo que no has leido el articulo es claro que tienes un problema de actitud o aptitud, es recomendable que estudies sobre los beneficios que tienen las comunidades indigenas de acuerdo a las resoluciones del ministerio del interior , si fueras de una universidad publica entenderias que es ser parasito y porque vivir del estado les es natural, pero no creo que el estado desperdicie eso.

Manuel Alejandro Mena Salazar

21 de Junio

0 Seguidores

Claro, ¿ahora me recuerda cuanta inversion social hay en el Choco?, ¿o en zo...+ ver más

Claro, ¿ahora me recuerda cuanta inversion social hay en el Choco?, ¿o en zonas como Tumaco?, es facil acusar de "vagos" sin mas al que piensa diferente, no veo razon para no llamarlo "imbecil": prefiero los insultos directos encima de los insultos indirectos,

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia