Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por LaSillaVacia.com · 04 de Febrero de 2019

8176

0

Este lunes salió publicado el decreto en que Iván Duque nombra a sus delegados en la Cámara de Comercio de Pereira. 

Los tres que quedaron participaron en su campaña:

  • Alain Duport, abogado y empresario del sector de los seguros. Gerente de la campaña Duque en Risaralda y su compañero de universidad en la Sergio Arboleda.

  • Josué Caballero, gerente del concesionario Renault Caldas Motor. Se la jugó de frente por Duque para la Presidencia, según nos dijo un directivo de la campaña.

  • Por último está Juan Guillermo Ángel, exsenador liberal y presidente del Senado en los años 90, exalcalde de Pereira designado por Belisario Betancur, súper consejero presidencial de en San Andrés y Providencia y gerente presidencial para Chocó en los dos gobiernos de Álvaro Uribe. Luego fue embajador de Colombia en Guatemala de Santos I.

    También fue director del diario La Tarde, es columnista de El Diario del Otún y gerente del Cable Aéreo de Pereira, nombrado por Juan Pablo Gallo. Fue asesor político de Alain Duport en la campaña Duque y coordinador de los grupos diferentes al Centro Democrático que apoyaron al uribismo. 

Entre algunos empresarios de Pereira hay malestar desde que empezó a sonar el nombre de Ángel, pues, además de que es político y no empresario, ha sido rival de Mauricio Vega, quien estuvo al frente de la Cámara por ocho años hasta julio pasado, era de rosca santista y para entonces era un súper poderoso de la ciudad, como contamos.

El argumento de los cacaos, según nos explicó un dirigente gremial que nos pidió no nombrarlo para evitar peleas, se parte en dos: primero, temen que la Cámara se politice, pues es la primera vez en muchos años que a la Junta llega una persona que no representa los gremios sino la política electoral.

Segundo, creen que la llegada del exsenador Ángel puede tumbar proyectos que dejó Vega y que están impulsando la mayoría de miembros de la Junta, pues tres cuartas partes de ellos se mantienen desde que este era presidente.

La Cámara de Pereira ha sido la que apalanca proyectos regionales como el centro de convenciones de Pereira, el World Trade Center y la Agencia de Promoción de Inversiones de Risaralda Invest in Pereira. Incluso, ha sido premiada a nivel internacional por sus proyectos de inversión social.

La Cámara, que agrupa más de 20 mil empresarios, es además de ser el enlace entre gremios y gobiernos locales y nacionales.

Su influencia está también en las juntas en las que tiene asiento, como la Sociedad de Mejoras Públicas de Pereira, el Comité Intergremial de Risaralda, Comfamiliar (la única caja de compensación que tiene Risaralda), la Corporación Autónoma Regional de Risaralda Carder, el Fondo Regional de Garantías del Café y la empresa de servicios públicos Aguas y Aguas de Pereira.

Por eso, estar en la junta de la Cámara de Comercio de Pereira es sinónimo de poder.

La puja entre un uribista y un santista

La Silla Paisa supo que varios empresarios se han estado quejando desde que Duque llegó a la Presidencia, por temor a un remezón en la Cámara, pues su triunfo coincidió con la renuncia de Vega para gerenciar las Autopistas del Café

Vega era un consentido de Santos. Con su empujón, como contamos, logró la inyección de recursos del Estado a la remodelación del Aeropuerto de Matecaña y la construcción del Centro de Convenciones. Por eso, ayudó a que esa entidad tuviera un papel clave para que desde Bogotá se invierta en la ciudad.

En 2015 Santos lo nombró en el Consejo Superior de la UTP, y en 2016 lo llamó para que gerenciara la campaña del Sí en el plebiscito por la paz con una licencia no remunerada de dos meses; cuando Gina Parody, su amiga personal, renunció al Ministerio de Educación, estuvo sonando para heredar el cargo.

Más allá de la rosca, a Vega lo consideran en Pereira un buen gestor, según le dijeron a La Silla por aparte dos dirigentes gremiales y un exfuncionario de la alcaldía de Enrique Vásquez (2012-2015).

Temen que esa capacidad de gestión, que se mantiene con mayorías en la Junta, se pierda si llega un rival suyo a la Cámara con la palanca de Presidencia.

Ángel, más allá de ser cercano a Uribe, es amigo de Duque. Tanto así que cuando el Presidente visitó San Andrés, en su primer día de Gobierno, lo invitó en calidad de asesor por su experiencia cuando era funcionario de su mentor.

Ángel ha perdido contra Vega la presidencia de la Cámara de Comercio en dos oportunidades. Una en 2001, y otra en 2012 a través de su hijo Santiago. Y en 2012 su amigo personal Luis Fernando Ossa renunció a la Junta de la Cámara denunciando que desde la Casa de Nariño Santos había ordenado nombrar a Vega.

Desde ese último golpe Ángel se ha despachado en su columna en El Diario de Pereira en contra de la gestión de Vega y de la administración de la Cámara, que, según nos dijo, debería ser más transparente pues maneja recursos públicos.

Tales han sido sus críticas que la junta anterior, por unanimidad, lo demandó por injuria y calumnia. Sin embargo, después de una reunión propiciada por el alcalde Juan Pablo Gallo y el rector de la UTP, Luis Fernando Gaviria, la discordia terminó en un acuerdo.

La Silla supo que la preocupación de algunos cacaos llegó hasta Presidencia a través de los congresistas uribistas Gabriel Jaime Vallejo y Alejandro Corrales, a quienes Duque les pidió sugerir nombres para sus delegados en la Cámara.

A pesar de esos malestares, un político uribista aterrizó por primera vez en la Cámara de Comercio de Pereira, y los cacaos temen que cambie unas cuantas cosas.

 

Nota: el mismo día que publicamos esta nota, a las 5:30 de la tarde, actualizamos la información a raíz de la publicación del decreto en que el presidente Iván Duque nombra a sus delegados en la Junta Directiva de la Cámara de Comercio de Pereira.

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia