Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Sara Ruiz · 29 de Noviembre de 2018

1133

2

Hoy hace un año nos estrenamos como la pata de La Silla Vacía, que cubre Antioquia y el Eje Cafetero.

Con nuestra principal máxima en la cabeza -contar todo lo que sabemos y saber todo lo que contamos- y con base en la independencia, la transparencia y la relación horizontal con las audiencias, aquí seguimos luego de doce meses que han sido toda una aventura.

Para celebrar, les contamos en diez puntos lo que hemos vivido este año y todo lo que significa para nosotros:

1

El mayor desafío

Sin duda, el reto más grande que ha tenido La Silla Paisa hasta ahora es que en ocho de estos doce meses hemos estado sin editor.

A diferencia de nuestras hermanas regionales, que tienen permanentemente un editor, un periodista, y en lo posible un practicante; aquí no ha sido fácil encontrar la persona que pilotee este barco desde Medellín.

Por eso, aunque he estado al frente entre enero y marzo; y desde mayo hasta ahora; hemos logrado sacar adelante esta Silla con al menos tres historias semanales propias.

 

 
2

La mayor suerte

Hace cuatro meses llegó a La Silla Paisa Sara Lopera, estudiante de Periodismo a punto de graduarse de la Universidad de Antioquia.

Ella ha sido un apoyo clave para esta Silla y ha mostrado un compromiso enorme con este proyecto tan retador, pues apenas este avión despegó y está tomando vuelo.

Ha publicado historias en terreno sobre la situación de seguridad en el Bajo Cauca, ha cubierto las marchas de los estudiantes a nivel nacional y contado movidas locales del poder en Antioquia y el Eje.

Con Sara, podemos decirles que en La Silla Paisa hay un trabajo en equipo increíble.

 

 
 
3

La mayor satisfacción

Lo que más nos llena de alegría es que somos la pata regional con más usuarios -dispositivos que nos leen al mes- en promedio este año (71 mil), y la cuarta con más vistas -entradas a notas- después de nuestras hermanas mayores Caribe, Cachaca y Santandereana, (con 108 mil).

Además, en octubre recibimos la gran noticia de que somos el tercer medio digital más leído entre los líderes de opinión de Antioquia, Caldas y Risaralda, tres de los cuatro departamentos que cubrimos. Eso nos llena de gasolina para seguir adelante con esta aventura.

 

 
 
4

El apoyo clave

Como la pata más chiquita de La Silla Vacía, hemos tenido un apoyo incondicional de toda La Silla Vacía, empezando por Juanita León, que nos ha animado, ha creído en nuestro trabajo y nos ha enseñado cómo se hace periodismo de verdad.

Los editores regionales han sido increíbles. Laura Ardila, Jineth Prieto, Tatiana Duque, Juanita Vélez y Carlos Hernández nos han tirado línea, nos han dado consejos y observaciones, y nos han tenido toda la paciencia. Gracias a ellos crecemos y aprendemos todos los días.

Pero el más clave de todos es Juan Esteban Lewin, quien desde que arrancamos, cuando era el subeditor de La Silla, nos adoptó.

Él es el que ha lijado la madera para que esta sea una verdadera Silla Vacía, incluso ahora, que es editor general y tiene mil responsabilidades más.

 
 
5

La historia más taquillera

En plena campaña presidencial, publicamos una historia contando cómo algunos empresarios del llamado Grupo Empresarial Antioqueño, que han patrocinado las campañas de Sergio Fajardo históricamente, empezaron a tomar distancia de él por temor a la izquierda y el repunte de Iván Duque en las encuestas.

La reportería para ese artículo fue especialmente dura porque significaba acceder a muchas fuentes del sector privado que no suelen hablar de política, y si lo hacen es fuera de micrófonos; y encontramos que la alianza con Jorge Robledo y Claudia López, y la percepción de Iván Duque como candidato de derecha moderada, conquistó a buena parte de los apoyos empresariales del exgobernador de Antioquia en su tierra.

Con esa historia, varias fuentes fajardistas nos dejaron de hablar por un tiempo; y en un debate de Hora 20, cuando Juanita León le preguntó a Fajardo por el apoyo de ese grupo empresarial, él le respondió que la historia “es una caricatura” y que “yo no he sido del GEA”.

 
6

La reportería más triste

 

A mediados de este año, y en el transcurso de una investigación sobre líderes asesinados en las regiones, conversamos con un miembro de Junta de Acción Comunal y líder de sustitución de cultivos de Ituango, que llegó desplazado a Medellín tras el asesinato del presidente de la Junta y varias amenazas de muerte contra él.

Sentados en la cafetería de un centro comercial en el centro de Medellín nos contaba, entre lágrimas, que no podía creer haber tenido que dejar lo que tenía de un momento a otro. “Esto no pasaba desde hace diez años, cuando mataba a los líderes… a todos”.

Por esos días habíamos estado en Ituango, reporteando la violencia que despegó este año con las disidencias y el Clan del Golfo peleándose las rutas de droga entre el Bajo Cauca y Urabá.

Allí vimos a un funcionario de la Alcaldía llorar por José Abraham García, un líder comunal que días antes, también, había silenciado la guerra.

 
 
7

La historia más dura

Ha sido todo un reto cubrir la crisis de Hidroituango.

Esta es una región con un arraigo muy particular por lo suyo, y tuvimos la preocupación de cómo contar que una empresa tan querida como EPM ha dejado de ser un símbolo de cuenta de la emergencia, los cuestionamientos sobre su transparencia y de los debates políticos alrededor.

Más cuando funcionarios, directivos, exdirectivos e incluso ingenieros expertos se blindaron por tanto tiempo de hablar de EPM en medio de la emergencia “por respeto y solidaridad”.

Incluso, en medio de la reportería, un exfuncionario del Alto Gobierno nos comentó a modo de chiste: “si escribes esa historia, te tienes que exiliar”.

Temíamos, por eso, perder una buena parte de nuestros lectores antioqueños, en medio de una lucha constante por ganarnos un espacio entre la audiencia local.

Pero ahora podemos decir que escribir sobre un intocable es reto superado.

 
 
8

La mayor sorpresa

Una de las cosas más chéveres que nos ha pasado este año es haber publicado una investigación de Juan David Ortiz, director del periódico De La Urbe, sobre cómo desde la Secretaría de Comunicaciones de la Alcaldía de Medellín se estarían creando cuentas falsas para atacar a la izquierda y favorecer al uribismo en campaña presidencial.

“La bodega de ‘Fico’” fue todo un golpe de opinión que puso a la ciudadanía y a los medios a preguntarle al Alcalde de Medellín por el rol de su contratistas de cara a la campaña. Pregunta que hasta ahora no se responde.


Esa historia, que editó nuestra directora general Juanita León, se ganó el Premio Simón Bolívar este año en la categoría de Periodismo Investigativo.

 
 
9

La mayor lección

Confirmar, confirmar y reconfirmar. 

Una vez tuvimos que concederle una rectificación al senador Rodrigo Lara porque dijimos que había sido fórmula de la investigada Sandra Paola Hurtado; aseveración que tomamos luego de que nos lo dijera una persona que trabajaba en la campaña de la exgobernadora quindiana, y el Senador no nos respondiera cuando le consultamos.

Por publicar en caliente por la coyuntura, publicamos ese dato -lo que hubo fue una conversación que no terminó en acuerdo- en medio de una historia sobre la captura por presunta corrupción de su rival, Luz Piedad Valencia.

 
 
10

El mayor reto hacia adelante

Realmente son dos.

El primero es poder cubrir el Eje Cafetero desde Medellín.

No ha sido fácil acceder a algunas fuentes, tampoco entender las movidas de poder, pues no son ni parecidas a las de Antioquia. Es una región bastante compleja y con líos de corrupción gruesos como el que sacudió este año a Armenia, o los que han ido estallando en Risaralda de a poquito. Además, los políticos locales, en general, son cerrados para hablar.

El segundo desafío que tenemos es que nuestra audiencia regional crezca.

En el tráfico de La Silla Paisa este año, solo el 16 por ciento de la audiencia es de Antioquia y el Eje Cafetero, y es más que todo de Bogotá.

Nuestro propósito es seguir conociendo la región que cubrimos, para narrarla y llegarle más que todo a los paisas para generar más diálogo y más pensamiento crítico sobre lo que hace el poder aquí.

La ñapa: para celebrar nuestro feliz aniversario, vamos a hacer un Viernes en La Silla Paisa, que consiste en sentarnos a conversar con dos expertos en seguridad y convivencia sobre el rol de la Policía en el Valle de Aburrá, justo en medio de un debate por el aumento de los homicidios en Medellín.

Será mañana, viernes 30 de noviembre, a las 10 de la mañana en la Sala del Alcalde del Museo de Antioquia. También estaremos transmitiendo por Facebook Live.

La mejor fiesta es su compañía.

 

Comentarios (2)

Nicolucas

30 de Noviembre

0 Seguidores

Felicitaciones. Una travesía periodística que vale la pena, que creo, aunque incipiente, marca el periodismo independiente en la región. En Antioquia no somos muy dados a cuestionar el
poder de cualquier índole y el político sólo cuando de favorecer a otro se trata. FElicitaciones

Felicitaciones. Una travesía periodística que vale la pena, que creo, aunque incipiente, marca el periodismo independiente en la región. En Antioquia no somos muy dados a cuestionar el
poder de cualquier índole y el político sólo cuando de favorecer a otro se trata. FElicitaciones

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia