Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Sara Ruiz · 07 de Noviembre de 2019

Gabriel Jaime Rico, excandidato a la Alcaldía de Medellín. Foto: Facebook.

6754

0

Entre los ocho nombres que dio a conocer el alcalde electo de Medellín, Daniel Quintero, de su equipo de empalme para EPM, está el del conservador Gabriel Jaime Rico, quien aspiró a la Alcaldía de Medellín en 2015 en llave con el gobernador Luis Pérez, y ahora está dedicado al negocio de la energía.

Rico llega a una comisión de expertos clave porque va a recibir toda la información que tiene la administración de Federico Gutiérrez sobre la empresa de la que depende buena parte de la inversión social de Medellín; y sobre Hidroituango, el megaproyecto que continúa en la cuerda floja.

Esa elección es llamativa y ha generado reacciones en redes por dos cosas.

Primero, porque el excandidato, que tuvo el respaldo de las maquinarias de La U, Cambio Radical y los godos, es el único político dentro del grupo de asesores, que son en su mayoría empresarios, técnicos y académicos reconocidos en la región; como Fernando Ojalvo, vicepresidente del grupo Sura, quien será la cabeza del empalme en EPM.

Segundo, porque Rico, antes de lanzarse a la Alcaldía, tuvo ruidos por presuntos malos manejos de plata pública a través de contratos con el Ministerio de Educación, cuando era gerente del centro de convenciones Plaza Mayor, durante la administración del gobernador electo Aníbal Gaviria.

Se trata de denuncias que hizo en el 2015 y 2016 El Colombiano, y que terminaron en varias auditorías de la Alcaldía y la Contraloría de Medellín que arrojaron que hubo pérdida de plata y riesgos de fraude. 

Pero hoy en día no hay investigaciones activas contra Rico ni en Contraloría ni en Procuraduría, según información oficial de esas entidades.

Esa elección, le contó Rico a La Silla, se debe a que tanto Quintero como otros excandidatos a la Alcaldía lo buscaron durante la campaña para que les explicara cómo funciona el negocio de energía.

Eso es porque el excandidato a la Alcaldía se ha distanciado de la política y ahora tiene una pequeña empresa que se llama Enercomex S.A., que se dedica a buscar contratos de compraventa de energía y traer al país proyectos de innovación energética, nos explicó Rico.

Incluso, también entró al comité de empalme de Quintero para EPM otro de los socios de Enercomex, el ingeniero experto en mercados de energía, Alfredo Trespalacios.

Rico nos contó que Quintero lo llamó el martes por la noche para agradecerle por tirarle línea sobre cómo podría reducir las tarifas de energía -que es una de las propuestas del alcalde electo en campaña- y a invitarlo a ser su asesor en el comité de empalme.

Aunque el Alcalde aclaró ayer, durante una rueda de prensa en el Jardín Botánico, que la elección de ese equipo de asesores no indica que estos mismos conformarán su gabinete, sí aclaró que ellos serán fuente de consulta durante su administración.

Consultamos a Daniel Quintero para esta historia a través de llamadas y mensajes, pero hasta el cierre de la nota no nos había respondido.

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia