Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Sara Lopera · 18 de Noviembre de 2018

11861

0

La cercanía del alcalde de Barbosa capturado hace un mes, Edison García, con Luis Fernando Ortiz, exalcalde de la vecina Girardota, queda expuesta en el escándalo de corrupción del primer municipio.

Ortiz fue la fórmula a Cámara este año del senador de La U Juan Felipe Lemos, quien sería el encargado de mandarle la terna al Gobernador para escoger el nuevo alcalde.

El exalcalde de Girardota, quien desde agosto es Secretario General de la Contaduría General de la Nación como cuota del equipo Lemos y del exsenador Mauricio Lizcano, ya aceptó públicamente que durante su administración conoció a Edison García como miembro de La U y que lo ayudó a ser elegido. De hecho, García fue asesor jurídico en el Instituto de deportes de Girardota durante la alcaldía de Ortiz.

Sin embargo, se distanciaron en lo político desde marzo de 2016 y a mediados de ese año rompieron por completo sus relaciones personales, como dijo en el comunicado Ortiz, quien además aseguró que cuando este año se lanzó a la Cámara, García ordenó a funcionarios y concejales no apoyarlo.

A pesar de eso, el escándalo de corrupción de Barbosa -que consiste esencialmente en las irregularidades en contratos por cuatro mil millones de pesos con fundaciones y corporaciones fachadas que presuntamente cobraban sobrecostos y se repartían el dinero por porcentajes- podría afectar a Ortiz por sus otros protagonistas, que vienen de recomendaciones suyas a García, como él mismo reconoce.

Los recomendados de Ortiz

El director jurídico

Juan Carlos Castaño fue director jurídico de García y luego su secretario de Inclusión Social. Ya había sido lo primero durante toda la alcaldía de Ortiz.

La Fiscalía lo capturó pues era el encargado de revisar los contratos que reventaron el escándalo. Por ejemplo, el primero de esa alcaldía con Francisco Madrid, uno de los contratistas implicados, tiene el visto bueno de él.

El secretario de planeación

Carlos Julio Ramírez, secretario de Planeación de García hasta el 31 de agosto cuando renunció, también llegó por Ortiz.

Había sido Secretario de Hacienda de Girardota del conservador Guillermo Ochoa, pero fue Ortiz quien lo propuso para trabajar con García.

La Fiscalía lo capturó por el escándalo, aunque no ha revelado cuál sería su relación exacta.

El contratista de confianza y nudo del escándalo

Francisco Luis Madrid, uno de los contratistas capturados, es un empresario de Girardota. Ortiz aceptó que lo conoce y sabe de su “honorabilidad”, pero dice que desconoce cómo llegó a contratar con Barbosa.

Madrid es conocido por su negocio de las escobas y trapeadoras en Girardota y ha hecho carrera de la mano de Ortiz y García.

Madrid comenzó su carrera como contratista de la Alcaldía de Girardota en 2012, cuando llegó Ortiz a manejarla, y a la fecha ha celebrado 74 contratos que suman más de 4.180 millones de pesos.

Incluyen obras de infraestructura y mantenimiento de vías o formación, capacitaciones y organización de eventos; 47 de ellos son en Girardota, a través de dos asociaciones diferentes o directamente a su nombre.

Aunque Ortiz niega que el contratista haya llegado a Barbosa por su cuenta, pareciera hacer parte de la rosca de Girardota pues el primer contrato en Barbosa fue en agosto de 2016, justo el primer año de García, y el visto bueno se lo dio Castaño.

Fue por 200 millones de pesos para “promover y fortalecer el uso racional de los recursos naturales” por seis meses, y con solo tres meses de ejecución se le hizo una adición de 100 millones.

A ese contrato le siguieron 20 más con Barbosa entre 2016 y febrero de este año, por 2.135 millones de pesos en total.  

Madrid también comenzó a contratar con el Concejo de Girardota, y por eso la Contraloría investigó una de sus asociaciones.

Eso por dos contratos con el Concejo de Girardota en 2016, firmados por el concejal de la U, Robinson Hernández, para dar capacitaciones en el recinto sobre derechos fundamentales, económicos, sociales y de medio ambiente y su rango constitucional.

El ente de control encontró que habría posible detrimento de 11 millones porque el contratista no estaba capacitado para cumplir el contrato, pues Madrid solo cursó estudios hasta noveno grado, la razón social de su asociación no corresponde al objeto a contratar pues está registrada como un establecimiento comercial, y no hay pruebas de que haya cumplido con sus obligaciones.

Por todo esto, aunque Ortiz asegura que partió cobijas con García hace más de dos años, el escándalo de Barbosa podría llegar hasta su administración en Girardota.

Nota: Luego de publicado este artículo, el senador Juan Felipe Lemos le dijo a La Silla Paisa que no está interesado en promover una terna para el reemplazo del alcalde capturado de Barbosa pues, según él, no tiene incidencia política en ese municipio. Además, que no tiene responsabilidad política en el caso porque Ortiz llegó en octubre de 2017 a su equipo recomendado por Mauricio Lizcano.

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia