Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Sara Lopera · 11 de Septiembre de 2019

5279

0

Ayer en la tarde, la Fiscalía anunció públicamente la captura de dos presuntos autores del asesinato del candidato a la alcaldía de Toledo del Centro Democrático y La U, Orley García, a quien le dispararon con una escopeta el sábado pasado cuando hacía campaña y reveló que los capturados “serían simpatizantes de una corriente política distinta a la de Orley García y no tendrían relación con alguna organización criminal”. 

Esa versión coincide con las declaraciones del subsecretario de Seguridad de Antioquia, Balmore González, quien el día del delito descartó que el responsable fuera un grupo armado, a pesar de que alrededor del pequeño municipio de Toledo, en el Norte de Antioquia, hay disidencias del frente 36 de las Farc, Clan del Golfo, Caparros y bandas criminales.

Esa idea de que detrás del asesinato no hay un grupo criminal sino una persecución política la comparten los seguidores de García en el municipio.

Una muerte en medio de tensión política

Aparte de pertenecer a un territorio en disputa, Toledo es el único de los 125 municipios de Antioquia en el que el partido Farc tiene candidato propio a la Alcaldía; pero hasta ahora ese detalle no parece estar relacionado con el crimen.

Primero, porque es Juan David Sepúlveda, un ingeniero informático nacido en Toledo que nunca había participado en política ni es excombatiente de las Farc. De hecho, terminó avalado por Farc luego de que otros partidos le negaran el aval.

Segundo, porque Sepúlveda estuvo muy cerca de García los últimos meses, según nos contó él mismo y nos confirmó Gustavo Guzmán, candidato al Concejo por el Centro Democrático y una de las personas más cercanas a la campaña de Orley García.  

“Era un candidato muy cercano a la gente, se mantenía en el campo todos los días, sabíamos que él era quien iba a ganar y con quien teníamos más afinidad”, nos dijo Sepúlveda sobre Orley. 

Otro de los candidatos es Luis Manuel Monsalve, avalado por el Polo y quien ya se había lanzado en 2011 por la Alianza Verde. 

Pero el candidato a vencer es Eucario Agudelo, un exalcalde conservador que representa la continuidad de la actual administración y a quien, el día del asesinato, un grupo de amigos, familiares y políticos que respaldaban la candidatura de García señalaron de tener responsabilidad en el crimen.

De hecho, fueron hasta la estación de Policía del municipio, donde se encontraba Agudelo, a decírselo.

Toledo es de tradición conservadora y hace por lo menos 16 años los alcaldes son de la corriente de los Suárez Mira, que sumaba a su fortín electoral de Bello votos del Norte del departamento.

Agudelo, quien fue alcalde entre 2004 y 2007, es el candidato que representa la continuidad de Jhonny Alberto Marín, también conservador, y tiene el apoyo del representante Germán Blanco, quien se reeligió el año pasado en el Congreso aliado con los Suárez Mira, pero partió cobijas con ellos después de las elecciones.

Según el candidato al Concejo Guzmán, quien acompañaba a Orley García a hacer campaña en las veredas, dos motivos los hacen sospechar de Agudelo.

  • En 2003, cuando Agudelo estaba aspirando a la Alcaldía, y faltaba un mes para las elecciones, uno de los candidatos que pintaba más fuerte, Gerardo Alberto Zapata -de Equipo Colombia del exgobernador Luis Alfredo Ramos-, fue secuestrado, presuntamente por Farc, y sigue desaparecido.

“En ese entonces se rumoró que fue una estrategia política de su mayor contrincante, Eucario Agudelo, para desaparecerlo de la contienda política, nunca volvimos a saber nada de él”, nos contó el aspirante al Concejo.

Ese mismo mes asesinaron a tiros a José Otoniel García, un concejal de Equipo Colombia que acompañaba a Zapata en su aspiración. 

  • En septiembre del 2018, cuando arrancaba la precampaña y empezó a sonar la candidatura de Eucario Agudelo, García recibió un mensaje vía Whatsapp en el que hacía referencia al candidato desaparecido hace 16 años, algo que en la campaña leyeron como una amenaza.

El candidato Guzmán no nos quiso dar detalles de ese mensaje, pero tanto él como el comandante encargado de la Policía de Toledo, Raúl Andrés Ramírez, nos confirmaron que García puso la denuncia en la Fiscalía de la vecina Santa Rosa de Osos el mismo mes que recibió el mensaje, y en la Unidad Nacional de Protección, para pedir esquema de seguridad. 

Tratamos de confirmar con Fiscalía esa información, pero no recibimos respuesta al cierre de esta historia. 

El candidato Guzmán le aclaró a La Silla Paisa que no tienen pruebas concretas en contra de Eucario Agudelo y que solo el ente judicial podrá esclarecer el caso. 

Por su parte, Agudelo, que luego de terminar su Alcaldía en 2008 se fue a vivir a Estados Unidos y regresó al país este año, le dijo a La Silla Paisa que quienes lo acusan “son un puñado de personas miembros de la campaña del señor Orley, ellos solamente ven la mejor arma para debilitarme y acusarme de una cosa tan atroz”. 

Nos dijo también que el asesinado García era amigo suyo y que fue su secretario de Desarrollo Social cuando fue alcalde; añadió que volvió a Colombia únicamente porque los mismos habitantes lo buscaron para pedirle que se lanzara.  

Intentamos comunicarnos con la concejal conservadora Patricia Salazar, una de las que está apoyando a Agudelo, pero nos dijo que por la tensión que se está viviendo en el pueblo prefería no dar declaraciones. 

Y es que el móvil que hasta señala la Fiscalía ha tensado más el ambiente en Toledo. 

“Estamos de luto, y tenemos unos días para decidir si proponer otro nombre a la Alcaldía pero aún no lo hemos decidido”, nos dijo el concejal Guzmán, quien está pidiendo protección para continuar la campaña, al igual que el candidato de Farc, porque dicen sentirse atemorizados aunque no los han amenazado. 

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia